Problemas digestivos en gatos

Problemas digestivos en gatos

La alimentación de los gatos domésticos se parece muy poco a la de sus parientes, los gatos salvajes. El cambio de alimentación de los felinos domesticados es una causa frecuente de la aparición de problemas digestivos. Pero también las enfermedades, el envenenamiento y otros problemas pueden ser los causantes de la diarrea, los vómitos o el estreñimiento.

La digestión del gato

Al igual que en los humanos, la digestión de los gatos empieza en la boca: los afilados dientes incisivos parten la comida en trozos digeribles que los molares mastican y que se mezclan con la saliva que se produce durante el proceso de alimentación. Esta ayuda a la primera descomposición de la ingesta y facilita su transporte a través del esófago. Desde ahí llega al estómago, donde se mezcla mediante los movimientos de las musculosas paredes del estómago. Los jugos gástricos, con un pH ácido, matan las bacterias y otros agentes patógenos y predigieren las proteínas.

En el intestino delgado, el alimento se divide en sus componentes. Los jugos digestivos del hígado y del páncreas ayudan a separar los nutrientes para que puedan ser absorbidos por la mucosa intestinal y pasen a la sangre. Después de haber pasado a la sangre, llegan al hígado, desde donde se trasladan a las diferentes células somáticas.

Los componentes no digeribles pasan al colon y son expulsados como heces. Este es uno de los últimos órganos por los que pasan los componentes de los alimentos a través del cuerpo de un gato: las bacterias descomponen los restos de alimentos no digeribles. Si aún contiene vitaminas y otros minerales, estos se filtran, todo lo demás es expulsado con las heces.

¿Sabías que la carne, a diferencia de los alimentos vegetales, es muy digerible? Cuanto mayor sea la proporción de alimento vegetal en la dieta de una especie, más largo será su intestino. El intestino del gato, carnívoro, es corto en comparación con el de un omnívoro. El intestino de una persona mide seis veces su tamaño corporal, mientras que el del gato solo mide tres veces su tamaño.

Trastornos digestivos en gatos

La digestión es un proceso muy complicado. Todos los órganos trabajan juntos para optimizar la absorción de nutrientes y separar las partes indigeribles para que puedan ser eliminadas con las heces. Sin embargo, no siempre funciona tan bien. Las alergias, la elección de un pienso deficiente, las enfermedades, los medicamentos o el estrés crónico pueden causar problemas digestivos en los gatos.

Los gatos saben lo que es bueno para ellos. Prefieren una alimentación que tenga una composición similar a la de un ratón, por lo que el pienso no siempre cumple esos requisitos. Una composición deficiente con un alto contenido en hidratos de carbono, elementos de baja calidad, como azúcares o subproductos, e ingredientes alergénicos, como la soja y el cereal, suelen ser una causa frecuente de una digestión irregular. Los síntomas son varios y pueden ser: alergias, estreñimiento, diarrea y vómitos. Por lo tanto, si aparecen problemas digestivos es conveniente echarle un vistazo a la alimentación. Cuando los síntomas son leves suele ser suficiente con hacer un cambio de alimentación. Por lo general, una comida para gatos correcta es lo mejor para prevenir estos trastornos digestivos, pero no es una garantía. Si tu gato tiene una diarrea fuerte o no elimina las heces y es obvio que tiene dolor, lo primero es acudir al veterinario.

Gato estreñido

Cuando los gatos tienen problemas para eliminar las heces, suele ser muy doloroso. Las duras deposiciones pueden contener sangre o puede que tu bigotudo evite usar el arenero por completo. El estreñimiento puede indicar una enfermedad más grave o una intolerancia alimentaria. A menudo la solución es muy fácil: muchos gatos no beben suficiente agua. Los felinos son animales desérticos por naturaleza y asimilan la humedad de su alimento. En pocas ocasiones acuden al bebedero, solo cuando es indispensable. Intenta animar a tu minino a que ingiera más agua, sobre todo si la comida predominante es pienso. Los bebederos y las fuentes para gatos repartidas por toda la casa son una muy buena y sencilla opción.

Diarrea en gatos

También puede darse el caso contrario, la diarrea es desagradable tanto para el gato como para el humano. Al igual que sucede con el estreñimiento, las causas de la diarrea pueden ser varias. En caso de que aparezcan síntomas agudos y repentinos, has de considerar un posible envenenamiento, una enfermedad viral o la ingesta de una comida en mal estado. Los parásitos, como las lombrices, o los microorganismos, como la Giardia lamblia, también pueden ser los causantes. En estos casos el veterinario realizará un análisis de las heces. Pero también las infecciones víricas como la panleucopenia felina puede provocar la diarrea.

La diarrea crónica puede estar causada por estrés o enfermedades crónicas o incluso por una inflamación de las paredes intestinales.

Lo normal es que, si la diarrea está acompañada de vómitos, dura más de dos días o el estado general es malo, es vital consultar a un veterinario. Lo mismo sucede si tu gato se muestra letárgico o tiene síntomas adicionales como fiebre, debilidad y escalofríos. Los gatitos se deshidratan con mucha rapidez, por eso es imprescindible acudir con urgencia a un veterinario.

¿Qué hago si mi gato vomita?

Es importante diferenciar entre vómitos y la eliminación de bolas de pelo después de haber ingerido hierba para gatos. Si tu gato vomita solo una vez y esto no vuelve a repetirse no es necesario alarmarse y acudir a urgencias. Pero si tu bigotudo sigue expulsando la comida es necesario prestar atención. Como sucede con la diarrea, el gato puede perder mucha agua y deshidratarse. Una comida en mal estado es un mal menor comparado con el envenenamiento o las enfermedades agudas que también pueden ser los causantes del malestar y los vómitos. Tu veterinario podrá determinar el estado general de tu minino y estabilizar y aliviar los síntomas con suero y medicamentos, para comenzar a trabajar juntos en el tratamiento adecuado.

Nuestros artículos más útiles

¿Cuántos años tiene mi gato?

La edad de los perros se suele deducir de forma sencilla: un año de los perros equivale a siete años de los humanos, dependiendo también de la raza y del peso del can. Ahora bien, ¿cómo se puede determinar la edad de los gatos? ¿Cuántos años suelen vivir? ¿A partir de qué edad se considera a los felinos «senior»?

Métodos anticonceptivos para gatos

Los gatos son unos animales fascinantes. ¿Quién puede resistirse a un adorable gatito y a observarlo, mimarlo y acariciarlo durante todo el día? Pero la realidad es que vivimos en un mundo en el que las protectoras de animales están abarrotadas. Por esta razón, la mayoría de los amantes de los animales son conscientes de la importancia de evitar que su gato tenga una camada.

Coronavirus en gatos

El coronavirus no solo se da en las personas, también puede darse en los felinos. Sin embargo, a diferencia del novedoso coronavirus humano, los coronavirus en gatos (FCoV) se conocen desde hace muchos años. Estos incluyen el coronavirus entérico felino (FECV) y el más conocido virus de peritonitis infecciosa felina (FIPV). Este último provoca peritonitis infecciosa felina (PIF), una enfermedad fatal que conduce a inflamación del peritoneo y a la hidropesía en los gatos afectados. Por el contrario, las personas, especialmente las inmunocomprometidas como ancianos y enfermos, sufren síntomas parecidos a los de la gripe.