Adoptar un perro: ¿macho o hembra?

Adoptar un perro macho o hembra

Lo tienes claro: quieres adoptar un can. Pero aún no has decidido si quieres un perro macho o hembra. Muchas personas que adoptan un animal por primera vez tienen esta duda. Te damos consejos para que te resulte más fácil tomar esta decisión.

¿Los machos son más difíciles de educar?

¿Los machos son rudos y rebeldes? No es así de simple. Hay una clara distinción en cuanto al papel de cada can en la jauría. Los machos están a cargo de defender el territorio. No es de extrañar que tiendan a ser más desconfiados con otros perros. No solo defienden el territorio, también lo marcan. Así los supuestos intrusos saben que no son deseados allí. A los perros machos les gusta pelearse con otros canes, sobre todo, durante la pubertad. Pero esto no es porque sean agresivos. Necesitan determinar su rango y estar preparados para posibles peleas serias. Es decir, entrenan con estas peleas que no son más que un juego. La educación y la socialización son determinantes para las razas de perros más dominantes.

Perro macho o hembra: ¿quién es más afectuoso?

En general, los machos son más cercanos que las hembras. Además, los machos suelen ser juguetones incluso cuando son mayores, aunque esto también sucede con algunas hembras. Las perras suelen ser más cuidadosas cuando juegan con niños, mientras que los machos los ven como compañeros ideales para retozar y pelear. Pero todas estas declaraciones son solo tendencias. Con muchos perros no es posible saber si son macho o hembra por su comportamiento.

Dimorfismo sexual

En muchas razas de perros los machos son visiblemente más grandes y pesados que las hembras. La complexión también puede ser bastante más musculosa. Aunque en las razas pequeñas, como el chihuahua, esto casi no se aprecia, en las razas grandes puede haber una diferencia superior a 10 kilos. Dependiendo de las razas y los cruces, también es posible que una hembra grande supere a un macho pequeño de la misma raza.

El celo de una perra

Dependiendo de la raza, las perras alcanzan la madurez sexual entre los seis y los doce meses. Es entonces cuando entran en celo por primera vez, el cual puede durar varias semanas. A partir de ahí entran en celo una o dos veces al año. Aquí se diferencian varias fases:

Proestro

Mientras los óvulos maduran en el cuerpo de la perra, esta informa al entorno de que se aproximan sus días fértiles: marca el entorno y trae de cabeza a los machos con sus feromonas. Durante este periodo la hembra también mancha. Puede que te encuentres gotas de sangre por la casa. La cantidad de sangre que suelta depende de cada can. Algunos cuadrúpedos limpian la sangre de inmediato, por lo que es posible que ni te des cuenta. Otros, en cambio, pueden necesitar protección durante esta etapa. Es posible que la perra esté desconcentrada. Como máximo, el proestro dura unos 10 días.

Estro

La ovulación inicia la fase de calor, que puede durar hasta diez días más. Esta etapa puede suponer un reto para quienes tienen perras, pues, en general, no les interesan los snacks, ni los juegos o entrenamientos. ¡Solo quieren un macho! A estos les invita mostrándoles su trasero. Durante esta fase no les gusta rodearse de otras hembras. Muchas alejan a la competencia con insistencia. Algunas perras enamoradas marcan el entorno con intensidad para atraer aún más. Consejo: durante este periodo es mejor que uses la correa en lugar de dejar que camine sola, pues incluso la hembra más obediente puede no hacer caso en esta fase. Una vez superada la fase de calor, la hembra se va tranquilizando y deja de ser interesante para los machos.

Adoptar un perro macho o hembra

Diestro

Si la perra no se aparea y por lo tanto no está preñada, unas semanas después del celo puede tener un embarazo psicológico. Este es un proceso natural que resulta útil en la manada de lobos: las hembras con un embarazo falso producen leche y pueden ayudar a la líder a criar a sus cachorros. En la mayoría de las perras la falsa gestación casi no se nota. Muestran instintos de construcción del nido o lamen sus juguetes de peluche. No es necesario que hagas nada al respecto. No obstante, algunas hembras pueden tener problemas de conducta: se ponen nerviosas, agresivas o bajan de peso. Si la perra defiende su juguete con mordiscos o le baja gran cantidad de leche habla con tu veterinario.

¿Los machos marcan todo?

El perro orina varias veces en todos los paseos. La mayoría de los que tienen un macho conocen este comportamiento. Las zonas de marcaje más populares son las esquinas de las casas, las bocas de incendio o las farolas. Pero con una buena educación el perro aprende con rapidez que los coches o las paredes, por ejemplo, están prohibidos. Impide con consecuencia que tu perro marque las propiedades de los vecinos. En cambio, anima a tu perro a orinar en los árboles y en las áreas verdes.

Tener dos perros: ¿quiénes se llevan mejor?

También en este caso hay excepciones, pero, en general, un macho y una hembra se llevan mejor que las parejas del mismo sexo. Estas suelen verse como competencia, lo que puede provocar desacuerdos. Sin embargo, muchos equipos de perros armoniosos demuestran que también es posible de otras formas. Los animales del mismo sexo, sobre todo, se llevan bien cuando se crían juntos.

¿Qué cambios provoca la castración en machos y hembras?

Muchos de los que tienen perro quieren saber si mediante la castración se pueden evitar los posibles desafíos que el respectivo sexo trae consigo. Esto es muy poco frecuente y debe ser discutido en detalle con el veterinario y un entrenador de perros. La castración no es un remedio para todo, sino un procedimiento serio que puede cambiar el carácter del perro. Una castración solo tiene sentido por razones de salud, por un aumento de la agresividad o por un impulso sexual fuera de lo normal. En la actualidad, los veterinarios pueden comprobar con un implante hormonal los efectos que puede tener la eliminación de las hormonas masculinas en el carácter de un macho. Algunos perros se vuelven ansiosos e inquietos, por lo que una castración no es aconsejable. Para otros puede ser favorable.

La castración hace que el índice metabólico disminuya, con lo que muchos animales tienden a subir de peso. Sin embargo, la decisión de castrar a un perro nunca debe tomarse a la ligera.

La decisión: un perro macho o hembra

Las diferencias de carácter entre una hembra y un macho tienen un papel mucho menos importante que las características relacionadas con la raza o la educación. En resumen, pero teniendo en cuenta que esto no se aplica a todos los perros:

Machos:

  • se les considera más afectuosos, pero son más peleones
  • suelen ser dominantes con sus semejantes
  • marcan el territorio (con más frecuencia que las hembras)
  • en muchas razas son más fornidos que las hembras

Hembras

  • tienden a ser más independientes
  • se les considera muy nobles con los niños
  • entran en celo de una a dos veces al año
  • dependiendo de la raza son más pequeñas y delicadas

Si te decides por un cachorro puedes pensarte bien qué importancia le das a estos aspectos. Lo mejor es que te dejes aconsejar por el criador sobre cuál es la cría de la camada más adecuada para ti. En caso de adoptar un perro de una protectora de animales u otro can adulto, ya es posible saber mucho sobre si el peludo tiene características típicas masculinas o femeninas. Los estereotipos de género tienen un papel secundario en la decisión. Mantén la mente abierta respecto a tu nuevo compañero canino, ¡no importa si es macho o hembra!

Nuestros artículos más útiles

¿Cómo saber si mi perro es feliz? 10 signos de felicidad canina

¿Cómo puedo estar seguro de que mi perro es feliz? ¿Lo estoy haciendo bien y le estoy dando una vida con la que esté satisfecha? Todos nos hemos planteado estas preguntas alguna vez. La probabilidad de que tu peludo sea feliz es bastante alta, si disfruta de su tiempo. Puedes conseguir esto haciendo actividades con él como jugar o practicar deporte. Además —y esto no nos cansaremos de recordarlo—, es importante que le des comida de calidad, para que tenga una buena salud física y mental, que le hará estar de buen humor. Hoy se sabe también que la felicidad de los perros está muy ligada a sus hormonas.

Tener dos perros en casa

A diferencia de los conejos o de los loros, los perros no tienen por qué tener necesariamente un compañero de su misma especie, pues tú ya eres su principal apoyo. No obstante, es cierto que muchos adoran convivir con otro perro o incluso con varios. La ventaja de tener más de un can en la familia es evidente: tu peludo siempre tendrá a alguien con quien jugar. Si están bien educados, pasear dos perros no supone un problema ni tampoco su alimentación ni sus cuidados. Sigue leyendo para saber los pros y los contras de tener dos perros y la mejor manera de crear una buena relación entre ellos.