Cómo enseñar a un cachorro a hacer sus necesidades en la calle This article is verified by a vet

Enseñar a un perro a hacer sus necesidades

Un cachorro tiene que aprender que no debe hacer sus necesidades en casa.

Que un perro aprenda a hacer sus necesidades significa que solo las haga fuera y avise cuando lo precise. Pero también los adultos pueden no dominar esto en algunas circunstancias. Aquí te contamos cómo enseñar a un cachorro a hacer sus necesidades en la calle y los motivos del desaseo.

¿Qué hay que tener en cuenta?

Enseñar a un cachorro a hacer sus necesidades requiere tiempo y puede poner tu paciencia a prueba. Con un cachorro, este adiestramiento funciona mejor sacándolo mucho a la calle y esperando a que haga sus necesidades.

¿Cada cuánto tiene que hacer sus necesidades mi cachorro?

Precisamente los primeros meses, es importante sacar al perro tanto como sea posible. Solo así conseguirás que haga sus necesidades fuera.

Esto significa que lo debes sacar después de dormir, comer y jugar para que haga sus necesidades en la calle. Llévalo en brazos tranquilamente hasta la calle.

Hasta la edad de tres meses, esto puede ser cada hora o cada dos horas. En cambio, los cachorros más grandes deben poder hacer sus necesidades fuera cada tres o cuatro horas.

Presta atención entre salidas y pronto desarrollarás un olfato para detectar los signos. Cuando lo hagas, llévalo enseguida —pero sin ponerte nervioso— a la calle y, cuando acabe, elógialo mucho y con una voz cariñosa. Cuanto más te miren de reojo por la calle, mejor te habrá salido la jugada.

¿Cómo sé si mi perro tiene que hacer sus necesidades?

Por naturaleza, a los cachorros no les gusta estar cerca de donde hacen sus necesidades. En este sentido, tienden a hacerlas un poco lejos de su casa.

Pueden pasar meses hasta conseguir que un cachorro haga sus necesidades en la calle, aunque la evolución sea buena. Por eso, debes tener paciencia.

Estos signos pueden indicar que el cachorro tiene que volver a ir al baño:

  • Están inquietos.
  • Olfatean mucho.
  • Van a la puerta.
  • Giran en círculos.
Enseñar a un perro a hacer sus necesidades

Otros obstáculos

Otra dificultad puede ser que el cachorro haya aprendido a hacer pipí solo en una superficie concreta con el criador. En ese caso, primero debe aprender a hacerlo en el césped o en la calle.

Además, piensa que los cachorros están descubriendo el mundo. Todo les interesa y enseguida se distraen en la naturaleza. Así pues, algunos realmente se olvidan de sus necesidades, lo que conduce a que en casa haya percances.

Lo ideal es tener un sitio fijo al principio para que el cachorro haga sus necesidades. Busca este sitio antes y después de cada paseo para que pueda hacer sus necesidades tranquilamente.

Cómo enseñar a un cachorro a hacer sus necesidades en la calle: ¿qué puedo hacer por la noche?

Puede presentarse otro problema si no sacas al cachorro por la noche. Probablemente, buscará un rincón alejado de la casa y hará sus necesidades ahí por fuerza.

Para que esto no pase, ponte una alarma por la noche y sácalo brevemente al ritmo de siempre. Otra opción es que tu perro duerma en un transportín junto a tu cama. Si tiene que hacer sus necesidades, lo notarás más y podrás sacarlo a la calle.

Tiene que estar cómodo en el transportín. Además, recuerda lo rápido que crece un cachorro y compra uno de un tamaño adecuado. Pero cuidado: un transportín demasiado grande puede hacer que use una esquina para dormir y otra para hacer sus necesidades.

Por eso, para conseguir que las haga en la calle, es importante sacarlo regularmente también por la noche. Un cachorro al que se anime a todas horas a hacer sus necesidades fuera aprende mucho más rápido.

Tres consejos prácticos sobre cómo enseñar a un cachorro a hacer sus necesidades en la calle

¿Has seguido todos los pasos anteriores y, aun así, no consigues que tu cachorro haga sus necesidades fuera? Pues aquí tienes tres consejos más que pueden ayudar en casos difíciles.

Baño canino

Un baño canino puede ayudarte a enseñar a tu perro o cachorro a hacer sus necesidades como es debido. No obstante, ten en cuenta que el cachorro se acostumbrará rápido a hacerlas ahí. Si solo conoce esto, después será más difícil acostumbrarlo a hacerlas en la calle.

Productos de limpieza especiales

Si tu cachorro tiene un incidente, limpia la zona sucia de inmediato con un limpiador especial. De lo contrario, el perro considerará que es un lugar adecuado para hacer sus necesidades.

Un producto de limpieza especial es necesario porque el buen olfato canino sigue percibiendo olores mucho después de que las personas hayamos dejado de hacerlo.

Importante: Nunca riñas a un cachorro

Hablando de percances: ignora los posibles percances y no lo riñas. Un cachorro tiene la vejiga tan poco controlada como un niño con pañal. Con frecuencia, el cachorro no se da cuenta de que se ha hecho pipí hasta que ya ha pasado.

Si lo riñes en este momento, no podrá relacionarlo con el acto de orinar. En el peor de los casos, arruinarás la relación de confianza que se acababa de crear. En su lugar, el cachorro aprenderá a hacer pipí en rincones no utilizados de la casa en secreto.

Si el cachorro hace sus necesidades en casa varias veces, a partir de ahora quédate fuera con él hasta que las haya hecho. A continuación, elógialo mucho.

La paciencia valdrá la pena: una vez que un cachorro o perro ha aprendido a hacer sus necesidades en la calle, las hará siempre ahí.

Enseñar a un perro a hacer sus necesidades

Desaseo en adultos: cómo enseñar a un perro a hacer sus necesidades

Si el perro hace sus necesidades en casa de adulto, se diferencia entre dos formas. Por un lado, no hay cachorros ni perros adultos aseados que de repente hagan sus necesidades en casa. En el caso de los adultos, la causa suele ser física.

Si un perro que normalmente es limpio empieza a hacer sus necesidades en casa paulatina o repentinamente, podría estar enfermo. Por ejemplo, las cistitis, las infecciones intestinales, los problemas digestivos por un pienso diferente o una alergia pueden provocar esta situación.

Además, los perros mayores —por una debilidad en el esfínter— y, particularmente, las perras castradas pueden padecer incontinencia. Si tu perro empieza a hacer sus necesidades en casa de repente, no dudes en llevarlo al veterinario.

Relaciones erróneas

Las enfermedades no siempre son la causa de que el perro haga sus necesidades en casa. Al igual que los cachorros, los perros adultos pueden tener relaciones erróneas que provoquen un marcado desaseo. Estas suelen aparecer en perros de perrera, con un adiestramiento incorrecto o con una relación de confianza difícil.

De nuevo, aunque te pongas de los nervios, no riñas a tu peludo bajo ningún concepto. Recoge la suciedad con calma y sin hacer comentarios. Para los perros miedosos en particular, hacer pipí se puede convertir en una tortura si lo relacionan con malas experiencias.

Trabaja paralelamente en un vínculo positivo con tu peludo y elógialo generosamente cuando haga sus necesidades al aire libre. Con mucha paciencia, también conseguirás que un perro adulto se vuelva aseado.

Consejo: en casos complicados te pueden ayudar los consejos de una escuela canina. Juntos, podréis averiguar las causas y encontrar una solución.

Nuestros artículos más útiles
8 min

Jadeo en perros: ¿por qué mi perro jadea de noche?

Los jadeos forman parte de un perro igual que lo es mover la cola, por lo que no suelen ser motivo de preocupación. Pero ¿qué pasa cuando mi perro jadea de noche tan fuerte que no puede descansar? Aquí descubrirás las posibles causas del jadeo en perros por las noches y qué puedes hacer para ayudarle.
16 min

Trucos para perros

Dar la pata, ponerse a dos patas o atrapar un snack en el aire... Con estos diez trucos para perros, tu perro y tú seréis populares. Lo mejor es que los trucos para perros no solo entretienen a quienes están cerca, sino que desafían a tu peludo física y mentalmente. Además, el entrenamiento fortalece el vínculo entre ambos.
5 min

Cómo enseñarle a un cachorro a no morder

Por muy adorables que sean, los cachorros pueden morder. En torno a las 6 semanas ya tienen unos 28 dientecitos listos para hincar. Aunque, al principio, esos pequeños alfileres tan solo molesten y apenas hagan daño, es necesario saber cómo enseñarle a un cachorro a no morder.