Cómo combatir las algas verdes en el acuario

algas verdes

Ningún otro tipo de alga produce tantos tipos diferentes como las algas verdes. Muchas de ellas son totalmente inofensivas o apenas aparecen en el acuario. Sin embargo, hay unas pocas especies que pueden convertirse en una auténtica plaga. ¿Cómo deshacerse definitivamente de esta capa verde que avanza despiadadamente por los cristales, las plantas, la grava y las raíces?

En cantidades moderadas, sin problema

¿Un acuario totalmente exento de algas? Esto es lo que les gustaría a muchos dueños de acuarios, pero, por desgracia, es utópico. En definitiva, las algas forman parte de nuestra vida en la Tierra, como las bacterias, los virus y otros microorganismos. Ni siquiera un sistema cerrado como un acuario puede estar completamente exento, por mucho que se cuide y se limpie. Y tampoco tiene que estarlo, ya que tienen una razón de ser y, en cantidades moderadas, pueden ser incluso útiles. Contribuyen a mantener el equilibrio ecológico del acuario convirtiendo el CO2 en valiosa biomasa y sirven de alimento para los peces limpiadores.

¿Demasiadas algas verdes en el acuario son nocivas?

Cuando las algas se apoderan del acuario es una señal de que las proporciones de nutrientes están desequilibradas. Un suministro excesivo de CO2 o un valor de nitrato o fosfato elevado acaban con las plantas del acuario. En cambio, las robustas algas siguen creciendo alegremente incluso en condiciones adversas, desbancando su competencia vegetal aún más. Si todos los cristales, plantasadornos y el fondo están cubiertos de esta película de algas verdosa, no solo queda feo, sino que puede dañar las plantas y peces a la larga. Así pues, tu intervención no solo es necesaria por motivos estéticos. Pero ¿cómo dominar la plaga de algas verdes? ¿Cómo limitar el crecimiento de algas y qué puede ayudar de forma permanente?

¿Qué especies de algas verdes hay?

Antes de declararles la guerra a las algas verdes en el acuario, vale la pena echar un vistazo a las diferentes especies que hay. Como es lógico, no podemos presentarte las 8000 especies que existen, pero, como la mayoría nunca o casi nunca aparecerán en tu acuario, por suerte no será necesario. Las seis especies siguientes tienen una gran relevancia para el mundo submarino autóctono. Todas pertenecen a la familia de las algas verdes y aparecen frecuentemente en el acuario de formas muy diversas:

  • Algas filamentosas

Como su nombre indica, las algas filamentosas son bastante fáciles de reconocer por sus hilos verdes de 5-20 cm de longitud. Colonizan objetos, plantas, el sustrato, filtros y mangueras. Se pueden eliminar mecánicamente con un palo de madera o un cepillo limpiabotellas limpio. Pero si quieres deshacerte de ellas permanentemente, deberás volver a equilibrar los valores del agua del acuario. La causa más frecuente de la aparición de las algas filamentosas es un suministro excesivo de nutrientes (CO2 y fosfato). Un déficit de nutrientes también puede provocar un incremento de su crecimiento.

  • Algas flotantes

Si el agua del acuario se pone verde de repente, se habla de una proliferación de algas. La causa suele ser el alga verde flotante (Chlorophyta). El enturbiamiento aparece por las numerosas esporas, que suelen desarrollarse (al igual que las algas filamentosas) por un superávit de nutrientes. Demasiada luz solar o un abono deficiente pueden ser los detonantes de la fluctuación del equilibrio nutricional. La proliferación de algas, a diferencia de otros tipos de algas, se puede combatir con un clarificador UVC, que mata las algas que nadan libremente mediante radiación UVC. En general, el resto de plantas no se verán afectadas. A continuación, cambia casi toda el agua y limpia el filtro. Con algo más de paciencia, acabarás dominando las algas flotantes adaptando otra vez los nutrientes del acuario a las necesidades de tus plantas. En el apartado «¿Qué contramedidas puedo tomar?» encontrarás las medidas que debes tomar aquí.

  • Algas punto

Las algas en forma de punto, al principio pequeñas y después más grandes, suelen habitar los cristales del acuario y, con el tiempo —si no se han eliminado antes— les acaban tapando la visión por completo a los peces. Estas duras algas punto también se posan en plantas de hoja grande y crecimiento lento. Sobre todo prefieren las hojas más viejas que, junto con el alga, por suerte se pueden arrancar y retirar fácilmente. La mejor manera de eliminar los depósitos de los cristales es con un limpiador magnético. Dado que la aparición de las algas punto verdes, en sí inofensivas, también suele ser consecuencia de un desequilibrio de nutrientes, tendrás que ponerlas en jaque permanentemente con las contramedidas abajo expuestas. 

  • Algas pelusa, algas piel y algas pelo

Estrictamente hablando, estas tres algas verdes son cada una especie propia, pero, dado que no solo son muy parecidas visualmente, sino que también tienen muchos rasgos comunes, te las presentamos juntas brevemente. Según el nombre concreto, forman depósitos en forma de pelusa o piel con los que cubren piedras o raíces. Estas algas verdes se pueden eliminar mecánicamente fregando y cepillando a fondo los objetos invadidos. Al igual que con las algas filamentosas, con estas también se requiere optimizar los valores del agua de forma permanente.

  • Algas polvo

De manera similar a las algas flotantes, las algas polvo también pueden teñir el agua de verde, pero en este caso, además, se forma un depósito verdoso y polvoriento, sobre todo en los cristales. A diferencia de las algas punto, que también invaden los cristales, pero que solo se pueden eliminar con un limpiador magnético y mucho esfuerzo, las algas polvo se eliminan fácilmente con un paño o esponja. Al contrario que algunas algas verdes persistentes, las algas polvo no plantean grandes problemas.

¿Por qué crecen algas verdes en el acuario?

Todas las algas verdes, independientemente de la especie, no solo comparten el color verdoso, sino también el origen. Una invasión de algas excesiva suele deberse a un desequilibrio de nutrientes en el acuario. En general, el problema es un excedente de nutrientes, lo que significa que se produce más que lo que las plantas del acuario pueden asimilar. Al final, las algas son las que asimilan los nutrientes, propagándose rápidamente como consecuencia. Pero ¿cómo se produce un exceso de nutrientes de este tipo?

algas verdes

Motivos de un excedente de nutrientes

Los peces, las plantas, la luz, el agua, la comida o el abono: todos estos componentes influyen en el equilibrio de nutrientes del acuario. Ya solo los pequeños cambios en estos factores, como un incremento de la radiación solar, la extracción de una planta acuática o una alimentación accidentalmente duplicada, pueden aumentar los valores de CO2, nitrato, nitrito o fosfato. Si tu acuario experimenta un crecimiento de algas intenso, primero debes comprobar los valores del agua. Si las tiras de ensayo o el medidor digital concluyen que hay cierto aumento de nutrientes, primero deberás pensar en qué puede haber causado este excedente. El cuestionario siguiente te ayudará a acercarte un poco más a la causa:

  • ¿Ha habido recientemente un cambio en la duración o la intensidad de la luz? ¿Has cambiado el fluorescente por otro más potente? ¿Has tenido la luz demasiado tiempo encendida (más de 12 horas)? ¿El sol da con más intensidad en el acuario? Un valor de CO2 incrementado suele indicar un exceso de luz.
  • ¿Les has dado demasiada comida a tus peces? Si introduces más comida de la que los peces pueden ingerir, la calidad del agua puede empeorar considerablemente. Además, el mayor número de excrementos consiguiente puede hacer que el valor de nitrato del agua aumente sensiblemente.
  • ¿Ha crecido el número de peces? Si la relación entre el tamaño del acuario y el número de peces no es correcta, el ecosistema puede desequilibrarse. Más peces significan más excrementos, por lo que también aumenta el contenido de nitrato.
  • ¿Has quitado o recortado plantas o bien aún no has colocado muchas en el acuario? Si las algas se propagan en el acuario, esto suele deberse a que las plantas ya no pueden (aún no pueden o ya no pueden) asimilar los nutrientes disponibles.
  • ¿La potencia del filtro es demasiado alta?
  • ¿Has limpiado el acuario con poca frecuencia últimamente?
  • ¿Has hecho un cambio de agua extenso o has reinstalado el acuario? A veces la causa reside en el agua del grifo, p. ej., si presenta un valor de nitrato elevado o está enriquecida con fosfato.
  • ¿Has alimentado más a los peces con comida congelada? La comida congelada suele contener un valor de fosfato más alto que los copos y puede contaminar el agua considerablemente.

¿Qué contramedidas puedo tomar?

Si has averiguado la causa del excedente de nutrientes con el cuestionario anterior, ya puedes implementar las contramedidas pertinentes. Si da demasiado sol en el acuario, por ejemplo, procura que tenga más sombra. Si la causa es una alimentación excesiva, puedes poner a los peces a dieta entre uno y tres días. Si faltan plantas, compra nuevas, preferiblemente de las que crecen rápido, para que mejoren el clima en el acuario. Por desgracia, las causas y, por consiguiente, la lucha contra las algas verdes no siempre son tan claras. En este caso, necesitarás paciencia y perseverancia para parar los pies a las indeseadas algas de forma permanente. Prueba diferentes contramedidas, pero cuidado: no cambies demasiadas cosas de golpe, ya que esto podría aumentar el crecimiento de algas en vez de reducirlo.

Cómo devolver el equilibrio de nutrientes a tu acuario

Para detener el crecimiento desenfrenado de algas verdes y prevenirlo a la larga, deberás devolverle el equilibrio al acuario o, mejor dicho, al balance nutricional que en él reina. Los pasos siguientes, que contienen medidas a corto y largo plazo, te ayudarán a conseguirlo:

  1. Elimina las algas verdes: primero hay que eliminar todos los sedimentos visibles del acuario. Existen varios métodos en función del tipo de alga. Puedes eliminarlas del cristal con una tarjeta de crédito o, con una invasión persistente, con un limpiador magnético. Los objetos decorativos se deben cepillar y aclarar en profundidad debajo del grifo. Las algas filamentosas se pueden eliminar con un palo de madera o un cepillo limpiabotellas. Las algas flotantes, si es necesario, se pueden matar con un clarificador UVC.
  2. Realiza un test del agua: como decíamos anteriormente, antes de combatir las algas debes conocer las causas de su aparición. Si no lo has hecho aún, realiza un test del agua completo con tiras de ensayo o un medidor digital. Solo así podrás estar seguro de si realmente hay un desequilibrio de nutrientes.
  3. Cambia el agua: cambia el 30-50 % del agua. Si el valor de nitrato o fosfato del acuario es elevado, también deberás analizar el agua del grifo. Si está muy cargada, antes de verterla en el acuario la tendrás que mezclar con agua filtrada por ósmosis.
  4. Coloca plantas de crecimiento rápido: para que un ecosistema funcione bien con valores del agua equilibrados es imprescindible contar con plantas que crezcan bien. Las más populares para combatir las algas son la morguelina y plantas de tallo, como la Hygrophila, la Limnophila, la elodea y la Proserpinaca.
  5. Reduce la cantidad de comida: procura poner solo la comida que tus peces realmente consuman. Si es necesario, haz una pausa de alimentación. Un día de ayuno a la semana beneficia tanto a los peces como a la calidad del agua.
  6. Colocar comedores de algas: hay peces que te pueden ayudar a combatir las algas verdes en el acuario. Sin embargo, no a todos les gustan las algas verdes. Las algas punto duras, por ejemplo, apenas las tocan. La lucha contra las algas verdes ha dado buenos resultados con comealgas siameses, caracoles cebra y la gamba Caridina multidentata. No obstante, no hagas un uso exagerado de estos animales. Siempre debes procurar que la población del acuario se ajuste a su tamaño.
  7. Reduce el tiempo o la intensidad de la iluminación:básicamente, una iluminación de 12 horas basta para que las plantas crezcan bien y hagan una competencia seria a las algas. También puede ayudarte una pausa de iluminación de unas dos horas al día para limitar el crecimiento de algas verdes. Si el sol da demasiado en el acuario, quizá deberías cambiarlo de sitio. También puedes oscurecerlo temporalmente con una manta o un cartón para controlar el problema de la luz.

Para acabar, algunos consejos importantes

Muchas de las medidas anteriores requieren paciencia y perseverancia hasta lograr resultados e influir positivamente en el ecosistema del acuario. Por eso, no desesperes si las algas verdes no dejan de propagarse inmediatamente. Lo importante es que limpies el acuario y lo liberes de las algas verdes regularmente con las contramedidas antes descritas. Cambia el agua semanalmente y limpia las paredes con un paño, una esponja o, si es necesario, un limpiador magnético. Friega los objetos con regularidad y aspira el fondo, por ejemplo, con un aspirador de grava. Aclara el filtro del acuario con agua corriente. El cartucho del filtro en sí solo se tiene que cambiar una vez al mes, más o menos. Después de cada limpieza, haz un test del agua. Aunque seas nuevo en el mundo de la acuariofilia: con un poco de práctica y los accesorios adecuados, seguro que podrás limpiar el acuario rápidamente.

Nuestros artículos más útiles
6 min

Algas en el acuario

Las algas colonizan los acuarios en todas las tonalidades y variantes. Cuando las algas en el acuario son demasiadas hay que hacer algo.
3 min

El cambio de agua del acuario

Desde que existen los acuarios, no ha dejado de cuestionarse el hecho de la necesidad básica del cambio de agua del acuario y también la frecuencia con la que realizarlo. Aunque casi ya no se da, todavía hay quien defiende la teoría del equilibrio biológico que se da en el acuario, similar al que tiene lugar en la propia naturaleza, para justificar la importancia y el valor de no cambiar nunca el agua.