Caracoles en el acuario: cómo combatir las plagas

Caracoles en el acuario

Caracoles en el acuario: cuando las cosas se ponen difíciles, hay que tomar medidas cuanto antes. Te contamos lo que puedes hacer.

Si descubres caracoles en el acuario, puedes estar tranquilo: estos moluscos, con su concha retorcida, tienen muchas ventajas para los propietarios de acuarios de agua dulce. Sin embargo, si se reproducen sin control, deberás tomar algunas medidas eficaces. Aquí te desvelamos cómo eliminar caracoles del acuario y qué es lo que debes evitar.

¿Hasta qué punto son nocivos los caracoles?

No a todo el mundo le entusiasma su presencia, pero son mucho más útiles de lo que se cree. Mientras el número sea razonable, no son perjudiciales. De hecho, contribuyen a mantener un acuario limpio y sano.

Pero ¿cómo puede ser que, de repente, haya caracoles indeseados retozando y reproduciéndose en el acuario?

¿Por qué tengo demasiados caracoles en el acuario?

Si has colocado caracoles en el acuario sin querer, probablemente haya sido a través de las plantas que has comprado. Como son pequeños, los huevos son difíciles de detectar y suelen esconderse en las hojas de las plantas. Por eso, es casi imposible tener el acuario libre de caracoles.

La situación se vuelve problemática cuando hay demasiados caracoles y estos se reproducen incontroladamente. Si los moluscos se convierten en plaga es algo que no solo depende de qué caracoles viven en el acuario, sino especialmente del entorno en el que se encuentran.

Con frecuencia, un número creciente de caracoles indica un desequilibrio en el recipiente. Además, una reproducción rápida se produce allá donde la oferta alimentaria es muy rica.

Semejante sobreoferta de comida para los caracoles puede tener diferentes causas. Un crecimiento de algas creciente provoca que los caracoles tengan más alimentación a su disposición de la que necesitan.

También puede pasar que el propietario del acuario sea demasiado generoso con sus peces. Si llega demasiada comida para peces al agua, se forma rápidamente la base ideal para una reproducción incontrolada de caracoles.

Peligros de una plaga de caracoles de acuario

Si la población de caracoles del acuario se dispara, debes tomar medidas inmediatamente. Incluso los ejemplares más pacíficos pueden, en grandes cantidades, ocasionar daños a un acuario bien cuidado.

Estos son los mayores peligros de una plaga de caracoles de acuario:

  • Cuantos más caracoles albergue el acuario, más excreciones contaminarán el agua.
  • En el peor de los casos, los excrementos y los caracoles en sí perjudican a otros seres vivos.
  • Si la comida ya no es suficiente para la población creciente de hambrientos caracoles, estos atacan las plantas acuáticas sanas.

Cómo eliminar caracoles del acuario: tres consejos eficaces

El acuario es un ecosistema en pequeño formato, tan sensible como cualquier otro. Por lo tanto, cualquier intervención debe estar bien reflexionada. Estos consejos te ayudarán a limitar la plaga de caracoles de acuario de forma cuidadosa, pero segura.

Consejo 1: manos a la obra

En función de las dimensiones que haya adquirido la plaga, es recomendable una solución manual. Si los animales son suficientemente grandes y el número es abarcable, puedes recogerlos fácilmente con la mano.

Puedes atraer a los ejemplares tímidos con una hoja de lechuga o un trozo de pepino. Ata la lechuga o el pepino a una cuerda y podrás sacarlos fácilmente del acuario con los caracoles.

Consejo 2: cuidado con los enemigos naturales

Sería lógico utilizar depredadores naturales de los caracoles para combatirlos. Pero cuidado, ya que los peces que comen caracoles tienden a cazar también a otros habitantes del acuario. Además, necesitan un suministro de caracoles constante.

Es mejor ahorrarte este estrés a ti y a tus peces, y pagarles con la misma moneda. Los caracoles depredadores reducen el exceso de caracoles en acuarios de agua dulce de forma natural sin desatar una plaga. Y es que los caracoles depredadores se reproducen lentamente.

Consejo 3: prescinde de los insecticidas

Demasiados caracoles en el acuario son un fastidio, pero estos plastas no son sus únicos habitantes. Así pues, evita recurrir a sustancias químicas en la medida de lo posible. La química amenaza la salud de otros habitantes subacuáticos y plantas.

Es mejor utilizar trampas para caracoles sin sustancias químicas nocivas. Con ellas puedes encerrar a los caracoles en un recipiente y sacarlos fácilmente.

Por cierto: no sueltes a los caracoles en la naturaleza. Las plagas de caracoles no solo son una amenaza en el acuario, sino también en las aguas naturales. Los caracoles que hayan caído en la trampa son un alimento estupendo para tortugas o peces globo.

Caracoles en el acuario
Antes de añadir nuevas plantas al acuario, asegúrate de que no hayan huevos de caracol.

Cómo mantener bajo el número de caracoles en el futuro

Independientemente de qué método elijas para combatir los caracoles en el acuario, eliminarlos una vez no es garantía de un acuario libre de caracoles. Por eso, es importante encontrar las causas de la sobrepoblación y ponerles remedio.

Para evitar que lleguen más caracoles al acuario a través de las plantas, examina las hojas de las plantas nuevas detenidamente y lávalas a fondo. Ten cuidado también con el agua de las tiendas especializadas en la que transportas a los peces a casa.

Después de superar una plaga, comprueba las condiciones del acuario: ¿hay muchos restos de plantas muertas en el agua? ¿Hay demasiadas sobras de comida en el suelo? Tómate tu tiempo para cuidar el acuario y alimentar a tus peces, y asegúrate de que los restos de comida sean mínimos.

Con nuestros consejos sobre alimentación para peces lograrás una nutrición acorde a la especie para los habitantes de tu acuario.

Consejo: acepta los caracoles y aprovecha sus ventajas.

Si cuidas el acuario a conciencia y respetas algunas normas de alimentación, no debes temer una invasión de caracoles. Además, evitarás una infestación de algas. Sin embargo, es muy difícil conseguir un acuario totalmente libre de caracoles. Es más fácil aprovechar las ventajas que estos aportan.

Una de las especies de caracoles que suelen encontrarse en acuarios sin hacer nada es el caracol cuerno de carnero. Se alimenta principalmente de algas y partes de plantas muertas.

Las melanias acolchadas te ayudan a acabar con los restos de comida. Además, el comportamiento de esta especie de caracol es un indicio de la calidad del agua del acuario: si se pone contra los cristales del acuario significa que el nivel de oxígeno del agua probablemente sea demasiado bajo.

Con su apetito por las sustancias orgánicas, estos caracoles contribuyen a mantener bajo el número de bacterias en el agua, por lo que son limpiadores prácticos. Por su aspecto, algunos congéneres pueden incluso quedar preciosos en tu pequeño mundo submarino.

Las ventajas que ofrecen los caracoles para tu acuario

  • Devoran algas y restos de plantas y comida de buena gana.
  • Mantienen el agua pura y la liberan de bacterias.
  • De manera similar a las lombrices de tierra, algunas especies de caracoles mullen el suelo.

Sin embargo, cuando hay demasiada comida, es posible que el cuerno de carnero y la melania acolchada se reproduzcan bruscamente.

Si quieres tener organismos beneficiosos en el acuario, el mejor es el caracol cebra. Estos caracoles se llevan muy bien con otros animales acuáticos, especialmente con las gambas. Para alimentarse prefieren las algas a las plantas. Además, ni con el estómago lleno se reproducen en agua dulce.

Así pues, vale la pena aprovechar las ventajas de los caracoles en el acuario y valorarlos como complemento a un equilibrio saludable.

Es kann sich also lohnen, die Vorzüge von Schnecken zu nutzen und sie als Ergänzung zu einem ausgewogenen Gleichgewicht im Aquarium schätzen zu lernen.

Nuestros artículos más útiles
6 min

Algas en el acuario

Las algas colonizan los acuarios en todas las tonalidades y variantes. Cuando las algas en el acuario son demasiadas hay que hacer algo.
3 min

El cambio de agua del acuario

Desde que existen los acuarios, no ha dejado de cuestionarse el hecho de la necesidad básica del cambio de agua del acuario y también la frecuencia con la que realizarlo. Aunque casi ya no se da, todavía hay quien defiende la teoría del equilibrio biológico que se da en el acuario, similar al que tiene lugar en la propia naturaleza, para justificar la importancia y el valor de no cambiar nunca el agua.