5 razones para adoptar un perro adulto

adoptar un perro adulto

Seamos sinceros: casi cualquier persona que ama a los perros desea tener un pequeño y adorable cachorro. Al lado de tanta ternura, las oportunidades de que los perros adultos, por ejemplo, de una protectora de animales o de un refugio, sean adoptados son pocas. Esto es una pena, pues adoptar un perro adulto tiene muchas ventajas. Te contamos cuáles son y por qué son falsos muchos de los prejuicios sobre adoptar un perro adulto.

«Los perros mayores ya no se pueden educar, les cuesta integrarse en una familia nueva, son difíciles de adiestrar y enferman con frecuencia». Estos son los prejuicios que tienen en mente muchas personas cuando se plantean adoptar un perro adulto. Con frecuencia, estas ideas son infundadas. Al contrario, la convivencia con un can mayor suele ser menos complicada y más relajada de lo que se cree. Pero ¿esto a qué se debe? Te damos cinco razones por las que vale la pena adquirir un perro adulto y te contamos cómo pueden convertirse en una riqueza para toda la familia.

5 motivos para adoptar un perro mayor

adoptar un perro adulto
  • Sabes de antemano lo que vas a tener

Al comprar un cachorro debes informarte muy bien sobre los padres y antecesores del can para evaluar cómo será el pequeño peludo, cuál será su carácter, qué color tendrá su pelaje, si será muy activo y saludable durante su madurez. Pero, incluso cuando te has informado bien sobre su árbol genealógico y sobre las características de la raza y, además, has preguntado al criador, siempre queda un poco de incertidumbre.

Sin embargo, los perros adultos ya no cambian mucho. Su carácter suele ser estable y tampoco tienes que preocuparte por sorprendentes cambios externos. Incluso antes de adquirirlo puedes ver si es un perro muy activo, cuánto pelo tiene, si tiende a tener sobrepeso o si puede haber desarrollado problemas articulares. Durante la primera visita te darás cuenta cómo reacciona el can. ¿Se mantiene calmado y tranquilo o es tímido y parece estar nervioso?

Por supuesto que también debes informarte, en la medida de lo posible, sobre el pasado del perro, pero, además, con un poco de empatía puedes observar cuáles son las inclinaciones, las peculiaridades y las preferencias de tu futuro compañero canino y puedes prepararte para ellas.

  • Los perros adultos ya conocen las reglas

La preocupación de que los perros mayores que acabaron en una protectora de animales son difíciles de educar y que los malos hábitos ya están solidificados, en muchos casos, es infundada. Claro que hay casos en los que la educación del can era una sobrecarga para los cuidadores previos y debido a su comportamiento difícil lo entregaron. La mayoría de los perros adultos que esperan en una protectora, en una asociación o en cualquier otra organización para tener un nuevo hogar, sin embargo, han sido entregados debido a cambios privados o profesionales, como un divorcio, una mudanza, un nuevo trabajo o un fallecimiento.

En general, el cuadrúpedo ya ha aprendido las reglas más importantes para la convivencia con los humanos. Sabe dónde puede hacer sus necesidades, que la comida se sirve en unos horarios establecidos y que debe estar tranquilo por las noches. En el mejor de los casos, también ha aprendido las bases de la educación canina y obedece a los comandos esenciales como «sit», «plas» o «quieto».

  • Los perros mayores son agradecidos y les encanta aprender

Por supuesto que algunos perros adultos aún necesitan ser educados. La educación del cachorro no sirve para nada cuando no se es consecuente con ella. Algunas razas se dan cuenta enseguida de cuándo su cuidador se descuida y aprovechan estas debilidades sin pudor alguno.  Por eso, si quieres tener un perro es conveniente que tengas algo de conocimiento sobre el tema de la educación canina, incluso cuando tu peludo ya es mayor. Para reeducar a tu nuevo amigo canino es importante que seas consecuente y tengas paciencia, sobre todo, cuando el can tiene malos hábitos.

No obstante, adiestrar un perro adulto no tiene por qué ser más difícil o complicado que educar a un cachorro. Lo bueno es que los perros nunca dejan de aprender. Incluso cuando son mayores son capaces de aprender comandos, reglas y determinados comportamientos. A menudo, sobre todo los canes mayores que suelen estar más tranquilos, relajados y se distraen menos por el entorno que los cachorros, muestran una gran voluntad de aprender. Esto suele poder apreciarse durante el entrenamiento: mientras que los canes jóvenes suelen sobrecargarse con rapidez, los adultos son capaces de mantener su atención durante más tiempo.

Además, los perros mayores, que han sido rescatados de una protectora de animales son muy agradecidos. Saben lo que te deben y harán todo lo posible para complacerte. Esta gratitud por la nueva oportunidad que le has dado te la demostrarán a diario y no solo cuando te dan mimos, sino también cuando obedecen a tus órdenes.

  • Los perros mayores también disfrutan sin hacer nada

Mientras los cachorros nunca se cansan de retozar y se pasarían el día jugando contigo, un perro mayor aprecia sus horas de descanso. Le gusta dormitar en su cama y no se molesta cuando le dejas un rato solo. Los paseos cortos también le satisfacen y no necesita estar sin parar todo el día.

La cantidad de paseos y de entretenimiento que requiere tu perro es diferente en cada peludo. Las razas de perros de trabajo suelen ser bastante activas y también necesitan realizar tareas cuando son mayores. Pero incluso los cuadrúpedos más deportistas aprenden con la edad a disfrutar de la calma. Al fin y al cabo, así pueden recuperar fuerzas para el próximo paseo con su humano.

adoptar un perro adulto
  • Ahorras dinero

En el mejor de los casos, el can adulto ya está vacunado, desparasitado y, a ser posible, tiene chip. Además, muchos perros adultos están castrados. Por lo tanto, te ahorras las elevadas facturas veterinarias para las vacunas o la posible castración. Asimismo, en general al adoptar un perro de una protectora solo se paga una cuota nominal relativamente baja. E incluso cuando compras un perro mayor a un criador, el precio de compra es mucho más bajo que el de un cachorro de raza pura, que cuesta unos buenos 1000 euros o más.

 

Claro que es posible que tu can enferme con la edad y que se generen gastos de veterinario, pero estos costes también pueden llegarte, tarde o temprano, al comprar un cachorro. Con una alimentación adecuada a las necesidades, el cumplimiento de las revisiones regulares con el veterinario y el seguimiento de las vacunas recomendadas, así como con una tenencia y unos cuidados adecuados puedes prevenir muchas enfermedades o, al menos, reconocerlas a tiempo, lo que facilita un tratamiento más rápido y, por consiguiente, más barato. En cualquier caso, al adoptar el perro, averigua si ya ha surgido alguna molestia y si se conoce alguna enfermedad en alguno de los progenitores o hermanos del perro. La ventaja de comprar un perro mayor es que puedes ver lo que vas a adquirir y puedes prepararte mejor para las posibles debilidades de tu futuro peludo.

¿Necesitas más razones para adoptar un perro mayor?

Al adoptar un perro adulto sabes a lo que atenerte. No estás comprando algo que aún no has visto. También te ahorras en gran medida el trabajo que conlleva la compra de un cachorro (vacunación, asistencia a una escuela canina, educación y socialización, horarios de alimentación más frecuentes, etc.) cuando adoptas un perro adulto. Las personas que no pueden dedicarle varias horas diarias al entrenamiento del cachorro están mejor con un can mayor. Y aunque empiecen a ponerse grises y a caminar más despacio, el agradecimiento y el cariño de un perro al que le has dado un nuevo hogar y, con este, una nueva oportunidad, eliminará las últimas dudas sobre la adopción de un perro mayor.

Nuestros artículos más útiles

¿Cómo saber si mi perro es feliz? 10 signos de felicidad canina

¿Cómo puedo estar seguro de que mi perro es feliz? ¿Lo estoy haciendo bien y le estoy dando una vida con la que esté satisfecha? Todos nos hemos planteado estas preguntas alguna vez. La probabilidad de que tu peludo sea feliz es bastante alta, si disfruta de su tiempo. Puedes conseguir esto haciendo actividades con él como jugar o practicar deporte. Además —y esto no nos cansaremos de recordarlo—, es importante que le des comida de calidad, para que tenga una buena salud física y mental, que le hará estar de buen humor. Hoy se sabe también que la felicidad de los perros está muy ligada a sus hormonas.

Tener dos perros en casa

A diferencia de los conejos o de los loros, los perros no tienen por qué tener necesariamente un compañero de su misma especie, pues tú ya eres su principal apoyo. No obstante, es cierto que muchos adoran convivir con otro perro o incluso con varios. La ventaja de tener más de un can en la familia es evidente: tu peludo siempre tendrá a alguien con quien jugar. Si están bien educados, pasear dos perros no supone un problema ni tampoco su alimentación ni sus cuidados. Sigue leyendo para saber los pros y los contras de tener dos perros y la mejor manera de crear una buena relación entre ellos.