Anestesia en gatos

Anestesia en gatos

Listo para la intervención: este gato yace anestesiado en la mesa de operaciones.

En la vida de un gato, casi siempre llega el día en el que hay que someterlo a una operación. En este artículo te explicamos cómo funciona la anestesia en gatos y qué riesgos entraña.

¿Qué es la anestesia?

La anestesia es un procedimiento para inducir un sueño artificial. La anestesia general desactiva el dolor, anula la consciencia y relaja los músculos.

Hay varios casos en los que la anestesia o la sedación en gatos son necesarias. Estos pueden ser una castración, una higiene dental o una operación de urgencia por un accidente.

¿Es muy peligrosa?

La anestesia en gatos puede tener efectos secundarios para la salud del animal. Independientemente de lo sano y en forma que esté, puede tener consecuencias mortales en el peor de los casos.

Así pues, solo hay que recurrir a ella cuando sea absolutamente necesario. Por eso, conviene combinar intervenciones para evitar inoculaciones adicionales, como la higiene dental y la extirpación de un tumor cutáneo.

Anestesia en gatos
Es conveniente combinar la higiene dental con otra intervención.

Riesgos de la anestesia: peligros para el gato

La anestesia en gatos siempre constituye un riesgo para la salud del minino. Por eso, cada paciente se clasifica en un grupo de riesgo.

Importante: Cada cuerpo reacciona de manera diferente a la anestesia. Antes o después de la operación pueden producirse estas complicaciones:

  • Problemas respiratorios (por ejemplo, superficial o demasiado lenta)
  • Descenso de la presión arterial
  • Trastornos del ritmo cardíaco
  • Bajada de la temperatura (porque la superficie del cuerpo es relativamente grande en relación con el volumen sanguíneo y pulmonar)

Medidas de urgencia durante la intervención

El veterinario siempre tiene infusiones y fármacos de emergencia preparados, como estabilizadores de la tensión o la circulación y antiarrítmicos. También tiene oxígeno y respiradores a mano por si surgen problemas respiratorios. En caso de parada cardíaca, el veterinario reanima al gato.

Importante:
Con cualquier anestesia existe el riesgo de que se produzcan complicaciones. Además, estas pueden ser peores en los gatos que en los perros. De hecho, algunos animales no se pueden salvar, pese a todas las medidas de emergencia.

Pacientes de riesgo: anestesia en gatos enfermos y mayores

Los riesgos de la anestesia dependen de muchos factores, como enfermedades previas, la edad, el peso, la raza o el tipo de lesión. Una hemorragia importante, la presión arterial, una edad avanzada o las enfermedades renales o tiroideas pueden aumentar el riesgo.

En este caso, algunos medicamentos ya no pueden descomponerse o tienen un efecto más intenso o prolongado en algunos órganos. Además, pueden producirse intolerancias con un shock alérgico.

Proceso de la anestesia en gatos

Antes de inocular la anestesia en gatos, el veterinario necesita realizar una anamnesis exhaustiva y un examen clínico.

Exploraciones previas y evaluación de riesgos

De este modo, se puede comprobar si existen enfermedades cardíacas, tiroideas o renales. Así, el veterinario puede adaptar la anestesia en consecuencia. Para ello, es muy conveniente realizar un análisis de sangre.

Además, en algunos casos pueden ser necesarios otros exámenes. Por ejemplo, con una enfermedad cardíaca se necesita una ecografía y con problemas óseos, una radiografía.

Si se dispone de todos los valores de laboratorio, se han efectuado las pruebas y el veterinario te ha informado sobre todos los riesgos, ya puede inocularla. Antes de esto, el paciente se clasifica en un grupo de riesgo (clasificación ASA).

Procedimiento normal

En función del tipo de anestesia que se elija, se requieren unos pasos u otros. Se prepara la zona de la intervención, los fármacos anestésicos necesarios, los equipos y la esterilla térmica.

A continuación, se coloca al gato correctamente y se introduce el catéter venoso periférico y la anestesia. El veterinario comprueba las constantes vitales del gato regularmente. Estas incluyen la respiración, la función cardíaca, la temperatura corporal y el aporte de oxígeno.

Si prevé el fin de la operación, el veterinario se prepara para la fase del despertar. Para anular el efecto de la anestesia, el gato a veces recibe un antídoto (antagonista).

Anestesia en gatos
Para administrarle medicamentos al gato y tomar muestras de sangre, se coloca un catéter venoso periférico.

Anestesia en gatos: las distintas formas

En la medicina se distingue entre las formas de anestesia siguientes: inyectable, inhalatoria y total intravenosa (TIVA). Todos los métodos tienen sus pros y sus contras:

La anestesia inyectable se inyecta con una jeringuilla bajo la piel, en el músculo o en la vena.

Como suelen administrarse otros medicamentos durante la intervención, como adiciones de anestesia, analgésicos o fármacos de emergencia, el veterinario coloca un catéter venoso periférico. Si la inyecta directamente en la vena, la anestesia llega antes al cuerpo y hace efecto más rápido.

En gatos suele emplearse una combinación de ketamina y xilacina.

Ventajas

La anestesia inyectable basta para intervenciones menores, como una higiene dental o la castración de los machos. Además, es más económica.

Inconvenientes

La anestesia utilizada se descompone a través del líquido y acaba expulsándose por los riñones. Esto tarda un poco más y los gatos a menudo se despiertan desorientados.

Además, es posible que se tambaleen, saliven, vomiten o aúllen durante horas tras despertarse. Como esta anestesia en gatos es incontrolable, va acompañada de mayores riesgos.

La anestesia inhalatoria es la forma más inocua y segura para el cuerpo. El vaporizador sirve para pasar la anestesia líquida a un estado gaseoso.

Este gas suele ser una mezcla de isoflurano y oxígeno. A continuación, el veterinario introduce el gas en el cuerpo del gato directamente a través de las vías respiratorias. Para ello, utiliza una máscara o un box de inducción.

Cuando la anestesia hace efecto, ya puede pasar un tubo por la tráquea y conectar al gato a un respirador.

Ventajas

La profundidad y duración de la anestesia pueden controlarse durante la operación y, si es necesario, el veterinario puede interrumpirla.

Además, los gatos anestesiados se despiertan enseguida. En la mayoría de casos, se recuperan rápidamente tras despertarse y están menos desorientados.

Inconvenientes

No todas las consultas ofrecen este tipo de anestesia en gatos. Requiere más equipos y es más laboriosa y cara que la inyectable.

Para inocular la TIVA se coloca un catéter venoso periférico a través del cual se administran los fármacos en vena.

Habitualmente se trata de una combinación de somníferos, analgésicos y relajantes musculares. Normalmente es una mezcla de propofol y otros principios activos.

Ventajas

Al igual que la anestesia inhalatoria, la TIVA también se puede controlar muy bien. Gracias a las bombas de infusión y a las jeringas, la manipulación es muy sencilla.

Inconvenientes

Como la anestesia total intravenosa es uno de los métodos más caros que hay, suelen ofrecerla solo las clínicas.

Preparación y posoperatorio: ¿qué puedo hacer en casa?

Sigue los consejos del veterinario porque los cuidados previos y posoperatorios influyen mucho en el riesgo de la anestesia. Toma nota de lo siguiente para reducir las complicaciones:

Conviene que el gato vacíe el intestino y la vejiga antes de la operación. Evita el estrés y los sobreesfuerzos, ya que estos influyen negativamente en la circulación.

Además, atente a la administración exacta de los medicamentos que prescriba el veterinario.

Ayuno antes de la intervención

No le des nada de comer al gato entre doce y quince horas antes de la anestesia. Esto es así porque el reflejo de la deglución no funciona con la anestesia en gatos.

Si quedan restos de comida en el estómago, podría atragantarse al dormirse o despertarse. En el peor de los casos, podría sufrir una peligrosa pulmonía al inhalar los restos de comida.

Tiempo de recuperación después de la anestesia

Como hay muchas complicaciones que pueden aparecer después de la anestesia, hay que observar al gato atentamente. Sobre todo, dale el tiempo que necesite para recuperarse.

Evita las visitas, el ruido y los cambios en el entorno. Prepara agua fresca y un arenero limpio cerca.

Si el gato tiene frío, puedes ponerle una esterilla térmica o una bolsa de agua caliente. Ten cuidado con la temperatura para que no se queme (40 grados como máximo).

¿El gato puede comer después de la anestesia?

No le des de comer al gato mientras siga débil o desorientado para que no se atragante. Solo cuando esté bien despierto y se mueva con normalidad podrás darle un poco de la comida de siempre.

¿Puede salir al jardín inmediatamente después de la anestesia?

Los gatos de exterior deben permanecer en casa las veinticuatro horas posteriores a la anestesia.

Precio de la anestesia en gatos

El precio de la anestesia y la sedación en gatos depende de varios factores, como los exámenes previos, la forma de la anestesia, el tipo de intervención y los medicamentos. Por lo tanto, solo se pueden ofrecer precios orientativos.

Además, los precios de la anestesia en gatos varían de una clínica a otra. A continuación te ofrecemos precios medios que se cobran en clínicas veterinarias españolas:

Prestaciones Precio (en euros)
Valoración preoperatoria 70
Anestesia general no inhalatoria 45,65
Sedación 24,93
Infusión continua 20
Aplicación de catéter 60
Anestesia general intravenosa 100
Anestesia inhalatoria 69,12
Monitorización en pacientes críticos 30
Hora o fracción adicional 40,81
Antagonización (supresión de la anestesia) En general, incluida

El coste total con examen general, anestesia, monitorización, intervención y medicamentos puede ascender a entre 200 y 400 euros.

Nuestros artículos más útiles
3 min

¿Cuántos años tiene mi gato?

La edad de los perros se suele deducir de forma sencilla: un año de los perros equivale a siete años de los humanos, dependiendo también de la raza y del peso del can. Ahora bien, ¿Cuántos años tiene mi gato? ¿Cuántos años suelen vivir? ¿A partir de qué edad se considera a los felinos «senior»? Descubre aquí todo sobre la edad de los gatos.
3 min

Anticonceptivos para gatos: ¿qué opciones hay?

Tener gatitos es una experiencia maravillosa, pero las protectoras de animales están abarrotadas. Por eso, existen buenos motivos a favor de prevenir las camadas de tu gata. Te explicamos qué métodos anticonceptivos para gatos hay y si la castración es la mejor solución.
5 min

El parto de una gata: cómo es y cómo prepararte

Si tu gata está embarazada, se avecina un periodo lleno de emociones. El parto suscita muchas preguntas, especialmente cuando la gata es primeriza. Para que puedas prepararte para el feliz acontecimiento, hemos reunido las preguntas más importantes sobre el parto de una gata.