Infección de orina en gatos

Infección de orina en gatos

Aunque los gatos domésticos se parecen física y psíquicamente a sus antepasados que vivían en libertad, sus condiciones de vida han cambiado desde su convivencia con los humanos: una alimentación a base de comida ya preparada, la cría selectiva y las infecciones han originado en los gatos domésticos muchas enfermedades desconocidas en los que viven en libertad. Entre ellas se encuentra la infección de orina.

Síntomas

Una infección urinaria puede estar desencadenada por diversos motivos, cuyos síntomas a menudo son similares. El siguiente resulta bastante llamativo: la micción es dolorosa para los felinos, quienes hacen muecas o maúllan al visitar el arenero. Tal vez eviten totalmente la bandeja higiénica y cada poco tiempo alivien su vejiga fuera de ella. Las enfermedades de las vías urinarias se convierten rápidamente en un trastorno crónico que resulta molesto tanto para los felinos como para sus dueños.

harnwegsinfekt bei katzen

Por ello, en cuanto aparezcan los primeros síntomas se debe acudir al veterinario, quien puede examinar al gato de los pies a la cabeza y delimitar las causas del dolor que padece. Muchas veces una muestra de orina es la clave.

Causas de la infección de orina en gatos

Las infecciones bacterianas son probablemente las causas más habituales de los trastornos de las vías urinarias y, muchas veces, se convierten en un problema recurrente. En los casos crónicos se pueden crear cristales en la vejiga que pueden formar piedras o litiasis urinaria e irritar las paredes de la vejiga. Se trata de una enfermedad dolorosa para cualquier gato, pero que puede resultar especialmente peligrosa para los machos: por naturaleza su uretra es muy estrecha y los cristales pueden obstruirla por completo. Una escasa toma de líquidos debido a una alimentación exclusiva a base de pienso puede acelerar la formación de los cristales.

Estrés

Si, por el contrario, no se percibe ningún síntoma físico, a menudo el diagnóstico es una cistitis idiopática. Si la alimentación del gato es óptima y no hay presencia de piedras en la vejiga y en el riñón ni de una infección, el estrés se debería tener en consideración como una posible causa. Los felinos son animales sensibles y muy vulnerables a los cambios en las condiciones vitales, por ejemplo, a la incorporación de otro gato a la familia, una nueva pareja o una mudanza. El estrés crónico afecta de manera negativa al sistema inmunitario del gato y puede ocasionar síntomas aparentemente infundados.

En el caso de que el minino muestre una falta de higiene, puede ser conveniente que controles el sitio en el que se coloca su bandeja higiénica. Los felinos deben sentirse totalmente seguros en sus areneros. Por este motivo, muchos prefieren los areneros descubiertos en lugar de los areneros cubiertos. Colocarlo en una zona tranquila de la casa puede ayudar a proporcionarle esa seguridad. Si convive más de un gato en casa, el número de areneros debe ser el mismo que el de felinos más uno. Por ejemplo, si se tienen dos mininos se necesitarían tres bandejas higiénicas. De esta manera, pueden hacer sus necesidades cada vez que lo precisen sin sentirse amenazados. ¡Echa un vistazo a la selección de areneros para gatos de nuestra tienda para mascotas online y elige el que mejor se adapte a los requisitos de tu felino!

harnwegsinfekt bei katzen

Diagnóstico

El veterinario analizará el pH de la orina mediante una tira reactiva. Respecto a la aparición de piedras en la vejiga, el valor del pH de la orina juega un papel determinante: si es demasiado básico, incrementa de forma drástica el riesgo de que aparezcan piedras en la vejiga y litiasis urinaria.

Un examen microscópico de la orina puede ayudar, además, a identificar o a descartar la existencia de cristales. En el caso de que los haya, se debería realizar otra ecografía para confirmar la existencia o no de piedras en la vejiga. Con ayuda de un análisis bacteriológico en el laboratorio se pueden descartar las infecciones. Las infecciones son frecuentes en los gatos jóvenes, pero también pueden surgir por enfermedades como la diabetes, la insuficiencia renal crónica o el hipertiroidismo. Un análisis de sangre también puede ser útil para examinar la función renal general.

Tratamiento

El tratamiento de una infección de orina depende de un diagnóstico exacto de la enfermedad. Por lo que se refiere a las enfermedades bacterianas, a menudo los antibióticos son la única solución. Los anticonvulsivos pueden ayudar a reducir el aumento de las ganas de orinar.

Si ya se han encontrado cristales en la orina, es fundamental llevar una alimentación apropiada. El pH de la orina debe bajar y, para ello, puede ser beneficiosa la comida para gatos con problemas urinarios. Asimismo, muchos dueños de gatos han tenido buenas experiencias con la dieta BARF. Resulta esencial tomar suficientes líquidos. Los gatos, como animales del desierto que son, acuden a su bebedero con poca frecuencia y adquieren la mayor parte del agua que necesitan a partir de la comida. En especial, con el pienso se reduce la cantidad de orina, esta se vuelve básica y, en consecuencia, aumenta el riesgo de que aparezcan piedras en la vejiga y litiasis urinaria. Las fuentes para gatos y varios bebederos repartidos por la casa pueden ser útiles para animar al gato a beber.

Nuestros artículos más útiles

¿Cuántos años tiene mi gato?

La edad de los perros se suele deducir de forma sencilla: un año de los perros equivale a siete años de los humanos, dependiendo también de la raza y del peso del can. Ahora bien, ¿cómo se puede determinar la edad de los gatos? ¿Cuántos años suelen vivir? ¿A partir de qué edad se considera a los felinos «senior»?

Métodos anticonceptivos para gatos

Los gatos son unos animales fascinantes. ¿Quién puede resistirse a un adorable gatito y a observarlo, mimarlo y acariciarlo durante todo el día? Pero la realidad es que vivimos en un mundo en el que las protectoras de animales están abarrotadas. Por esta razón, la mayoría de los amantes de los animales son conscientes de la importancia de evitar que su gato tenga una camada.

Coronavirus en gatos

El coronavirus no solo se da en las personas, también puede darse en los felinos. Sin embargo, a diferencia del novedoso coronavirus humano, los coronavirus en gatos (FCoV) se conocen desde hace muchos años. Estos incluyen el coronavirus entérico felino (FECV) y el más conocido virus de peritonitis infecciosa felina (FIPV). Este último provoca peritonitis infecciosa felina (PIF), una enfermedad fatal que conduce a inflamación del peritoneo y a la hidropesía en los gatos afectados. Por el contrario, las personas, especialmente las inmunocomprometidas como ancianos y enfermos, sufren síntomas parecidos a los de la gripe.