¿Los gatos pueden beber leche? This article is verified by a vet

los gatos pueden beber leche

Muchas personas asocian a los gatos con la leche. El apetito desmedido por la leche de los gatos se ilustra en muchos libros infantiles y películas. Esta ansia se da también en la vida real, pues a los felinos les encanta la leche. Una teoría sobre el porqué del entusiasmo de los mininos por la leche dice que se debe a que les recuerda al periodo del amamantamiento. Pero realmente ¿los gatos pueden beber leche?

El periodo de amamantamiento los gatos

Los gatitos se alimentan con leche materna. Durante el periodo de amamantamiento los gatos pueden beber leche porque su cuerpo produce la encima lactasa, imprescindible para el proceso de conversión del azúcar de la leche (lactosa). Esta hace que los gatitos puedan tolerar bien la leche. Durante el desarrollo, los pequeños bigotudos necesitan todos los nutrientes que se encuentran en la leche materna para crecer sanos y fuertes. Por eso su metabolismo produce la encima lactasa para poder digerir la leche. A lo largo de su desarrollo, los gatitos cambian de una alimentación líquida a la comida sólida, por lo que, poco a poco, la madre deja de producir leche. Esto hace que la producción de lactasa también vaya disminuyendo y los pequeños felinos dejan de digerir bien la leche. Incluso si ha sido diluida con agua puede causar problemas. Por lo tanto, no se recomienda dar leche a los gatos, a pesar de que les guste mucho.

Γάλα γάτας

Leche de vaca para gatos

La leche de vaca también contiene lactosa, por lo tanto, al carecer de la encima lactasa, es igual de intolerable para los gatos. No pueden digerir el azúcar de la leche y el cuerpo reacciona con flatulencias y dolores de estómago. A pesar de que la reducción de la producción de encimas no es igual en todos los felinos, sí que afecta a la mayoría de estos.

Dado que la ingesta de leche de vaca puede causar problemas digestivos en los gatos, es mejor evitar dársela. Los gatos pueden beber leche especial para gatos o la leche sin lactosa, que contienen cantidades muy reducidas de lactosa, son más fáciles de digerir. A pesar de esto, solo se le debe dar en cantidades mínimas, pues la leche contiene muchas calorías y a la larga puede provocar sobrepeso. El agua es lo mejor para que tu bigotudo esté hidratado.

top_productos_gatos_TEST

¿La leche es adecuada para los gatos?

Los gatos pueden beber leche, pero no la necesitan para estar sanos. Los nutrientes que esta contiene pueden ser adquiridos a través de una alimentación equilibrada. Además, la leche tiene muchas calorías, lo que puede llevar al sobrepeso, sobre todo en gatos de interior. Sin embargo, no supone ningún problema cuando la leche se ofrece  como golosina en ocasiones especiales y no como alimento diario. Si a tu minino le gusta mucho la leche puedes alegrarle el día y, además, contribuir a su hidratación. Además, esto puede ser de gran ayuda para aquellos gatos que no ingieren suficiente líquido. Para animar a los gatos a beber puedes añadir un poco de leche al agua del bebedero. Eso sí, la leche no debe nunca usarse como sustituto del agua.

Nuestros artículos más útiles

¿Los gatos pueden beber leche?

Muchas personas asocian a los gatos con la leche. El apetito desmedido por la leche de los gatos se ilustra en muchos libros infantiles y películas. Esta ansia se da también en la vida real, pues a los felinos les encanta la leche. Una teoría sobre el porqué del entusiasmo de los mininos por la leche dice que se debe a que les recuerda al periodo del amamantamiento. Pero realmente ¿los gatos pueden beber leche?

Diabetes en gatos – Todo lo que necesitas saber

Al igual que las personas, los gatos pueden padecer varias enfermedades hereditarias o dolencias relacionadas con la alimentación. Algunos requieren de asistencia veterinaria combinada con una nutrición adaptada. Una enfermedad felina cuyo éxito de tratamiento depende de una alimentación apropiada para la especie, es la diabetes felina. La diabetes en gatos o diabetes mellitus felina, es una enfermedad seria. El diagnóstico es una desagradable sorpresa para cualquier amante de los gatos. A pesar de ser más frecuente de lo que se cree, muy pocos han oído hablar de esta enfermedad. ¿Qué es la diabetes felina? ¿Cuáles son las causas? ¿Cómo es una alimentación correcta para poder apoyar el tratamiento?