Acné felino This article is verified by a vet

Acné felino

El llamado acné felino se caracteriza por la presencia de impurezas en la piel del gato. Probablemente se deba a un trastorno de queratinización y sobreproducción de sebo en las glándulas sebáceas, con posterior infección bacteriana. Dado que la enfermedad suele ser leve y no provoca dolor ni prurito, el pronóstico del acné normalmente es bueno.

Anatomía de la piel

La piel es el mayor órgano del gato, protege de influencias externas y afecta a la regulación de la temperatura. Para que esto sea posible, está dividida en varias capas, de fuera a dentro:

  • La capa externa (epidermis) está compuesta por tres capas más y contiene queratinocitos en la superficie.
  • La dermis (corium) es portadora de elementos importantes, como las raíces capilares y las glándulas odoríferas y sebáceas.
  • La hipodermis contiene muchos tejidos adiposos para regular la disipación de calor y constituye un almacén de energía y agua.

¿Cómo aparece el acné felino?

Normalmente, las glándulas sebáceas producen el sebo que protege la epidermis frente a la sequedad. A través de conductos, el sebo se transporta a la epidermis. Si existe un trastorno de drenaje del sebo, este ya no se puede escapar y las glándulas sebáceas se obstruyen. La enfermedad la causa particularmente el aumento de la producción de sebo junto con alteraciones de queratinización (hiperqueratosis o paraqueratosis):

  • La hiperqueratosis constituye la formación excesiva de queratinocitos en la epidermis. Puede venir provocada por diferentes factores de inmunodeficiencia, como el estrés, el desgaste mecánico, los rayos UV o las infecciones.
  • En cambio, la paraqueratosis describe una queratinización alterada de la epidermis. Las causas pueden ser intoxicaciones (p. ej., por talio), enfermedades infecciosas y carencia de nutrientes importantes (p. ej., de zinc).
  • La combinación de ambas alteraciones de la queratinización se llama hiperparaqueratosis.

Estos trastornos de queratinización suelen tener como consecuencia una inflamación bacteriana de las glándulas sebáceas. Las bacterias de la flora cutánea normal, como los estreptococos o los estafilococos, suelen ser las responsables. La inflamación provoca la hinchazón y el enrojecimiento de las glándulas sebáceas, así como pus. Las pústulas que aparecen pueden ser dolorosas y brotar una y otra vez.

¿Cómo se detecta el acné en gatos?

El acné felino aparece frecuentemente en la zona del mentón y, en función de la gravedad, provoca varias imperfecciones cutáneas:

  • Pápulas pequeñas de tipo nódulos
  • Granos purulentos (pústulas)
  • Espinillas en forma de puntos negros (comedones)

Es raro que aparezcan otros síntomas, ya que no es frecuente que los gatos padezcan picor o dolor. No obstante, si las glándulas sebáceas se inflaman tanto que afecta a capas cutáneas profundas, puede aparecer dolor y picor. Esto hace que se rasquen, se les caiga el pelo, presenten caspa y estén agitados.

¿Qué posibles diagnósticos existen?

Las ostentosas imperfecciones de la piel permiten suponer rápidamente que se trata de acné en gatos.

Pero para encontrar la terapia adecuada debe identificarse la causa subyacente mediante preguntas, un chequeo general y un examen cutáneo. Este último se compone de las medidas diagnósticas siguientes:

  • Examen microbiológico de un frotis cutáneo o una muestra de pelo para detectar bacterias y hongos (p. ej., la Malassezia)
  • Raspado de piel con sangrado para confirmar una infestación parasitaria (p. ej., ácaros como el Demodex cati)

Acné felino: opciones de diagnóstico

En general, aparte de la limpieza y desinfección regulares, un acné leve en gatos no requiere un tratamiento muy intenso. Sin embargo, los cursos más graves pueden requerir la administración de medicamentos en forma de pomadas o comprimidos:

  • Infecciones bacterianas graves: antibióticos tras un test de sensibilidad para evitar resistencias
  • Infecciones fúngicas: antimicóticos
  • Parásitos: antiparasitarios

Además, es recomendable reducir el estrés y, si es necesario, reforzar el sistema inmunitario con, p. ej., vitaminas u omega-3. Además, procura mantener una buena higiene del comedero y el arenero.

¿Cuál es el pronóstico?

El acné felino suele evolucionar en forma de brotes y puede llegar a durar mucho tiempo. Sin embargo, el pronóstico es bueno en la mayoría de casos porque la calidad de vida apenas se ve afectada.

Las inflamaciones graves de las glándulas sebáceas casi nunca provocan la inflamación de los tejidos más profundos ni septicemia.

¿Cómo se puede prevenir el acné felino?

Se recomienda llevar a cabo una profilaxis parasitaria regular con collares o pipetas antiparasitarios. También se debe dar al gato una alimentación equilibrada para evitar deficiencias y excesos nutricionales.

Si el gato ya ha padecido acné, se pueden frenar brotes posteriores con limpiezas desinfectantes. No obstante, no lo hagas más de una o dos veces por semana, pues la piel podría secarse y dañarse.

Nuestros artículos más útiles

¿Cuántos años tiene mi gato?

La edad de los perros se suele deducir de forma sencilla: un año de los perros equivale a siete años de los humanos, dependiendo también de la raza y del peso del can. Ahora bien, ¿cómo se puede determinar la edad de los gatos? ¿Cuántos años suelen vivir? ¿A partir de qué edad se considera a los felinos «senior»? Descubre aquí todo sobre la edad de los gatos.

Métodos anticonceptivos para gatos

Los gatos son unos animales fascinantes. ¿Quién puede resistirse a un adorable gatito y a observarlo, mimarlo y acariciarlo durante todo el día? Pero la realidad es que vivimos en un mundo en el que las protectoras de animales están abarrotadas. Por esta razón, la mayoría de los amantes de los animales son conscientes de la importancia de evitar que su gato tenga una camada. Descubre cuáles son los métodos anticonceptivos para gatos.

Vacunas para gatos

Para mantener a tu gato sano y para disfrutar de su compañía durante más años, es importante llevar a cabo una seria de vacunas para gatos. De lo contrario, es susceptible de contraer enfermedades graves que, en determinadas circunstancias, pueden dejarle secuelas permanentes o, en el peor de los casos, causarle la muerte.