Intolerancia alimentaria en gatos

Intolerancia alimentaria en gatos

Gatos con el estómago sensible

Aproximadamente dos tercios de los dueños de gatos creen que sus animales padecen una intolerancia alimentaria más o menos fuerte que también afecta al bienestar general del gato y, sobre todo, se manifiesta en la piel y en la calidad del pelaje. Sin embargo, solo en alrededor de un cuarto de los casos una intolerancia a una comida o a un componente de la comida se exterioriza mediante vómitos o diarrea. Para diferenciar la intolerancia alimentaria en gatos de una alergia, se puede decir que la primera es una reacción desatada por el sistema inmunitario.

La intolerancia alimentaria en gatos

Una intolerancia consiste en que, por norma general, el cuerpo no puede digerir adecuadamente uno o varios componentes de la comida. Un elemento frecuente y bastante conocido por los dueños de gatos es la lactosa, el azúcar que contiene la leche. Los felinos adultos no siempre pueden aprovechar la lactosa, lo que provoca diarrea aguda. En contra de la creencia popular, no es necesario ofrecer leche a los gatos adultos.

Signos de la edad

Los dueños de gatos suelen sorprenderse por que el animal ya no tolere la comida que hasta entonces le sentaba bien. La causa puede ser la edad, como en el caso de la lactosa, o una intolerancia que se desarrolla despacio debido a un cambio en la actividad de las enzimas en el tracto digestivo. En otras palabras, ciertos componentes ya no pueden transformarse bien. A menudo, es suficiente con ingerir una sola vez el ingrediente en cuestión para provocar una reacción indeseada del cuerpo.

Cambiar de alimento con demasiada frecuencia

Variar la consistencia de la comida o pasar de comida húmeda a pienso, o viceversa, con demasiada frecuencia o incluso a diario puede sentarle mal al gato y provocar diarrea recurrente. Es preferible intentar mantener la misma forma de alimentación. Para satisfacer la voracidad de muchos gatos, se puede elegir entre una amplia variedad de sabores.

En caso de intolerancia alimentaria en gatos grave es mejor acudir al veterinario

La mayoría de las veces, la desesperación de los dueños por la picazón o la diarrea frecuente es tan grande como la desorientación a la hora de tomar las medidas necesarias para contrarrestarlas. En casos de síntomas masivos, es imprescindible acudir al veterinario. En casos más leves, se recomienda revisar los criterios antes expuestos o elaborar una especie de «diario de la alimentación» para obtener indicios y poder ajustar la nutrición.

Pocas fuentes de proteínas pero fáciles de digerir

El aspecto más importante a la hora de alimentar a los gatos con el estómago sensible con una comida comercial es que esta contenga una o máximo dos fuentes de proteínas bien digestibles que, a su vez, tengan un bajo potencial alergénico y, a ser posible, que el organismo aún no las conozca. Estas condiciones las cumple, por ejemplo, el pienso Hill’s Adult Sensitive Stomach, que contiene carne de pollo como única fuente de proteínas. También incluye arroz, que es fácil de digerir y aporta carbohidratos. Gracias a ello, el cuerpo no se sobrecarga con una gran diversidad de proteínas. Además, la receta está enriquecida con vitamina E, que es un antioxidante que apoya el sistema inmunitario.

 

Artículo de la Dra. Vet. Kirsten Thorstensen

Nuestros artículos más útiles
Los gatos son unos animales puramente carnívoros, aunque los que viven en el exterior no rechazan algún que otro tallo de hierba para gatos. Esta les ayuda a estimular la digestión y a favorecer la expulsión natural de las bolas de pelo.
Muchas personas asocian a los gatos con la leche. El apetito desmedido por la leche de los gatos se ilustra en muchos libros infantiles y películas. Esta ansia se da también en la vida real, pues a los felinos les encanta la leche. Una teoría sobre el porqué del entusiasmo de los mininos por la leche dice que se debe a que les recuerda al periodo del amamantamiento. Pero realmente ¿los gatos pueden beber leche?
Al igual que las personas, los gatos pueden padecer varias enfermedades hereditarias o dolencias relacionadas con la alimentación. Algunos requieren de asistencia veterinaria combinada con una nutrición adaptada. Una enfermedad felina cuyo éxito de tratamiento depende de una alimentación apropiada para la especie, es la diabetes felina. La diabetes en gatos o diabetes mellitus felina, es una enfermedad seria. El diagnóstico es una desagradable sorpresa para cualquier amante de los gatos. A pesar de ser más frecuente de lo que se cree, muy pocos han oído hablar de esta enfermedad. ¿Qué es la diabetes felina? ¿Cuáles son las causas? ¿Cómo es una alimentación correcta para poder apoyar el tratamiento?