Boyero de Entlebuch

Boyero de Entlebuch

El corpulento boyero de Entlebuch es el más pequeño de los cuatro boyeros.

El boyero de Entlebuch es el más pequeño de los boyeros y presenta el mismo dibujo tricolor que ellos. Pese a su tamaño compacto, es muy ágil y rápido. Como antiguo perro pastor que era, en un entorno familiar necesita suficiente ejercicio y entretenimiento.

¿Un perro pastor como perro de compañía?

En el fondo, el boyero de Entlebuch sigue siendo un perro pastor cuyo deber primordial es proteger a su rebaño. Todo lo bondadoso y cariñoso que se muestra en la familia lo tiene de inaccesible y desconfiado ante los intrusos. Anuncia la presencia de las visitas con fuertes ladridos y les demuestra claramente que no les quita ojo. Con una socialización temprana y un adiestramiento firme, es posible controlar su instinto natural de pastoreo y protección. De esta manera, entenderá que los invitados son bienvenidos en casa.

Normas de juego con los niños

Una vez que te hayas ganado su confianza, enseguida te deleitará con su carácter cariñoso y juguetón. Además, los niños le gustan mucho. No solo hace gala de una enorme resistencia jugando con ellos, sino también de paciencia. Nada le parece demasiado y nada le sienta mal. Sin embargo, el peludo debe aprender las normas de juego con los niños desde el principio. En efecto, su energía desbordante puede llegar a derribarlos, literalmente. Además, su instinto de protección, particularmente marcado con los miembros más débiles de la familia, no debe llevarse al extremo.

No es perro para amantes del sofá

Si quieres tener al boyero de Entlebuch como mero perro familiar, deberás ofrecerle alternativas a su antiguo trabajo de pastor. Los deportes como el agility, el frisbee, el rastreo o las competiciones son excelentes para ejercitarlo y estimularlo física y mentalmente. Así pues, es un perro ideal para familias activas con tiempo y ganas de hacer ejercicio con su peludo.

Aspecto

Con una altura de cruz de 44-52 cm (machos) o de 42-50 cm (hembras), el boyero de Entlebuch es un perro mediano. Debido a su tamaño compacto, el más pequeño de los boyeros también puede vivir en la ciudad. La condición es que pueda hacer suficiente ejercicio y esté entretenido. Este perro no tiene nada que envidiar a sus parientes (boyero de Berna, boyero de Appenzell y gran boyero suizo).

Perro tricolor precioso

El elemento común más claro entre los cuatro perros de montaña suizos es el típico dibujo tricolor del pelaje. Como un abrigo, el color de base negro cubre el tronco, el cuello, la cabeza y la cola. De este modo, crea un precioso contraste con las marcas blancas y rojo pardo, que se extienden simétricamente desde la frente hasta el pecho. Además, los ojos dobles también son típicos de los boyeros, que surgen por las manchas rojo pardo sobre los ojos.

Fortachón ágil

A diferencia del pelo largo del famoso boyero de Berna, el del boyero de Entlebuch es corto y doble. Está muy ceñido y, por su estructura dura y brillante, resalta el cuerpo fuerte y musculoso. Este tiene una forma ligeramente alargada debido al lomo extraordinariamente largo. Pese a su peso nada desdeñable, de 20-30 kg, que le confiere un aspecto ligeramente rechoncho y fornido, es extremadamente rápido y ágil.

¿Cola larga o naturalmente corta?

Como en la mayoría de países está prohibida la amputación caudal, el boyero de Entlebuch lleva la cola larga actualmente. Suele caer recta y no está enroscada, como en el boyero de Appenzell. No obstante, alrededor del diez por ciento de los cachorros nacen con una cola naturalmente corta. Como esto se debe a un defecto genético, estos ejemplares apenas se utilizan para la cría.

Boyero de Entlebuch © Christian Müller / stock.adobe.com
Las pequeñas manchas rojo pardo sobre los ojos son típicas del boyero de Entlebuch.

Historia

La patria del boyero de Entlebuch se encuentra en los valles del Entlen y del grande y pequeño Emme. Estos se hallan en los cantones suizos de Lucerna y Berna. No solo servía a los ganaderos y pastores de allí pastoreando y arreando el ganado. Además, trabajaba como vigilante y protector eficaz de las fincas ganaderas.

En 1889 se mencionó la raza por primera vez con el nombre perro de Entlebuch. En 1914 se inscribieron los primeros cinco ejemplares en el libro de registro suizo (SHSB). Sin embargo, en los años siguientes apenas se diferenció entre el boyero de Entlebuch y el de Appenzell. El inicio de la cría pura se debe agradecer al cinólogo suizo B. Kobler. En efecto, el Klub für Entlebucher Sennenhunde se fundó en 1926 en respuesta a su iniciativa. A pesar de los esfuerzos del Dr. Kobler tras la Primera Guerra Mundial de buscar perros aptos para la cría, la raza evolucionó a marchas forzadas. Esto lo demuestra el bajo número de inscripciones en el libro de registro.

Cría y salud

Pese a sus inicios vacilantes y los nuevos contratiempos en la Segunda Guerra Mundial, el boyero de Entlebuch pudo asentarse como raza independiente. Hoy día es frecuente encontrarlo en Suiza, pero también en Alemania y Austria. Además, tiene admiradores en América y otros países europeos. Sin embargo, sigue siendo una raza poco frecuente en comparación con otras, como el boyero de Berna.

Mayor peligro de enfermedades hereditarias en crías de riesgo

La población reducida y el consiguiente bajo número de perros aptos para criar afectan a la salud de la raza. Las crías de riesgo, en las que se presta menos atención a la salud que a las características externas, puede suponer la falta de viabilidad genética para numerosas enfermedades hereditarias. Entre estas, cabe mencionar la displasia de cadera, altamente extendida, y las enfermedades oculares, como la PRA y el glaucoma.

Compra

Por suerte, existen numerosos exámenes médicos y test genéticos que pueden reducir el riesgo de aparición de estas enfermedades. Con la exclusión de la cría de padres con antecedentes, se ha mejorado considerablemente la salud de los perros recientemente. Si te interesa comprar un cachorro, acude a un criador responsable cuya prioridad sea la salud de los animales. Aléjate de los cachorros que se anuncian en internet o en anuncios clasificados a precios de ganga. Los gastos veterinarios para el tratamiento de posibles enfermedades hereditarias pueden superar enseguida lo ahorrado en el precio de compra.

Solo criadores serios

Lo más importante de una cría seria no es un precio razonable de los cachorros (de 1100 o 1200 euros). Además, la presencia de toda la documentación, la tabla genealógica, los certificados médicos y las vacunas, así como la experiencia del criador con la raza son factores decisivos a la hora de elegir criadero. Para aclarar y evaluar estos aspectos, es indispensable que conozcas al criador antes de la compra. Una charla en persona y la visita del lugar in situ son la única manera de convencerte de su profesionalidad.

Toma nota de lo siguiente:

  • El criador te invita a su casa, te enseña el criadero y los perros (sobre todo a la madre), y responde a todas tus preguntas de buena gana.
  • No te extrañe si él también te hace preguntas personales sobre tu situación, familia, trabajo, hogar o aficiones. Un criador responsable que se desviva por su trabajo quiere saber en manos de quién acaban sus cachorros. Pregúntale por su motivación para criar al boyero de Entlebuch.
  • Los perros cuentan con una tabla genealógica que demuestra que la mayoría de perros de esta línea han sido longevos.
  • Los padres se han sometido a todas las pruebas médicas necesarias y recomendadas. Estas incluyen pruebas de displasia de cadera y codo, osteocondrodisplasia, test oculares (glaucoma, cataratas, PRA y entropión), luxación de rótula y ecografías cardíacas y renales.
  • Los cachorros están vacunados, tienen el chip y se entregan con la documentación certificada.
Boyero de Entlebuch © Sabine Glässl / stock.adobe.com
El boyero de Entlebuch necesita moverse mucho, por lo que no es un perro casero.

Alimentación

Es un hecho que una buena predisposición genética, sin indicios de enfermedades hereditarias, y las vacunas prescritas aumentan la probabilidad de una vida larga y sana del boyero de Entlebuch. Sin embargo, la genética y las vacunas no son lo único que deciden su esperanza de vida. Después de todo, la tenencia, los cuidados y la alimentación también influyen en el desarrollo y la salud del cachorro.

Alimentación para cachorros

Es recomendable seguir dándole al cachorro la comida del criador durante un tiempo. Esta está perfectamente adaptada a las necesidades de los perros jóvenes. Al fin y al cabo, los cachorros tienen una demanda nutricional diferente de la de los adultos. Si le acabas cambiando la comida con el tiempo, hazlo gradualmente para que el estómago tenga tiempo de acostumbrarse. Mientras el perro se encuentre en fase de crecimiento, debes evitar un aporte de proteínas excesivo. Un exceso de proteínas y una proporción de nutrientes incorrecta pueden provocar un crecimiento demasiado rápido. A la larga, esto ocasiona enfermedades y problemas en las articulaciones.

Alimentación para perros adultos

La alimentación del boyero de Entlebuch no se diferencia de la de otras razas. Como todos los perros, proviene del lobo y, como carnívoro natural, debe comer mucha carne. La carne debe ser de buena calidad y de una producción rastreable. Además de la carne, la comida debe contener verduras, arroz o fruta. Si le preparas la comida en casa (cocinándola o con el método barf, es decir, cruda), tendrás un mayor control de la composición, origen, calidad y frescura de los ingredientes. Esto, aparte de tiempo, requiere conocimientos fundados de alimentación canina y de las necesidades de tu perro.

Si no dispones de tiempo, es mejor que recurras a la comida preparada en forma de pienso o comida húmeda. No te preocupes, ya que puedes alimentar a tu perro de forma saludable con estos productos. Lo importante es que no confíes exclusivamente en las promesas del fabricante, sino que leas los componentes en el envase. Los cereales, endulzantes, conservantes químicos o potenciadores del sabor artificiales en grandes cantidades no deben estar presentes. Efectivamente, estos son indicadores de mala calidad.

Plan nutricional personalizado

Si no estás seguro/a de qué alimentación elegir para tu boyero de Entlebuch, habla con el criador o el veterinario. Ellos podrán crear una dieta personalizada para tu perro. Al fin y al cabo, las necesidades de un perro dependen de muchos factores. Para encontrar la alimentación adecuada, no solo hay que tener en cuenta la raza y el sexo, sino también el peso, la edad y el nivel de actividad.

Tenencia y cuidados

Unos cuidados correctos y una tenencia acorde a la especie también contribuyen al bienestar del boyero de Entlebuch. Los cuidados son bastante sencillos, ya que el pelo doble corto suele limpiarse solo y solo requiere cepillados esporádicos. El entretenimiento de este perro ya es un poco más laborioso. Estos perros tan vivos e inteligentes necesitan hacer suficiente ejercicio y tareas con sentido para ser felices.

Tareas para el boyero de Entlebuch

Si no tienes un rebaño que el perro pueda pastorear, deberás pensar en otras cosas para este currante nato. Además de participar en deportes caninos o realizar cursos para perros de compañía, salvamento, terapia, rastreo o avalancha, puedes enseñarle cosas cotidianas para que se sienta útil. Por ejemplo, pídele que recoja la ropa sucia y que la coloque delante de la lavadora. También puedes enseñarle a traerte las zapatillas.

No es perro para sosainas

Seguro que se te ocurrirá algo para entretener a tu despierto peludo. Lo que está claro es que no es ningún sosainas ni un perro para gente poco activa. Aunque no puedas llegarle a la suela del zapato en términos de energía y resistencia, como mínimo podrás compartir su gusto por el ejercicio y las actividades conjuntas.

Nuestros artículos más útiles
7 min

Golden retriever

El golden retriever es una de las razas más populares, sobre todo para familias. Pero su capacidad de aprender no es la única cualidad que lo caracteriza. En este artículo aprenderás todo lo que hay que saber sobre el golden retriever.

9 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? No te dejes engañar. El pinscher miniatura es todo un hombrecito. Si estás buscando un perrito faldero dulce y tranquilo, el pinscher miniatura no es para ti. A pesar de su tamaño, tiene una gran necesidad de hacer deporte y moverse, y lleva a su cuidador siempre al trote.

11 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.