Picadura de avispa en gatos: ¿qué se puede hacer?

Picadura de avispa en gatos

Las abejas, los avispones y las avispas pueden suponer un verdadero peligro para tu gato.

¿Hasta qué punto es peligrosa una picadura de avispa en gatos?

Una picadura de avispa puede ser muy peligrosa para los gatos. En el peor de los casos, el animal puede sufrir un shock alérgico mortal. No obstante, las dolorosas picaduras de insectos suelen tener un curso suave. Con un poco de suerte, la zona de la picadura se deshincha a las pocas horas.

Síntomas: ¿cómo sé si a mi gato le ha picado una avispa?

Una picadura de avispa en gatos puede reconocerse por estos síntomas (similares a los de las personas o los perros):

  • El gato está estresado y maúlla de dolor.
  • La zona de la picadura se hincha y se enrojece.
  • El gato tiene picor en la zona de la picadura.
  • Es posible que salive o vomite.

Si tu gato sufre una reacción alérgica, puede que tenga problemas respiratorios, como respiración acelerada (taquipnea) o incluso disnea.

Además, en caso de shock alérgico se pueden producir alteraciones de la función cardíaca. Algunos síntomas posibles son taquicardia, arritmia y, en el peor de los casos, parada cardíaca (asistolia).

Picadura de avispa en gatos
Este gato tiene la mejilla muy hinchada por una picadura de avispa.

Picadura de avispa en gatos: ¿cuándo tengo que llevarlo al veterinario?

Si las mucosas del gato adquieren un tono azul (cianosis) es signo de que no le está llegando aire. Esta es una emergencia aguda que puede acabar con su vida. Por eso, después de practicarle los primeros auxilios deberás contactar con el veterinario de inmediato.

Primeros auxilios en caso de emergencia: ¿qué hago?

Busca el punto en el que crees que le ha picado la avispa. Si le ha picado una abeja, primero debes extraerle el aguijón con cuidado.

Para destruir las enzimas del veneno, ponle un paño humedecido en agua caliente (a unos 50 grados) encima durante unos minutos. Asegúrate de que el agua no esté demasiado caliente para no hacerle daño en la piel con el calor.

A continuación, refréscale la zona de la picadura con un paño fresco. Así prevendrás la hinchazón después de la picadura. Si tienes una pomada antihistamínica (p. ej., Fenistil), aplícasela con cuidado en la zona de la picadura.

Terapia: ¿cómo se trata una picadura de avispa en gatos?

Si tu gato presenta una reacción alérgica grave a una picadura de insecto, debes llevarlo al veterinario de inmediato. En función de la gravedad de los síntomas, este le administrará estos medicamentos:

  • Los antihistamínicos (antagonistas H1 y H2) combaten la histamina.
  • Los glucocorticoides (preparados de cortisona) son antiinflamatorios.

Si se trata de una emergencia, el veterinario también le administrará adrenalina (epinefrina). Esta contrae los vasos sanguíneos aumentando la presión arterial y ensanchando los bronquios para salvarle la vida al gato. Para seguir aumentando la saturación de oxígeno, también le administrará oxígeno por las vías respiratorias.

Sales August 1

Causas: ¿cuáles son los causantes de una reacción alérgica a una picadura de avispa?

Las avispas pueden picar varias veces consecutivas. Al hacerlo, inyectan un veneno compuesto por varios alérgenos (enzimas).

Si una avispa pica a un gato por primera vez, este primer contacto suele discurrir sin síntomas. Sin embargo, el sistema inmunitario felino reacciona al veneno y produce proteínas protectoras (anticuerpos IgE) contra los alérgenos del veneno. Los especialistas llaman a este proceso sensibilización.

Si la avispa vuelve a picar al gato, el sistema inmunitario de este inicia una alergia de tipo inmediato (tipo I). En cuestión de segundos o minutos, los alérgenos se ligan a los anticuerpos IgE.

Por medio de este proceso, las células liberan varios mediadores inflamatorios (p. ej., histamina, leucotrienos y prostaglandinas). Estos dilatan los vasos sanguíneos y reducen la presión arterial. Como consecuencia, puede producirse retención de agua (edema). Además, los bronquios se estrechan, de modo que al gato le cuesta respirar.

¿Cuál es la diferencia entre una picadura de abeja y una picadura de avispa en gatos?

A diferencia de las avispas, el aguijón arponado de la abeja se queda clavado en la piel. La abeja muere e inyecta todo el veneno en la piel. En cambio, las avispas siguen vivas.

Por eso, la picadura de abeja en gatos suele ser más dolorosa en comparación con la de avispa. Sin embargo, ambos insectos pueden provocar alergias.

Prevención: cómo prevenir una picadura de avispa en gatos

Ya sean pájaros, mariposas o abejorros, a muchos gatos les encanta atrapar cosas y bichos que se mueven. Si estás sentado en el jardín y ves a tu gato intentando atrapar un objeto volador similar a una avispa como un loco, intenta impedírselo.

En verano, procura que no haya avispas cerca del comedero del gato. Las mosquiteras en las ventanas evitan que las avispas entren en casa. De este modo, al menos puedes reducir el riesgo de que a tu gato le pique una avispa.

Nuestros artículos más útiles
3 min

¿Cuántos años tiene mi gato?

La edad de los perros se suele deducir de forma sencilla: un año de los perros equivale a siete años de los humanos, dependiendo también de la raza y del peso del can. Ahora bien, ¿Cuántos años tiene mi gato? ¿Cuántos años suelen vivir? ¿A partir de qué edad se considera a los felinos «senior»? Descubre aquí todo sobre la edad de los gatos.
4 min

Métodos anticonceptivos para gatos

Los gatos son unos animales fascinantes. ¿Quién puede resistirse a un adorable gatito y a observarlo, mimarlo y acariciarlo durante todo el día? Pero la realidad es que vivimos en un mundo en el que las protectoras de animales están abarrotadas. Por esta razón, la mayoría de los amantes de los animales son conscientes de la importancia de evitar que su gato tenga una camada. Descubre cuáles son los métodos anticonceptivos para gatos.
7 min

Vacunas para gatos

Para mantener a tu gato sano y para disfrutar de su compañía durante más años, es importante llevar a cabo una seria de vacunas para gatos. De lo contrario, es susceptible de contraer enfermedades graves que, en determinadas circunstancias, pueden dejarle secuelas permanentes o, en el peor de los casos, causarle la muerte.