Cotón de Tuléar

coton de tuléar

Belleza de Madagascar

En tiempos coloniales franceses, el pequeño y precioso cotón de Tuléar era un perro de la clase alta en Madagascar. Afortunadamente, hoy día hechiza a mucha más gente con su carácter encantador y su aspecto original. Sin embargo, en función de dónde se viva, hay que recorrer muchos kilómetros para conseguir un ejemplar de este perro: el cotón de Tuléar sigue siendo una rareza en la actualidad.

Suave como el algodón

Este engatusador conquista el corazón de muchos amantes de los animales a simple vista, ya que dan ganas de achucharlo. No es de extrañar que la primera parte de su nombre describa una característica patente de la raza: coton es una palabra francesa que significa algodón, una referencia al exterior suave de este perro de unos 6 kg. El pelo suave siempre es blanco, aunque se admiten manchitas de color amarillo limón o gris. Estas manchas se pueden encontrar sobre todo cerca de las orejas caídas. Según el estándar, el pelaje no debe ser áspero al tacto. Debe ser abundante y puede estar ligeramente ondulado. La nariz suele ser negra, aunque se admite una coloración marrón. Los ojos, muy separados, los tiene negros o marrones. Tiene una altura de hombro de 28-30 cm y el estándar prevé que el perro siempre sea más largo que alto.

Historia exótica

La segunda parte de su nombre hace referencia al origen del perro: de Tuléar, aunque hoy el nombre común para la provincia y la ciudad homónima del suroeste de Madagascar es Toliara. Cuenta la leyenda que un barco naufragó a orillas de la costa de Madagascar hace mucho tiempo. Los bichones que viajaban en él se salvaron y se convirtieron en los antepasados del cotón de Tuléar actual. Sin embargo, lo más probable es que la historia sea bastante menos espectacular. Seguramente, los antepasados del pompón malgache llegaron a la isla con funcionarios franceses durante el colonialismo (1895-1960). Lo cierto es que está emparentado con el bichón frisé, el bolognese, el bichón habanero, el bichón maltés y el pequeño perro león.

En Madagascar, el cotón de Tuléar era un compañero y un objeto de prestigio de la rica clase alta francesa. Después del periodo colonial, los amantes de esta raza siguieron criándola en Francia, mientras que en Madagascar cayó en el olvido. Hoy día aún viven allí descendientes salvajes de estos perritos falderos. En Francia, este perro de algodón fue adquiriendo popularidad y en el resto del mundo también va creciendo el número de aficionados. La FCI reconoció al cotón de Tuléar como raza independiente en 1970. Su patria original es Madagascar, aunque el patrocinio se asignó a Francia. Esto tuvo como consecuencia que la asociación de cría francesa desarrollara el estándar. Sin embargo, algunos criadores aún vuelven la vista a África: de vez en cuando se utilizan ejemplares salvajes para renovar la raza y ampliar al patrimonio genético.

coton de tuléar

Alegre y mullido

El estándar subraya explícitamente lo importante que es el carácter. Este alegre perro es mullido y suave tanto por fuera como por dentro. El cotón de Tuléar es un perro manso y tierno que se adapta a cualquier situación. Le gustan los niños y suele llevarse bien con otros animales, especialmente otros perros. Sin embargo, hay que tener cuidado con los roedores. Ante los desconocidos se muestra más curioso que desconfiado, lo que no le impide anunciarlos a voz en grito. Suele ladrar bastante, pero con un buen adiestramiento se pueden controlar los ladridos estridentes. Un perro cotón de Tuléar equilibrado siempre está dispuesto a vivir aventuras y contagia su buen humor. Si hace suficiente ejercicio, por mucha curiosidad y ganas de aventura que tenga, nunca se pondrá histérico. Aplicando la perseverancia necesaria, el adiestramiento de este perro es fácil incluso para principiantes. Una escuela canina puede ser muy útil.

Las actividades preferidas del cotón de Tuléar

Como todos los bichones, el cotón de Tuléar no necesita hacer mucho deporte dando largos paseos. Sin embargo, le encanta jugar y retozar al aire libre. Por supuesto, te acompañará encantado cuando sea adulto a hacer caminatas. No obstante, debido a su tamaño, no puede seguirte en tus rutas en bicicleta o de footing, ya que son demasiado rápidas para él. Ojo con las actividades en el campo: no suele separarse de su cuidador, pero si atisba un ratón, puede que no te haga ni caso. Algunos ejemplares son cazadores de ratones empedernidos. Entrena con él la capacidad para responder a tu llamada desde cachorro. El dog dancing y el agility para perros pequeños son actividades excelentes para este perro. Además, le encanta aprender trucos. Por ejemplo, puedes probar el adiestramiento con clicker.

Salud y alimentación

Como muchos perros pequeños, el cotón de Tuléar también es propenso a los problemas de rótula, concretamente la luxación rotular. Busca a un criador que valore la prevención sanitaria y solo utilice animales que no presenten este defecto. Como con todas las razas, un criador serio es la mejor inversión en la salud de tu perro. Por lo demás, el perro cotón de Tuléar tiene una salud de hierro. Sobre todo en verano, asegúrate de que no se caliente mucho y ofrécele acceso a zonas frescas.

Además del ejercicio para cuerpo y mente acorde a la especie, también contribuirás a su salud con una alimentación adecuada. Como todos los perros, el cotón de Tuléar necesita una comida con mucha carne. Descarta las variedades con cereales y asegúrate de que la carne sea el primer ingrediente de la lista, tanto en la comida húmeda como en el pienso. Si vas a cambiarle la comida, hazlo de manera paulatina mezclando cada día un poco más de la nueva con la antigua. Así, evitarás que tenga reacciones de hipersensibilidad. Dale la comida para cachorros dividida en cuatro raciones como máximo durante el día. Cuando sea adulto, basta con darle dos raciones. Como es difícil verle la cintura, es conveniente que lo peses regularmente para saber si ha adelgazado o engordado. Así, podrás actuar a tiempo. Recuerda que tu perro debe tener siempre agua fresca a su disposición.

Tiempo para la belleza

Por muy sencillo que sea el cotón de Tuléar en otras cosas, el cuidado de su pelo ya es algo más laborioso. El pelaje suave de este perro requiere cepillados diarios para no enredarse. Consejo: humedécele el pelo siempre antes de cepillarlo, por ejemplo, con un espray de peinado. Así, evitarás que los finos pelos se rompan.

También hay que bañarlo regularmente. Lo mejor es que lo acostumbres a este ritual de belleza desde cachorro. Antes de meterlo en la bañera (las de bebés van muy bien por su tamaño) debes haberlo peinado y cepillado. De lo contrario, se podrían formar enredos. Con un champú canino suave y un acondicionador, el cuidado del pelo es mucho más fácil en los días posteriores. Al menos, no tiene subpelo bajo la frondosa capa de pelo exterior, por lo que apenas pierde pelo. Esto te ahorrará bastante tiempo de limpieza en comparación con otras razas. Examínale las uñas cada dos semanas para ver si hace falta cortárselas. Con frecuencia, las razas ligeras como esta no se desgastan las uñas suficientemente rápido, por lo que deberás ayudarlo para evitar que se haga daño.

¿Con quién encaja un cotón de Tuléar?

El perro cotón de Tuléar encaja con mucha gente. Gracias a su carácter sencillo y juguetón, es un perro ideal para familias. Pero también los solteros y las personas mayores pueden disfrutar de la compañía de este encantador peludito. Los importante es que este perro tan apegado nunca se quede solo mucho tiempo. Le encanta la compañía de su manada y se marchita si no tiene contacto con nadie durante largos periodos. Para los que trabajan en una oficina, solo es adecuado si se lo pueden llevar al trabajo.

Quien quiera tener un cotón de Tuléar no debe ver el cuidado del pelo como una mera tarea necesaria. Debe disfrutarlo, ya que se convertirá en un ritual diario durante muchos años desde la llegada del perro. Los principiantes también pueden convivir armoniosamente con este simpático amiguito. Por cierto: dado que el perro cotón de Tuléar no pierde pelo, puede ser apto para algunos alérgicos. Sin embargo, si eres alérgico a los perros, debes hablar con el médico antes de que llegue el perro e intentar pasar todo el tiempo que puedas con ejemplares de la raza para averiguar si puedes tener uno o no.

coton de tuléar

¿Dónde puedo encontrar un cotón de Tuléar?

Aunque el cotón de Tuléar ya no es una rareza exclusiva de la alta sociedad malgache, no es muy frecuente. Por eso, según dónde vivas, es posible que tengas que buscar o esperar un poco para encontrar uno. En España, por ejemplo, es más difícil de encontrar que otras razas más comunes, como el bichón maltés. Sin embargo, vale la pena recorrer muchos kilómetros o esperar mucho tiempo para comprar un cachorro de un criador ético que se preocupe por la salud y el carácter del animal. Los criadores serios no solo se distinguen por sus conocimientos, sino porque invierten mucho tiempo y dinero en la cría para obtener ejemplares sanos y felices. Nunca compres a criadores que no trabajen con documentación. El cachorro se mudará a tu casa como muy pronto con ocho semanas de vida.

¿Te has enamorado del aspecto y el carácter del cotón de Tuléar, pero prefieres un animal adulto? Desgraciadamente, es difícil encontrar uno de pura raza en las protectoras. No obstante, vale la pena echar un vistazo, ya que a veces tienen bichones o mezclas muy similares que buscan familia. ¡Quién sabe si uno de ellos conquistará tu corazón! Lógicamente, internet es el mejor punto de partida. Busca en páginas de organizaciones especializadas en bichones. Puede que haya algún que otro cotón de Tuléar que se haya quedado sin casa por el motivo que sea. Si no encuentras ninguno, echa un vistazo a otras razas tipo bichón. El bichón maltés o frisé no es menos encantador y tiene un carácter similar. En cualquier caso, pide información a la entidad sobre el carácter y los antecedentes del perro. Si es posible, conócelo dando un paseo juntos para que os podáis olfatear mutuamente.

Preparativos para la llegada

¿Has encontrado al perro de tus sueños y va a llegar próximamente a tu casa? ¡Enhorabuena! Aprovecha la espera para hacer los preparativos. Por ejemplo, busca una escuela para perros, lee sobre adiestramiento canino o refresca tus conocimientos sobre cachorros. La selección del equipamiento básico también es un preparativo importante para que el peludo se sienta a la perfección desde el principio: camascomederostransportines, una correa con arnés o collar y juguetes variados. Compra también todos los accesorios para el cuidado corporal de tu nuevo amiguito: peine, cepillo, peine antipulgas, pinzas quitagarrapatas, champú y acondicionador para perros. Conviene que tengas todo esto en casa antes de la llegada.

Nuestros artículos más útiles
11 min

Golden retriever

El golden retriever es un perro familiar de tamaño mediano y al que le encantan los niños: muy cercano a las personas y dócil, pero también requiere de cuidados del pelaje y muchas salidas al exterior.
11 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.
11 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? ¡No nos engañemos! El pinscher miniatura ―también conocido como pinscher mini, pin min, pinscher enano o Zwergpinscher― es un «gran» perro. Quien desee un adorable y tierno perrito faldero se equivoca con el pinscher mini. A pesar de su tamaño, a este perro familiar tan despierto le encanta la actividad y el deporte y, en muchos sentidos, mantendrá a sus dueños muy ocupados.