Fibrosarcoma felino This article is verified by a vet

Fibrosarcoma felino

Hay una gran variedad de cánceres felinos que se diferencian radicalmente por la frecuencia, el origen y el pronóstico. No obstante, el tumor más frecuente en los gatos es el fibrosarcoma maligno, que también se observa en perros. El origen de este tumor reside en los fibroblastos, un tipo específico de célula del tejido conjuntivo. Una gran particularidad de los fibrosarcomas es su aparición asociada a vacunas. Una infección por virus del sarcoma felino (VSFe), derivada  del virus de la leucemia felina (VLFe) puede originar fibrosarcoma.

¿Qué es un fibrosarcoma felino?

El origen del fibrosarcoma se revela ya en el nombre:

  • El prefijo fibro se deriva de su célula originaria, el fibroblasto. Es una célula activa del tejido conjuntivo que, entre otros, genera colágeno y desempeña un papel importante en la cicatrización.
  • Por otra parte, la palabra sarcoma indica que se trata de un tumor maligno de tejido mesenquimal. La mesénquima es un tipo de tejido que se forma ya en el estado embrionario del gato. Más tarde, esta mesénquima dará lugar a diferentes tipos de tejido conjuntivo y de soporte. Un sarcoma también puede formarse a partir de células de los huesos, la sangre, los cartílagos y el tejido adiposo. Además, su origen puede encontrarse en el tejido de los músculos y los tendones.

Por lo tanto, el fibrosarcoma felino es un tumor mesenquimal maligno formado en el tejido conjuntivo (p. ej., la piel). Se caracteriza por su aspecto redondeado y grisáceo, y puede ser blando o sólido. Con frecuencia se producen adherencias con las capas de piel circundantes. En comparación con otros tipos de tumores, el fibrosarcoma en gatos forma recidivas (tumores recurrentes) después de eliminarlo con éxito. Sin embargo, es raro que aparezca metástasis (p. ej., en el pulmón).

¿Cuáles son las causas?

Los tumores suelen ser el producto de una mutación, es decir, una alteración casual de la información genética. Esto puede pasar en cualquier momento y no tiene por qué existir una causa particular. Sin embargo, el fibrosarcoma felino presenta una formación peculiar. El cáncer puede aparecer tras una vacuna (como rabia o virus de la leucemia felina) en el punto de inyección. Este fibrosarcoma asociado a vacunas es generalmente más agresivo y presenta un riesgo de recidiva bastante más alto. Es menos frecuente que una infección por el virus del sarcoma felino (VSFe) derive en un fibrosarcoma. Este virus causante de tumores surge del virus de la leucemia felina (VLFe).

¿Cuáles son los síntomas?

Es habitual que el primer signo que noten las personas sea un bulto bajo la piel del gato al acariciarlo. Si este bulto es muy pequeño, la mayoría de gatos no presentan todavía ningún síntoma más. Sin embargo, en función de su agresividad, el tamaño del tumor puede aumentar enormemente en pocas semanas o meses. Si, además, aparece metástasis, el gato puede empeorar repentinamente y desarrollar otros síntomas, como alteraciones respiratorias o motoras.

¿Cómo se diagnostica un fibrosarcoma felino?

Es aconsejable ir al veterinario para que examine cualquier bulto que se perciba en la piel del animal. Cuanto antes se realice el diagnóstico, antes se podrá tratar al gato en caso de que sea un tumor maligno.

Si se sospecha que se trata de un fibrosarcoma felino, se llevan a cabo las medidas diagnósticas siguientes:

  • Se puede analizar una muestra de sangre para detectar una posible infección por el virus de la leucemia felina (VLFe).
  • La ecografía permite visualizar el interior de la masa. Si no se detecta un núcleo líquido, puede descartarse el absceso.
  • Mediante una punción se puede realizar un examen histológico. Tras la tinción del tejido extraído, se analiza bajo el microscopio para detectar determinados tipos de células y características tumorales.
  • Con una radiografía se pueden examinar otros órganos para buscar posibles metástasis. En este caso, el examen radiológico de los pulmones es especialmente importante.

¿Cómo se trata un fibrosarcoma felino?

El tratamiento del fibrosarcoma depende del tamaño y la localización del tumor, así como de la fase de la enfermedad:

  • Si el fibrosarcoma es pequeño y la metástasis está descartada, se extirpa el tumor y el tejido circundante mediante cirugía.
  • En algunos casos, el tejido tumoral no extirpable se debe tratar adicionalmente con quimioterapia o radioterapia.
  • Para reforzar el sistema inmunitario se puede realizar una inmunoterapia, que es particularmente útil para combatir las recidivas o metástasis.

¿Cuál es el pronóstico?

Por desgracia, el pronóstico de un fibrosarcoma felino es bastante desfavorable debido al alto riesgo de recidivas. Por eso, es recomendable pedir amplio consejo al veterinario sobre los riesgos y opciones.

¿Se puede prevenir el fibrosarcoma felino?

Dado que los veterinarios son muy conscientes de la existencia del fibrosarcoma en gatos asociado a vacunas, no suelen inyectarlas en su musculatura, sino bajo la piel. También se procura cada vez más inyectarlas en la pared abdominal lateral. De este modo, las partes del cuerpo de difícil acceso se pueden evitar en caso de operación.

Nuestros artículos más útiles

¿Cuántos años tiene mi gato?

La edad de los perros se suele deducir de forma sencilla: un año de los perros equivale a siete años de los humanos, dependiendo también de la raza y del peso del can. Ahora bien, ¿cómo se puede determinar la edad de los gatos? ¿Cuántos años suelen vivir? ¿A partir de qué edad se considera a los felinos «senior»? Descubre aquí todo sobre la edad de los gatos.

Métodos anticonceptivos para gatos

Los gatos son unos animales fascinantes. ¿Quién puede resistirse a un adorable gatito y a observarlo, mimarlo y acariciarlo durante todo el día? Pero la realidad es que vivimos en un mundo en el que las protectoras de animales están abarrotadas. Por esta razón, la mayoría de los amantes de los animales son conscientes de la importancia de evitar que su gato tenga una camada. Descubre cuáles son los métodos anticonceptivos para gatos.

Vacunas para gatos

Para mantener a tu gato sano y para disfrutar de su compañía durante más años, es importante llevar a cabo una seria de vacunas para gatos. De lo contrario, es susceptible de contraer enfermedades graves que, en determinadas circunstancias, pueden dejarle secuelas permanentes o, en el peor de los casos, causarle la muerte.