Sarro en perros This article is verified by a vet

Escrito por Amelie Krause, Veterinaria
Sarro en perros

Una dentadura cuidada y sana es de gran importancia para la salud y el bienestar de los perros. Por eso, si tienes un perro, es importante que prestes atención a su higiene dental. Incluso la aparente inofensiva placa dental puede convertirse en sarro y crear graves enfermedades dentales. El sarro en perros se da sobre todo en las razas pequeñas.

¿Por qué los perros tienen sarro?

La interacción de diferentes sustancias en la cavidad oral puede provocar la formación de sarro. Las bacterias, junto con los restos de comida, la saliva y las células exfoliadas de la mucosa oral, forman una capa que se adhiere a la superficie de los dientes, lo que se conoce como placa dental. Esta se pega, sobre todo, en zonas de difícil acceso de los dientes y en los espacios entre ellos.

Las razas de hocico corto y su consiguiente malformación dental son las que más padecen de esto. Pues los dientes están demasiado juntos o torcidos, lo que permite que la placa se adhiera mejor. Si esta placa se queda en los dientes, las sales minerales (en especial el fosfato de calcio) que se encuentran en la saliva del can, se colocan encima de esta endureciéndola y convirtiéndola en sarro. La superficie del sarro ofrece un lugar de fijación para otras bacterias y recubrimientos. Las bacterias atacan las encías inflamándolas (gingivitis). Esta infección puede avanzar hasta el periodonto (periodontitis), lo que puede ocasionar la destrucción y pérdida total del diente.

¿Cómo saber si mi perro tiene sarro?

El sarro tiene un color entre gris y parduzco y es de consistencia dura. Suele aparecer en el borde de las encías, a veces incluso debajo, sobre todo en los colmillos. Muchos perros lo llegan a tener en todos los dientes. Con frecuencia, el sarro no solo se encuentra en la parte externa de los dientes, sino también en la interna. A menudo viene acompañado de un desagradable olor bucal.

Sarro en perros

Diagnosticar el sarro

Para saber si tu perro tiene sarro o cuánto tiene, lo mejor es que tu veterinario le haga una revisión exhaustiva. Dado que el sarro no suele estar solo en la parte externa de los dientes, sino que se esconde en zonas de difícil acceso, la extensión total es difícil de ver. Además, el veterinario controlará si las encías y el periodonto están inflamados o afectados por otras enfermedades. Dado que una revisión evalúa el estado de los dientes de manera superficial, puede que sea necesario hacer una radiografía.

Eliminar el sarro en perros

Si tu perro tiene sarro es importante que el veterinario lo elimine para evitar el desarrollo de problemas y enfermedades. Este se elimina con ultrasonido y bajo anestesia. Solo entonces se puede evaluar el estado de los dientes y las encías con exactitud. En la mayoría de los casos, el cálculo ya se ha establecido en las bolsas gingivales. Por lo tanto, también deben limpiarse con minucia y evaluar su profundidad. Si es necesario se tendrán que realizar otros tratamientos o incluso extraer el diente afectado. Después de la limpieza, los dientes se pulen y se alisa la superficie para que la placa se adhiera menos.

No es recomendable eliminar el sarro con un cepillo de dientes y sin anestesia. Pues de esta forma quedan ocultos otros problemas de la dentadura y de la cavidad bucal. Este tipo de limpieza solo tiene un efecto estético. Los frecuentes problemas permanecen sin ser detectados y, por lo tanto, no se llegan a tratar.

Prevenir el sarro

Para prevenir el sarro y otras enfermedades dentales es necesario tomar medidas para la higiene dental. Lo mejor y lo más efectivo es cepillar los dientes con frecuencia. Con un cepillo dental y una pasta dentífrica específica para perros se elimina con facilidad la placa que se acumula a diario. Al eliminar la placa se evita la formación de sarro mediante la incorporación de sustancias minerales en la placa dental. Para que el cepillarle los dientes a tu perro sea posible, es bueno acostumbrarlos desde cachorros al cepillo de dientes y su uso.

Existen muchos productos para el cuidado dental de los perros, ya sean cepillos con cabezales grandes o pequeños, dedales específicos e incluso cepillos de dientes con ultrasonido. También hay varios artículos para masticar que también pueden ayudar en la abrasión de la placa y el cuidado dental. Además, existe una variedad de alimentos especiales que contienen sustancias que estabilizan el calcio en la cavidad oral y, por lo tanto, ayudan a prevenir el sarro en perros. Estas medidas simples pueden ayudar a prevenir los problemas dentales en perros de manera efectiva.

Artículos más leídos

Alergia en perros

Cuando un perro se rasca repetidamente, lo primero que le viene a uno a la cabeza son los parásitos. Sin embargo, existen otras causas que producen estos picores como, por ejemplo, las alergias. Y es que los canes también sufren reacciones de hipersensibilidad y el número de enfermedades alérgicas va en aumento.

Tos en perros

La tos en perros, al igual que en los humanos, no es una enfermedad independiente. Es un síntoma de afecciones del aparato respiratorio u otros órganos. La tos puede ser también un reflejo para proteger al cuerpo de diferentes elementos, como cuerpos extraños o sustancias irritantes. A menudo la tos puede confundirse con vómitos o regurgitación, estornudos inversos, asfixia o jadeos intensos. Podemos diferenciar entre tos irritativa sin expulsión (tos no productiva) y tos húmeda con expulsión (tos productiva). Ambos tipos de tos pueden ser crónicos o agudos.

Resfriado en perros

Tos, secreción nasal, ronquera... Ni siquiera los perros se salvan de los resfriados en otoño o en invierno. Al igual que los humanos, es en estas épocas frías y húmedas en las que suelen aparecer los catarros en los perros. Incluso los síntomas del resfriado son parecidos en los perros y en los humanos.