Perro lobo checoslovaco

perro lobo checoslovaco

El perro lobo checoslovaco tiene un cuerpo robusto a la par que elegante.

La raza de perro lobo checoslovaco, o PLC, proviene del cruce entre pastores alemanes y lobos. Así pues, está más cerca del origen de todos los perros que otras razas. Por su aspecto y comportamiento lobunos, debe vivir con alguien con experiencia.

Aspecto: perro fuerte y elegante de pelo grueso

El lobo que hay en el perro lobo checoslovaco salta a la vista por su constitución, la forma cuneiforme de la cabeza, el pelaje grisáceo, la máscara clara y los músculos fuertes. Estos le permiten reaccionar extremadamente rápido y moverse con agilidad.

Tamaño

Los machos suelen alcanzar una altura de cruz de 65 cm y las hembras, de no más de 60 cm.

En cuanto al peso, los machos pueden llegar a los 26 kg y las hembras, a los 20 kg.

Color y tipo de pelaje

El pelo doble robusto y resistente al clima de este perro presenta un color entre gris amarillento y plateado. También puede ser de una tonalidad gris oscuro.

En todas las variantes destaca la máscara clara y las marcas blancas en el pecho y bajo el cuello. Una particularidad que comparte con el lobo es la adaptación del pelaje a la estación del año. Esto significa que el pelo de invierno es muy diferente del de verano.

En invierno tiene el cuerpo cubierto de un fuerte subpelo, desde el pabellón auditivo y el vientre hasta los dedos. Junto con la capa exterior de pelo, forma un pelaje denso.

Lenguaje corporal con amplio repertorio

La cabeza, que presenta las características típicas de machos y hembras, tiene una frente ligeramente abultada con un stop moderado. Los ojos delgados y rasgados, normalmente de color ámbar, le confieren su típica expresión intensa. Las orejas medianas, erguidas y triangulares son otro signo de la herencia del lobo. También lo es su gran repertorio de lenguaje corporal.

Este perro es capaz de expresarse con gran variedad de gestos y mímica. Los que consiguen aprender este lenguaje pueden comunicarse literalmente con este inteligente y versátil peludo. En cambio, es bastante reservado en cuanto a los ladridos. Solo su aullido lobuno podría poner a prueba la paciencia de los vecinos.

Carácter: distante a la par que impávido

A esta raza se le nota el cercano parentesco con el lobo en muchos sentidos, incluso en la generación actual. Por un lado, se caracteriza por el distanciamiento típico del lobo hacia todo lo nuevo y desconocido, asociado a un instinto de huida innato. Por otro lado, presenta un marcado instinto de caza, que demuestra una gran valentía e impavidez.

perro lobo checoslovaco © sandrafotodesign / stock.adobe.com
El perro lobo checoslovaco puede ser muy esquivo y asustadizo. Por eso, una buena socialización es muy importante para esta raza.

¿Lobo malo o compañero fiel?

Este perro hace alarde de una gran rapidez de reacción, eficacia y sentido del olfato y la orientación. Todas estas cualidades lo convierten en un perro de servicio perfecto para el ejército y la policía. Los primeros intentos de cría reflejaron el deseo del ejército checoslovaco de un perro de trabajo muy perspicaz y primigenio.

El perro lobo debía aunar las virtudes del pastor alemán y el carácter del lobo. La finalidad era lograr un perro aduanero mejor y más eficaz que los pastores alemanes utilizados hasta entonces. El ejército esperaba lograr un perro con nuevas virtudes que se pareciera al lobo tanto como fuera posible.

Sin embargo, el lobo malo solo salió realmente a la luz en unos pocos ejemplares. La naturaleza esquiva y asustadiza de estos perros híbridos resultó particularmente problemática y, por consiguiente, inadecuada para el servicio.

Comportamiento gregario marcado

El estándar actual de la FCI manifiesta un deseo expreso de una desconfianza sana y cierta reserva. Sin embargo, con una cría responsable, un adiestramiento consecuente y una buena socialización, estas características pueden llevarse por buen camino.

Con las condiciones mencionadas, el lobo checoslovaco puede convertirse en un compañero intrépido, muy diligente y obediente en su educación. Además, su lealtad a su cuidador resulta muy útil.

Posee una inteligencia superior que hace que sea un alumno agradecido y aplicado, incluso en ejercicios difíciles. Eso sí, estos deben tener sentido para él porque es capaz de cuestionar críticamente las tareas que se le encomiendan.

Tenencia

Tenencia: grandes exigencias

Si te sientes atraído/a por el aspecto y el comportamiento de este perro, primero pregúntate si puedes satisfacer sus requisitos. ¿Tienes experiencia con perros? ¿Cuentas con suficiente tiempo libre para dedicar a la educación y al adiestramiento del perro? ¿Dónde viviría el animal? ¿Tienes un terreno grande vallado en el que pueda moverse libremente un animal tan dinámico? ¿Dispones del dinero que hace falta para tener a este perro? No hay que subestimar los gastos de comida, un buen seguro de responsabilidad civil y el veterinario.

¿Para quién es adecuado el perro lobo checoslovaco?

Se requiere mucha experiencia, paciencia y comprensión para ofrecerle a este perro tan temperamental la formación y entretenimiento que necesita. Solo un experto puede conseguir satisfacer sus necesidades particulares y convertirlo en un perro sociable teniendo en cuenta sus requisitos.

La naturaleza de este perro requiere un ejercicio físico y mental intensivo. Esta es la única manera de que se convierta en un compañero manso y feliz.

¿Es apto para familias?

Tan importante como el ejercicio, el entretenimiento y un adiestramiento cariñoso y consecuente es una socialización cuidadosa y temprana. Esta puede quitarle el miedo a las personas, animales y situaciones desconocidos y prepararlo para la vida en nuestra sociedad.

Bien educado y socializado, un perro lobo checoslovaco puede vivir con una familia perfectamente. El lado paciente y cariñoso de este peludo tan fiel, aunque también exigente, se hace patente con los niños.

¿Puede vivir en el exterior?

Si tienes un terreno bien vallado, este robusto perro lobo puede vivir en el exterior. Sin embargo, como le encanta estar acompañado y no le gusta pasar mucho tiempo solo, convendría tener un segundo perro.

También necesita la posibilidad de refugiarse cuando haga mal tiempo en un cobertizo seco y protegido. Lógicamente, la vida en el exterior no sustituye los paseos y excursiones juntos en la naturaleza. Este perro necesita un vínculo sólido con el líder de la manada y nunca debería estar solo demasiado tiempo.

Adiestramiento

Adiestramiento: mucho tiempo y perseverancia

Una persona que trabaje varias horas fuera y que se tumbe en el sofá al llegar a casa no es un buen cuidador para este perro tan activo y sensible. Además del ejercicio físico y mental, el adiestramiento del perro lobo checoslovaco requiere mucho tiempo y perseverancia.

Un adiestramiento deficiente, la violencia sin sentido y el descuido pueden tener consecuencias peligrosas. Aunque es de naturaleza bondadosa y no atacaría a nadie sin motivo, es muy fuerte y seguro de sí mismo. Es capaz de rebelarse para asumir el mando de la manada si su tenencia no es correcta.

¿Quién manda aquí?

Para evitar este tipo de situaciones, es importante que le enseñes desde pequeño que eres apto/a para liderar la manada. Debes mostrar autoridad, autoconfianza, experiencia, paciencia y la capacidad de elogiar al perro adecuadamente.

Es importante asignarle el rango más bajo en la jerarquía familiar desde cachorro. Además, hay que asegurarse de que tenga buenas experiencias en esta posición en todos los ámbitos vitales.

Acostúmbralo desde pequeño a nuevos entornos, personas, ruidos y otros animales. Hazlo con cautela, ya que es un animal muy sensible y asustadizo. Enséñale algo nuevo cada día, aunque solo sea un niño en un patinete o un tractor en el campo. Dale la sensación de que puede sentirse seguro contigo como líder de la manada y de que no necesita intervenir.

Cuidados y alimentación

Cuidados y alimentación: importantes para una larga vida

Un buen adiestramiento y una socialización exhaustiva son muy importantes para este perro, pero no lo son todo. El PLC necesita unos cuidados adecuados y una alimentación equilibrada para mantener su buena salud y vitalidad.

Un buen cuidado del pelaje, una desparasitación periódica y las vacunas anuales son indispensables.

El desafío de la muda

La muda del pelaje de este perro, que tiene lugar dos veces al año, es muy complicada. El perro cambia el pelaje de invierno por el de verano y viceversa. Especialmente cuando muda el denso pelaje de invierno, la cantidad de pelos que pierde durante varias semanas es casi incontrolable. Aunque pases el aspirador constantemente, probablemente te encontrarás mechones de pelo por las esquinas continuamente.

Desde luego, conviene ser capaz de hacer la vista gorda en cuanto a la suciedad durante esta época. Aparte de los pelos durante el periodo de muda, esta raza apenas trae suciedad a casa. Ni siquiera hace falta bañarlo gracias a su sólido pelo doble.

perro lobo checoslovaco © Cinzia / stock.adobe.com
El perro lobo checoslovaco no es exigente en cuanto a su alimentación.

¿Qué come?

En cuanto a su alimentación, el perro lobo checoslovaco es muy poco exigente. Suele sentarle bien cualquier alimento de calidad, ya sea pienso, comida húmeda, comida casera o alimentos crudos (método barf). Lo importante es que la comida contenga todos los nutrientes que necesita.

Lo que tu perro necesita depende de la edad, el peso, el tamaño, la actividad y otras condiciones vitales. Si aún es joven, hace mucho deporte o vive fuera en invierno, necesita un alimento más sustancioso que uno mayor.

Echa un vistazo a la tabla nutricional y habla con el veterinario para averiguar las necesidades individuales de tu perro.

Salud

Salud: propenso a la displasia de cadera

Cuando nació la raza, hubo algunas fases de endogamia, lo que hizo que aparecieran enfermedades hereditarias. Una de las que sufre el perro lobo checoslovaco con frecuencia es la displasia de cadera.

Sin embargo, los criadores serios someten a todos los cachorros a pruebas de esta enfermedad. La raza también es propensa a las patologías típicas del pastor alemán.

Esperanza de vida

Con chequeos regulares y una buena tenencia y cuidados, el perro lobo checoslovaco puede vivir entre trece y dieciséis años.

Compra

Compra de cachorros

Ponte a buscar un criador solo cuando toda la familia esté de acuerdo con que el lobo checoslovaco es el perro ideal para vosotros. Sin embargo, incluso entonces puede que tardéis un tiempo en poder tener un cachorrito en casa.

Las perras de esta raza solo tienen camadas una vez al año, por lo que la espera puede ser larga. Aprovecha este tiempo para reflexionar tranquilamente sobre la compra. Además, conviene que conozcas mejor al criador y hagas todos los preparativos en casa.

No solo necesitarás mucha comida y accesorios para perros, sino también hacer que la casa sea a prueba de cachorros. El perro lobo checoslovaco es extremadamente temperamental y a los cachorros, concretamente, les gusta poner a prueba sus límites. Lo mejor es que retires todos los objetos de valor que puedan romperse antes de que llegue el peludo.

¿Cuánto cuesta?

Un perro lobo checoslovaco de un criador ético cuesta entre 1100 y 1500 euros.

Historia y cría: experimento biológico arriesgado

La historia de esta interesante raza se remonta a un experimento biológico muy arriesgado de la década de 1950. En la antigua República Socialista de Checoslovaquia, el biólogo Karel Hartl cruzó pastores alemanes con lobos de los Cárpatos. El encargo se lo había dado el ejército. Este quería perros de servicio primigenios que estuvieran mejor adaptados al clima extremo de las regiones fronterizas elevadas checas. Además, los perros debían presentar una agudeza especial.

Lo que interesaba a Hartl, que al principio no pretendía crear una raza con sus experimentos, era el aspecto científico. También quería concentrarse en los resultados sobre fertilidad y las propiedades anatómicas de ambas razas.

Brita, loba y primera madre

En instalaciones de la seguridad fronteriza de la República Socialista de Checoslovaquia tuvieron lugar los cruces entre 24 pastores alemanes cuidadosamente seleccionados y cuatro lobos de los Cárpatos. Pasaron tres largos años hasta que llegó la primera camada, el 26 de mayo de 1958. La loba Brita, la primera madre del perro lobo checoslovaco, había rechazado todas las cubriciones hasta entonces. Además, había herido a todos los machos de monta. El apareamiento no llegó hasta que el pastor alemán Cézar z Březového háje, agresivo y extremadamente dominante, entró por casualidad en el recinto de la loba.

Mestizos aptos para el servicio

Hartl siguió apareando los híbridos de lobo y perro de la primera generación con pastores alemanes. Esto hizo que, con los años, aparecieran cuatro líneas de cría, en las que fue cruzando más mestizos. El último cruce con lobos tendría lugar en 1983.

En la primera generación ya se pudo constatar cierta capacidad de adiestramiento. Sin embargo, los híbridos seguían siendo demasiado reservados y agresivos para usarlos en el ejército.

No fue hasta la quinta generación que se pudieron usar unos cuantos como perros de servicio. Sin embargo, los perros solo entablaron vínculos con las personas tras una socialización temprana y exhaustiva.

Este esfuerzo era excesivo para el ejército, que desistió de su deseo de una nueva raza de perros de servicio. En 1971 prácticamente se paralizó la cría del perro lobo checoslovaco, lo que hizo que se matara a muchos híbridos.

El camino al reconocimiento

Después de que el ejército retirara su encargo, la cría del perro lobo quedó suspendida durante mucho tiempo. Diez años después, en 1982, un grupo de criadores y cinólogos fundaron el club del perro lobo checoslovaco. Con esto, se retomó la cría de la raza.

La federación cinológica de la República Socialista de Checoslovaquia pronto reconoció los resultados como la nueva raza nacional. La FCI siguió su ejemplo en 1989 con un reconocimiento provisional, que culminaría en el reconocimiento definitivo en 1999.

Desde entonces, se presenta con el número de estándar de la FCI 332, en el grupo 1 (perros de pastor y perros boyeros), sección 1 (perros de pastor).

Artículos relacionados
Nuestros artículos más útiles
7 min

Golden retriever

El golden retriever es una de las razas más populares, sobre todo para familias. Pero su capacidad de aprender no es la única cualidad que lo caracteriza. En este artículo aprenderás todo lo que hay que saber sobre el golden retriever.

9 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? No te dejes engañar. El pinscher miniatura es todo un hombrecito. Si estás buscando un perrito faldero dulce y tranquilo, el pinscher miniatura no es para ti. A pesar de su tamaño, tiene una gran necesidad de hacer deporte y moverse, y lleva a su cuidador siempre al trote.

11 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.