Yoga para perros

yoga para perros

Actualmente, la mayoría de la gente pasa mucho más tiempo que de costumbre en sus casas debido a la epidemia del coronavirus. El cierre de los gimnasios influye en gran medida en la búsqueda de alternativas para mantenerse en forma durante el confinamiento. Lo mejor es que tu cuadrúpedo también pueda aprovecharse de eso. ¿Qué te parece el yoga para perros? Aquí aconsejamos a quienes estén interesados, ya sean yoguis o personas que quieran serlo.

Yoga para perros: la relajación lo es todo

Incluso los yoguis principiantes saben que el yoga y los animales van de la mano. Muchas de las asanas, es decir, posturas de yoga, están inspiradas en animales. Entre ellas también hay varios perros: el perro cabeza abajo y el perro cabeza arriba. Entre las asanas habituales están también el gato, la paloma y el cocodrilo. Los movimientos tranquilos y concentrados del yoga no solo les hacen bien a los humanos, sino también a los perros.

El yoga para perros se conoce por el término «doga®», que viene de la unión de las palabras dog (perro, en inglés) y yoga. Esta idea la tuvo la estadounidense Suzi Teitelman. Hace unos veinte años, esta profesora de yoga comenzó a incluir perros en sus clases de yoga. Desde entonces varios instructores se han formado en doga® o yoga para perros.

¿En qué consiste el doga®?

El doga® es una clase de yoga pensada especialmente para los perros. Incluye ejercicios de relajación y de respiración y posturas pensadas para el bienestar canino. El objetivo de esta práctica es disfrutar junto a tu perro. Una clase de doga® dura de 10-15 minutos, mucho menos que una clase de yoga para personas. Se empieza masajeando y acariciando al can. A continuación, se realiza una serie de asanas adaptadas al cuadrúpedo. Además, se hacen estiramientos para que tu peludo no sienta ninguna molestia muscular. Por último, la relajación: esta es la mejor parte, toca acostarse y relajarse con la música y acariciando a tu fiel amigo canino.

El doga® tiene múltiples beneficios para los perros y también para los humanos: los peludos socializan y aprenden a relajarse en presencia de otros perros y personas, el vínculo entre el can y su humano se fortalece, mejora la circulación y la flexibilidad y relaja los músculos.

Incluir a tu perro en tu propia práctica de yoga

Si practicas yoga a diario y, ahora que estás tanto tiempo en casa, te gustaría incluir a tu peludo, con un poco de creatividad, el cuadrúpedo puede participar mientras tú ejecutas las diferentes asanas. A algunos perros se les ocurre la idea de imitar a sus humanos en posiciones como la del perro bocabajo por sí solos: patas estiradas hacia delante, trasero levantado. Si ahora recompensas a tu cuadrúpedo, reafirmas su comportamiento y le animas a repetir su asana canina. Eso sí, es fácil perder la concentración en los ejercicios. Tan solo observar o echarse al lado de la persona que está practicando puede tener una influencia positiva en los perros.

Algunos yoguis usan al perro como un peso extra en las posturas estáticas. Asegúrate siempre de que tu perro no se pueda hacer daño y de que se sienta seguro. Los canes que pesan más de 10 kilos no son adecuados como peso extra. Además, nunca debes forzar a tu peludo a hacer posiciones que no sean naturales para él. Lo mejor es ir con calma: algunos perros se relajan mucho durante los ejercicios meditativos de sus humanos. Se acuestan tranquilamente junto a él. Los instructores de doga® creen que la energía de los perros se transmite a las personas y viceversa.

yoga para perros

El perro como espectador del yoga

Si prefieres practicar yoga sin tu perro tienes que mantenerte firme y no solo al hacer la postura del guerrero. Esto se aplica sobre todo a los que tienen perros jóvenes y curiosos. Porque tu peludo sentirá curiosidad la primera vez que, desde el punto de vista de un can, te pongas a hacer posturas extrañas en el salón de tu casa. Incluso puede ser que quiera ayudarte. Ignora a tu cuadrúpedo cuando acerque su hocico a tu cara mientras intentas concentrarte en hacer el gato. Después de unas cuantas repeticiones tus ejercicios ya no le resultarán tan interesantes.

Lo mejor es que hagas tu práctica de yoga después de un bonito y largo paseo. Así tu can estará agotado y te observará tranquilo mientras tú haces la postura de la paloma. Pero si tu peludo es demasiado curioso puedes darle un juguete o un snack para morder para que se entretenga.

Yoga con perros en el exterior

Quienes tienen perro salen varias veces al día con su cuadrúpedo. ¿Qué tal si mientras tanto haces algunas posturas de yoga? Pues el yoga no solo puede hacerse en casa, también puedes hacerlo durante los paseos con tu peludo. Al caminar puedes hacer ejercicios de respiración. El mejor lugar para una práctica intensa es un ambiente tranquilo. Sobre todo, al principio, los espectadores pueden resultar muy molestos, por lo que muchos yoguis se alegran de encontrar un lugar tranquilo en la naturaleza.

Si paseas con el perro por senderos solitarios del bosque puedes hacer allí tus ejercicios habituales. O infórmate sobre secuencias especiales como las del shinrin yoga o yoga del bosque. Estas son posturas relacionadas con la tierra y los pies, nuestras raíces. Los yoguis del bosque practican en consonancia con la naturaleza, sin accesorios artificiales. Aquí el perro es, sobre todo, un espectador.

Practicar yoga con perros: ¿Es posible con todos los perros?

Para hacer yoga con un perro muy joven y activo debes tener mucha calma. El cuadrúpedo podría interpretar tus posturas como una invitación para jugar o podría empezar a mordisquear tu esterilla de yoga. Si no te molestan las interrupciones puedes intentar hacer algunos ejercicios de relajación con tu dogi en desarrollo. Esto es mejor hacerlo después de una sesión larga de juegos. Para practicar yoga, los perros deben conocer los comandos básicos «sit», «plas» y «quieto». Quien tenga un perro con un instinto de caza muy desarrollado no podrá relajarse durante el yoga del bosque. El yoga para perros siempre debe adaptarse tanto al humano como al perro. El estrés y la presión están prohibidos. Aplícate esto también a tu propia práctica de asanas. Quien aborda el yoga para perros con tranquilidad y no espera que su cuadrúpedo haga ejercicios imposibles, favorece lo siguiente:

  • El vínculo entre el humano y el perro se fortalece
  • El sentimiento de seguridad de los perros miedosos
  • La relajación de los perros inquietos

Los beneficios que tiene el yoga en los humanos no son iguales para los perros. Si quieres hacer doga® para ayudar a tu perro con una enfermedad articular, es mejor que acudas al veterinario.

Nuestros artículos más útiles

Yoga para perros

Actualmente, la mayoría de la gente pasa mucho más tiempo que de costumbre en sus casas debido a la epidemia del coronavirus. El cierre de los gimnasios influye en gran medida en la búsqueda de alternativas para mantenerse en forma durante el confinamiento. Lo mejor es que tu cuadrúpedo también pueda aprovecharse de eso. ¿Qué te parece el yoga para perros? Aquí aconsejamos a quienes estén interesados, ya sean yoguis o personas que quieran serlo.

Canicross

A muchas personas les gusta hacer deporte con su perro, incluso por senderos poco transitados. El canicross es una actividad perfecta para aquellos canes y humanos que estén en forma o que deseen estarlo y que quieran disfrutar del aire libre. En este deporte, el perro tira de su compañero humano a través de una correa flexible llamada línea de tiro. El canicross no solo mejora la forma física, sino que, si se practica con responsabilidad, también refuerza la obediencia y la unión entre el perro y el humano.

Frisbee para perros

Si tu perro y tú queréis tener una alternativa a los juegos de recuperar la pelota o el palo, deberíais probar el frisbee para perros o disc dog. En este deporte canino el cuadrúpedo atrapa el frisbee, o disco, en el aire.