Alergia alimentaria en gatos

Alergia alimentaria en gatos

Si tu gato es sensible a la comida, de repente pierde pelo, le salen sarpullidos, tiene problemas digestivos o vómitos, las causas pueden ser varias. En casos de intolerancia a la comida o de alergias alimentarias en gatos lo principal es evitar aquellos ingredientes que causan la reacción y responder a los requisitos especiales de tu bigotudo.

Causas de la alergia alimentaria en gatos

Seguro que ya has visto, entre la gran variedad de comida para gatos, piensos y latas con la etiqueta «sensible». Estos alimentos son, sobre todo, para gatos delicados. Pero ¿qué quiere decir «sensible»?

Durante millones de años los gatos cazaban su comida, que consistía en ingredientes relativamente «puros»: carnes, vísceras, vegetales del interior del estómago de sus presas o huesos. Los conservantes, azúcares y sustancias de relleno no forman parte de la alimentación natural del gato. Con la aparición de la comida preparada para gatos, la dieta de estos se ha simplificado. Hasta entonces, la nutrición de los mininos domésticos consistía en las sobras de la comida de los humanos, por lo que el pienso y la comida húmeda con suficientes minerales y vitaminas son un avance positivo. Pero para que la comida de los gatos pueda almacenarse durante meses, o incluso años, se le añaden aditivos.

Las latas de comida contienen carnes de res, pavo u otros animales de presa grandes en lugar de ratones y pájaros. Estas fuentes de carne son desconocidas para el gato, que caza animales pequeños. La mayoría de los felinos no tiene problemas en digerir carnes de buena calidad de animales desconocidos para su dieta natural, sin embargo, pueden darse casos inusuales de intolerancias.

Así mismo, los gatos solo pueden digerir una pequeña cantidad de hidratos de carbono. Como animales carnívoros, dependen de la proteína animal como fuente de energía primaria, los hidratos de carbono de origen vegetal no son parte de su alimentación natural. Estos hidratos son una carga para el cuerpo, lo que puede provocar alergias. Sin embargo, durante la producción, al pienso se le suele añadir gran cantidad de ingredientes vegetales, a pesar de que muchos gatos tengan reacciones alérgicas al grano. Por cierto, la soja también es un conocido causante de alergias alimentarias en gatos.

Además, es raro que la comida comercial consista solo de componentes nutricionales que el gato come en la naturaleza. Lo ideal es que la comida consista en un 85 por ciento de carne, incluyendo músculo, tejido conjuntivo y órganos, el 15 por ciento restante debe estar compuesto por ingredientes vegetales del intestino, huesos y plumas. El ejemplo para este tipo de alimentación es el ratón, la presa natural del gato. Una correcta nutrición deberá contener un 50-60 por ciento de proteína, un 20-30 por ciento de grasa y un 3-8 por ciento de hidratos de carbono que se encuentran en el intestino de la presa. Pero para abaratar la producción, a la mayoría de los piensos se les añaden aditivos, entre los que destacan los subproductos animales y vegetales. No todos los subproductos son malos pues un ratón también tiene corazón, hígado, pulmones y otras vísceras, pero estos han de combinarse de forma sensata.

Según el reglamento europeo de alimentos para animales está permitido añadir pezuñas, cuernos y plumas, lo que no tiene mucho sentido pues no tienen ningún valor nutricional para los gatos y les sobrecargan el tracto gastrointestinal y los órganos derivados, lo que crea reacciones alérgicas. Estas son provocadas como protección del cuerpo a sustancias desconocidas o potencialmente dañinas. Cuando las alergias son provocadas por componentes de la comida, se las conoce como intolerancias alimentarias y los síntomas más comunes son picores, vómitos, diarrea o erupciones cutáneas.

Los conservantes como los antioxidantes con nombres que no pueden casi articularse como etoxiquina, butilhidroxianisol (BHA), butilhidroxitolueno (BHT) y galato de propilo hacen que la comida con carne se conserve incluso a temperatura ambiente. Sin embargo, son de todo menos saludables. Los animales examinados manifestaron alergias a estos ingredientes.

Además de los ingredientes del alimento, los ácaros también pueden provocar alergias, ya que les encanta anidar en la comida almacenada incorrectamente.

¿Qué componentes causan alergia a mi gato?

No te preocupes, aunque tu gato sea sensible a la comida que le estás dando actualmente, no significa que no puedas seguir alimentándolo con comida preparada. Lo más importante es averiguar qué es lo que causa la reacción alérgica a tu minino y evitar esos ingredientes.

La manera más fácil de descubrir qué es lo que provoca la alergia en tu gato es una dieta de exclusión. En este tipo de alimentación se le da al animal solo tipos de carne que nunca ha comido antes y, por lo tanto, no ha podido desarrollar una alergia a ellas. Poco a poco se van añadiendo alimentos conocidos como patatas, arroz, cereales, etc. Durante esta dieta, que dura de seis a ocho semanas, los síntomas de la alergia mejoran. Sin embargo, empeoran tan pronto se le añada un ingrediente alérgeno. Lo ideal es ir descartando los ingredientes que desencadenan las reacciones en tu bigotudo y descubrir a qué es alérgico.

Comida hipoalergénica para gatos

Cuando estás seguro de que la reacción alérgica es causada por un cereal, un tipo de carne específico o la soja puedes empezar a buscar el alimento adecuado para tu bigotudo. Afortunadamente muchos fabricantes de comida ofrecen alimentos para gatos sensibles, que evitan ingredientes como la soja, el gluten o los cereales. Estos alimentos contienen ingredientes de fácil digestión o una sola fuente de proteínas y carbohidratos, lo que hace que sean digeribles para los felinos y facilita a los amantes de estos mininos eliminar los ingredientes no deseados. Además, contiene todos los minerales y las vitaminas necesarios para la salud de los felinos.

A diferencia de las dietas de los humanos, la comida hipoalergénica para gatos sensibles es bastante sabrosa. Existen muchas opciones y tipos, incluso ecológica, en forma de pienso o comida húmeda, además ya no necesitas acudir al veterinario para que te la recete, sino que la puedes adquirir en cualquier tienda de animales local u online.

Artículos más leídos

Dejar al cachorro solo en casa

A los canes, como animales sociales que son, les encanta estar acompañados de su manada. Sin embargo, los perros adultos deberían ser capaces de pasar algunas horas en solitario. Dejar al cachorro solo en casa se tendría que entrenar durante la primera etapa de vida, ya que a un perro adulto le resultará muy difícil poder acostumbrarse si no tiene experiencia previa.

Mi cachorro muerde

Por muy adorables que sean, los cachorros pueden morder; en torno a las 6 semanas ya tienen unos 28 dientecitos listos para hincar. Aunque, al principio, esos pequeños alfileres tan solo molesten y apenas hagan daño, es necesario saber cómo enseñar a un cachorro a no morder.

Calmar los ladridos

«Perro ladrador, poco mordedor». Aunque este refrán pueda sonar reconfortante, los perros ladradores no solo ponen de los nervios a sus dueños, sino también a sus vecinos. Pero ¿cuál es la razón por la que ladran? ¿Es posible que pierdan esta costumbre irritante?