Cambio de alimentación en gatos

Cambio de alimentación en gatos

El mercado de alimentos para gatos ofrece una gran variedad de opciones para aquellos que tienen un felino en casa: existen multitud de marcas con diferentes calidades, variedades y sabores tanto de comida húmeda como piensos para gatos. Esta selección tan amplia puede resultar abrumadora: ¿cuál es la comida ideal para mi gato y qué cantidad necesita? Además existe la opción de alimentar a tu bigotudo con una dieta BARF o con comida hecha en casa. Asimismo, la industria alimentaria está en constante crecimiento. No es raro que en algún momento te plantees cambiar la marca del alimento o probar un nuevo tipo de nutrición. Además, si tu minino tiene una alergia alimentaria o necesita una comida especial por motivos médicos, el cambio es inevitable.

Pero, a menudo los gatos son muy selectivos y tienden a fijarse en un tipo de comida y a rechazar cualquier otra. Acostumbrarlos a un nuevo alimento es de todo menos fácil. Por este motivo y para habituar al felino al nuevo sabor y que el cambio no irrite el estómago y los intestinos es importante hacer la transición con cuidado, ¡es la única forma de conseguir que tu minino no rechace el alimento por completo!

Hacer el cambio de alimentación del gato

Hasta que tu felino se acostumbre a la nueva comida es necesario tener un poco de paciencia. Un cambio de alimentación requiere entre ocho y diez días. Mezcla cada vez una proporción mayor de la nueva comida con el alimento al que el gato está acostumbrado: el primer día debes llenar el comedero con un 80 % de la comida habitual y un 20 % del alimento nuevo. Cada día añade un poco más de la comida nueva hasta haber sustituido por completo el alimento habitual.

futterumstellung bei katzen

A mi gato no le gusta su nueva comida

Sin embargo, algunos felinos pueden llegar a negarse a probar incluso la mínima parte de la nueva comida. ¡Ahora está permitido hacer trampa! Para que el nuevo alimento tenga un sabor más apetecible para tu minino puedes utilizar unos cuantos trucos: a los gatos les encanta el sabor del aceite de salmón o del polvo de grasa de vaca. Puedes disfrazar la nueva comida o la mezcla de esta con la comida habitual con un poco de este aceite o polvo y conseguirás que tu bigotudo se olvide de su aversión a los cambios.

Todo un éxito

¿A tu gato por fin le gusta su nueva comida? ¡Felicidades! Te has convertido en un maestro del cambio de alimentación. Mantén el cambio entre dos o tres marcas o variedades para estar seguro con el tipo de nutrición que has elegido y librarte de los reclamos de exclusividad de tu bigotudo. Cuantas más marcas de comida y variedades conozca tu felino, menos probable es que se empeñe en un alimento específico y se niegue a ingerir otros.

Artículos más leídos

Vacunas para gatos

Para mantener a tu gato sano y para disfrutar de su compañía durante más años, es importante llevar a cabo una seria de vacunas para gatos. De lo contrario, es susceptible de contraer enfermedades graves que, en determinadas circunstancias, pueden dejarle secuelas permanentes o, en el peor de los casos, causarle la muerte.

Cómo saber si un gato es macho o hembra

Las diferencias entre los genitales femeninos y masculinos de los pequeños felinos no resultan tan aparentes como las de los gatos adultos. Incluso expertos como los veterinarios a veces se equivocan al determinar el sexo de los gatitos. A continuación, te damos una serie de consejos para distinguir si tu minino es un macho o una hembra.

La diarrea en gatitos: qué debes saber

La llegada de un gatito es un momento emocionante para ambas partes. No importa si tienes años de experiencia con los gatos o si eres primerizo: se trata de una etapa de cambios. Los mininos pequeños requieren atenciones específicas. Disfruta de cada minuto, ¡porque crecen muy rápido! Al igual que se lleva a los niños al pediatra, también se debe llevar a los gatitos de vez en cuando al veterinario. Una asistencia sanitaria regular es indispensable: los felinos adultos deberían recibirla al menos una vez al año. Sin embargo, la frecuencia de visitas de los gatitos al veterinario debería ser mayor con el fin de asegurarles una inmunización básica contra las enfermedades infecciosas comunes. No obstante, a veces también se acude por las típicas «enfermedades infantiles». Un ejemplo de un síntoma, muchas veces subestimado, es la diarrea. En el caso de que el gatito tenga diarrea, la visita al veterinario es imprescindible.