02 Noviembre 2017 - Actualizado 31 Mayo 2018

El cambio de agua del acuario

Cambio de agua del acuario

Cambiar El Agua Del Acuario

Desde que existen los acuarios, no ha dejado de cuestionarse el hecho de la necesidad básica del cambio de agua del acuario y también la frecuencia con la que realizarlo

Aunque casi ya no se da, todavía hay quien defiende la teoría del equilibrio biológico que se da en el acuario, similar al que tiene lugar en la propia naturaleza, para justificar la importancia y el valor de no cambiar nunca el agua.

El acuario es un sistema artificial que no se regula por sí solo

Teóricamente, debería haber algo de cierto en la teoría del equilibrio biológico que se regula por sí mismo. En la práctica, se ve de forma diferente. Un acuario, por muy grande que sea, es un sistema artificial que no funciona ni ha sido creado bajo los criterios de la evolución. En la naturaleza existe un sistema propio, todo lo sobrante se degrada y se descompone completamente. A partir de eso, se crea nueva vida de nuevo.

El ciclo biológico en el acuario no está completo

El ciclo biológico del acuario está incompleto por sí mismo, por eso hay muchas sustancias que quedan sin procesar. Esto hace que al cabo del tiempo se creen concentraciones de sustancias que no paran de aumentar. En algún momento, la capacidad de adapatación de los peces llega a su límite y, aunque parezcan muy saludables, acaban muriendo.

Cambio parcial del agua del acuario

La situación no debería llegar tan lejos. El mejor aliado para que el agua del acuario esté siempre en las mejores condiciones es un cambio parcial del agua. La frecuencia del mismo y la cantidad de agua a cambiar, dependerá en primer lugar de la capacidad del acuario y además de la cantidad de peces que vivan en él.

Regla general

Como procedimiento habitual, podemos aplicar lo siguiente: cuanto más pequeño sea el acuario y más peces convivan en él, más a menudo deberemos cambiar una parte del agua del acuario. La cantidad de agua a cambiar generalmente es un 30%, es decir, aproximadamente un tercio del total. Hacer este cambio cada 14 días sería considerada la mejor opción. Excepto en los casos en los que esto resulte demasiado poco.

Por ejemplo, aquellos que tienen en su acuario grandes cíclidos del mar de Malawi, cambian el 50% del agua del acuario una vez por semana, ya que además, suelen tener una alta población.

 

¿Cuál es la mejor técnica para cambiar el agua del acuario?

La forma óptima para cambiar el agua de nuestro acuario dependerá también de las dimensiones del mismo, pero en cualquier caso, suele utilizarse una manguera. O bien vaciamos la cantidad de agua deseada en un cubo utilizando la manguera y la vamos transportando o bien, si alcanza, podemos vaciar el agua directamente desde la manguera a través de un desagüe.

Si hacemos una pequeña marca en la pared del acuario, podremos calcular mejor la cantidad de agua a vaciar. La temperatura del agua que añadamos deberá ser la misma a la que se encuentre la que ya está en el acuario o muy ligeramente inferior.

 

Artículo de Michael Schober

Artículos más leídos

Métodos anticonceptivos para gatos

Los gatos son unos animales fascinantes. ¿Quién puede resistirse a un adorable gatito y a observarlo, mimarlo y acariciarlo durante todo el día? Pero la realidad es que vivimos en un mundo en el que las protectoras de animales están abarrotadas. Por esta razón, la mayoría de los amantes de los animales son conscientes de la importancia de evitar que su gato tenga una camada.

Dejar al cachorro solo en casa

A los canes, como animales sociales que son, les encanta estar acompañados de su manada. Sin embargo, los perros adultos deberían ser capaces de pasar algunas horas en solitario. Dejar al cachorro solo en casa se tendría que entrenar durante la primera etapa de vida, ya que a un perro adulto le resultará muy difícil poder acostumbrarse si no tiene experiencia previa.

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? ¡No nos engañemos! El pinscher miniatura ―también conocido como pinscher mini, pin min, pinscher enano o Zwergpinscher― es un «gran» perro. Quien desee un adorable y tierno perrito faldero se equivoca con el pinscher mini. A pesar de su tamaño, a este perro familiar tan despierto le encanta la actividad y el deporte y, en muchos sentidos, mantendrá a sus dueños muy ocupados.