13 Julio 2018 - Actualizado 22 Febrero 2019

Cómo enseñar a un perro a hacer sus necesidades

Enseñar a un perro a hacer sus necesidades

Que un perro aprenda a hacer sus necesidades significa, en pocas palabras, que orine y deposite sus heces en el exterior y avise a su dueño cuando lo precise.

En lo que se refiere a la «falta de aseo» de los perros, se diferencia a los cachorros de los perros que ya estaban adiestrados y vuelven a hacer sus necesidades donde quieren. Se trate de un perro joven o uno mayor, de un regalito más grande o uno más pequeño, debes mantener la calma en cualquier caso, ya que muchas veces la mejor solución requiere un poco de paciencia. Te aconsejamos que limpies el sitio que haya ensuciado con un spray antiolores y antimanchas, ya que el olfato del perro capta los olores mejor que el de los humanos. De lo contrario, percibirá ese lugar como una zona apropiada para volver a repetirlo.

Adiestramiento desde cachorros

Se dice que enseñar a un can a hacer sus necesidades requiere mucho tiempo y puede poner a prueba la paciencia. Para los cachorros, lo mejor es sacarles a menudo y esperar a que terminen. Los perros pequeños tienen vejigas pequeñas, por ello, hasta la edad de los tres meses sal con ellos tranquilamente cada una o dos horas para que puedan quedarse satisfechos. Los cachorros más mayores deberían salir cada tres o cuatro horas. Mientras, estate atento, pronto reconocerás ciertos signos (como intranquilidad o fuertes olisqueos) que te permitirán llevar a tu perro rápidamente al exterior (pero guardando la calma), donde le podrás elogiar después de que haya acabado. Por cierto, no olvides llevar siempre contigo bolsas para heces con el fin de mantener limpio también el entorno.

Por naturaleza, a los cachorros no les gusta realizar sus necesidades cerca de donde viven, por ello lo hacen a cierta distancia. No obstante, el proceso de aprendizaje se puede prolongar durante semanas e incluso meses, aun cuando todo se desarrolla sin contratiempos.

Pueden surgir dificultades si no sacas a tu cachorro por la noche, ya que es probable que busque un rincón alejado y apartado y alivie allí su vejiga porque lo necesite. Una de dos, o te pones el despertador por las noches para sacar a tu cachorro según el ritmo habitual o dejas que duerma en un transportín cerca de ti. Cuando el can desee hacer sus necesidades por la noche, se hará notar para que sepas que tiene que salir. El cachorro se tiene que sentir cómodo en el trasnportín. Ten en cuenta que un cachorro crece rápido, por lo que compra uno que sea apropiado a sus dimensiones. Si tu pequeño peludo solo realiza sus necesidades en el exterior durante el día, llevará mucho más tiempo hacerle entender que tiene que hacerlas exclusivamente en ese lugar y no dentro de casa.

Asimismo, puede resultar complicado cuando el criador ha acostumbrado al cachorro a orinar, por ejemplo, en el suelo de piedra. Ahora tiene que aprender que también puede hacerlo sobre el césped o la tierra. Además, ten en cuenta que muchos perros se distraen mucho en el exterior y se interesan por todo, desde una mariposa hasta un copo de nieve, y acaban olvidándose de hacer sus necesidades; por ello, al llegar a casa enseguida se produce algún percance. Ten siempre presente que el cachorro precisa tranquilidad en las salidas y unos instantes sin estímulos para poder hacer sus necesidades. En lo que respecta a los percances, ignóralos y no le riñas, ya que podrías dar lugar a una conexión inapropiada: si tu peludo relaciona orinar con las reprimendas, tenderá a hacerlo escondido en alguna esquina de la casa. En el caso de que tu cachorro haga más veces sus necesidades dentro que fuera de casa, deberás sacarle al exterior hasta que haya terminado. Elógialo mucho una vez lo haya conseguido. Tener paciencia vale la pena, ya que cuando sepa controlar sus esfínteres, podrás confiar en él en cualquier momento.

Consejos de zooplus

También puedes acostumbrar a tu cachorro de manera progresiva con una bandeja higiénica de adiestramiento. Tras un periodo de adaptación, solo tienes que ir poniendo la bandeja cada día la más cerca de la puerta principal hasta que se encuentre delante de ella. Entonces, el perro estará listo para hacer sus necesidades fuera de casa.

Seguramente este proceso durará un par de semanas hasta que el cachorro haya aprendido las reglas de convivencia con los humanos. Lo cierto es que, con paciencia, estos pasos se superarán sin problemas. Entretanto, puedes utilizar empapadores para perros en la cama o el transportín de tu peludo.

Desaseo en los perros adultos

En el caso de los perros adultos, los problemas físicos pueden ser los causantes de esa falta de aseo. Si un can que ya había aprendido a realizar sus necesidades poco a poco o de repente empieza a hacerlas dentro de casa, puede tratarse de un síntoma de una enfermedad: cistitis; infecciones intestinales; trastornos digestivos como la diarrea, causados por la ingesta de otra comida o por una alergia pueden ser los desencadenantes. Asimismo, pueden sufrir incontinencia los perros más mayores condicionados por la debilidad muscular y, en particular, las hembras castradas. El primer paso en el caso de un perro que muestra desaseo es el de acudir al veterinario. Si la causa es una enfermedad, en la mayoría de las ocasiones te podrá ayudar.

Al igual que con los cachorros, en los adultos la falta de higiene también puede estar causado por relaciones de conceptos inapropiadas. En particular, los perros que te conocen desde hace poco tiempo, los que han atravesado una situación complicada en el pasado, aquellos que han recibido una educación higiénica repleta de errores o los que poseen una relación de confianza difícil. De nuevo, en estos casos también te aconsejamos que, aunque te pongas de los nervios, de ninguna de las maneras le riñas. Limpia el regalito que te haya dejado de forma calmada y no comentes nada. Sobre todo, en lo que respecta a los perros miedosos, orinar puede convertirse en una verdadera tortura si lo relacionan con malas experiencias. Trabaja al mismo tiempo en el desarrollo de un vínculo positivo con tu peludo y felicítale mucho cuando haga sus necesidades en el exterior. Asimismo, los problemas jerárquicos también pueden causar la falta de higiene: dejar al perro demasiado tiempo solo o también cambios determinantes como una nueva pareja, la llegada de un bebé u otro perro. En los casos delicados, el consejo de un psicólogo para animales puede resultar útil. Juntos podéis buscar las causas y encontrar la solución más adecuada para tu peludo.

Artículos más leídos

Dejar al cachorro solo en casa

A los canes, como animales sociales que son, les encanta estar acompañados de su manada. Sin embargo, los perros adultos deberían ser capaces de pasar algunas horas en solitario. Dejar al cachorro solo en casa se tendría que entrenar durante la primera etapa de vida, ya que a un perro adulto le resultará muy difícil poder acostumbrarse si no tiene experiencia previa.

Alergia en perros

Cuando un perro se rasca repetidamente, lo primero que le viene a uno a la cabeza son los parásitos. Sin embargo, existen otras causas que producen estos picores como, por ejemplo, las alergias. Y es que los canes también sufren reacciones de hipersensibilidad y el número de enfermedades alérgicas va en aumento.

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? ¡No nos engañemos! El pinscher miniatura ―también conocido como pinscher mini, pin min, pinscher enano o Zwergpinscher― es un «gran» perro. Quien desee un adorable y tierno perrito faldero se equivoca con el pinscher mini. A pesar de su tamaño, a este perro familiar tan despierto le encanta la actividad y el deporte y, en muchos sentidos, mantendrá a sus dueños muy ocupados.