Xilitol en perros

Xilitol en perros

El xilitol es un alcohol de azúcar y procede de la madera (por ejemplo, del abedul).

¿Qué peligro tiene el xilitol para los perros?

El pronóstico de una intoxicación no solo depende de la dosis ingerida, sino también de la rapidez con que se reconozca y se trate. Si tienes alguna sospecha, es mejor hacer muchas preguntas que pocas, porque si reaccionas demasiado tarde, el xilitol puede poner en peligro la vida de tu perro.

Síntomas: ¿Cuáles son los signos de intoxicación por xilitol en los perros?

Si tu perro ha ingerido xilitol, los síntomas dependerán de la cantidad (dosis) ingerida. Los signos típicos de intoxicación son los siguientes:

Como el xilitol suele provocar una hipoglucemia, los perros afectados también muestran episodios de debilidad. Entonces pierden el equilibrio, tiemblan y muestran problemas de coordinación.

Si el xilitol ha dañado el hígado, pueden aparecer otros signos de enfermedad algunos días después, como la coloración amarilla de las mucosas (por ejemplo, la esclerótica de los ojos). Esto es lo que los veterinarios llaman ictericia.

¿Cuándo tengo que llevarlo al veterinario?

Si tu perro vomita continuamente, parece estresado o presenta convulsiones, debes acudir de inmediato a tu veterinario, ya que puede tratarse de un envenenamiento. Si se detecta demasiado tarde, desgraciadamente puede ser mortal.

Xilitol en perros
Si tu perro sufre una hipoglucemia grave, puede morir.

Diagnóstico: ¿cómo se distingue la intoxicación por xilitol en los perros?

Dado que el xilitol provoca una fuerte liberación de insulina y esto baja el nivel de azúcar en la sangre, la primera herramienta de diagnóstico para detectar la intoxicación por xilitol es medir la glucemia. Otros análisis de sangre ayudan a detectar posibles daños en el hígado.

Tratamiento: ¿cómo se trata la intoxicación por xilitol en los perros?

Si has visto a tu perro ingerir productos con xilitol, debes consultar a tu veterinario lo antes posible. Para evitar que tu perro sufra una hipoglucemia durante este periodo, puedes darle alimentos dulces (por ejemplo, miel), pero solo consultando primero a tu veterinario.

Al llegar a la consulta, el veterinario realiza acciones para salvar la vida de tu perro, que incluyen perfusión y administración de glucosa y electrolitos. Mientras tanto, comprueba constantemente el nivel de azúcar en sangre y el equilibrio electrolítico de tu perro para poder reaccionar a tiempo a las desviaciones.

Como a veces una insuficiencia hepática solo puede detectarse días después con los resultados de los análisis sanguíneos, tu perro debe permanecer ingresado en el centro para estar seguros.

Causas: ¿qué es el xilitol?

El xilitol (también conocido como azúcar de abedul) es un edulcorante que se encuentra de forma natural en muchas plantas. Como solo tiene la mitad de calorías que el azúcar convencional (sacarosa), la industria alimentaria suele utilizar este azúcar de abedul para endulzar los alimentos. El xilitol también es especialmente común en los productos para diabéticos, ya que esta sustancia no tiene ningún efecto sobre los niveles de insulina en los seres humanos.

Si su perro ingiere una dosis demasiado alta de azúcar de abedul, su páncreas liberará una cantidad masiva de la hormona insulina. La insulina provoca una hipoglucemia severa (bajada de azúcar en la sangre) al cabo de como máximo una hora (de 10 a 60 minutos), cuando las células absorben el azúcar (glucosa) contenido en la sangre para producir energía.

La dosis perjudicial de xilitol varía de un perro a otro. Sin embargo, tan solo 0,1 gramos por kilo de peso corporal de xilitol pueden ser suficientes para dañar a tu perro.

Prevención: así puedes proteger a tu perro

El polvo blanco del xilitol no solo se encuentra en diversos alimentos, sino también en algunos productos de higiene. Para proteger a tu perro de la ingestión de xilitol, mantén lejos de él los siguientes productos:

  • Chicles sin azúcar
  • Enjuague dental y pasta de dientes para humanos (con tu perro utiliza solo pasta de dientes especial para perros)
  • Bollería industrial (por ejemplo, pasteles o galletas)
  • Dulces (por ejemplo, caramelos)
  • Suplementos vitamínicos
  • Medicamentos aprobados para humanos (por ejemplo, jarabe para la tos)
Nuestros artículos más útiles
5 min

Tos en perros

La tos en perros, al igual que en los humanos, no es una enfermedad independiente. Es un síntoma de afecciones del aparato respiratorio u otros órganos. La tos puede ser también un reflejo para proteger al cuerpo de diferentes elementos, como cuerpos extraños o sustancias irritantes. A menudo la tos puede confundirse con vómitos o regurgitación, estornudos inversos, asfixia o jadeos intensos. Podemos diferenciar entre tos irritativa sin expulsión (tos no productiva) y tos húmeda con expulsión (tos productiva). Ambos tipos de tos pueden ser crónicos o agudos.
11 min

Castrar a un perro

Hace mucho tiempo que la castración es una intervención rutinaria en las clínicas veterinarias. Pero ¿castrar a un perro siempre es una buena idea? ¿Qué diferencia hay entre la castración y la esterilización? ¿Cuánto cuesta el procedimiento? Te contamos todo lo que necesitas saber y los pros y contras de castrar a un perro.
11 min

Vacunas para perros

Sin lugar a duda, las vacunas para perros protegen a tu peludo de enfermedades infecciosas graves. ¿Qué vacunas para perros son obligatorias? ¿Cuándo se realiza la primera vacuna en los cachorros y cada cuánto hay que actualizar la inmunización para protegerles de por vida?