Lobero irlandés

Irischer Wolfshund portrait

El lobero irlandés es uno de los perros más grandes del mundo. En Irlanda, se utilizaba en la Edad Media para cazar lobos y osos, pero actualmente es un perro de compañía. Independientemente de su imponente tamaño, este lebrel es muy manso y mimoso. Por desgracia, este simpático gigante es muy propenso a enfermedades y tiene una esperanza de vida corta.

Carácter

Tumbado en el sofá y abrazado a su cuidador: así es como más disfruta el lobero irlandés. Se le olvida rápidamente que es uno de los perros más grandes del mundo y no un perrito faldero. Su impetuoso carácter no solo hace caer algún que otro jarrón, sino también a los miembros de la familia menos estables. Básicamente, el lobero irlandés es un perro bondadoso que no necesita más que la cercanía de su familia.

Gigante manso y familiar

Esta raza es muy apegada a las personas. Siempre está buscando el contacto visual con su persona de referencia y se asegura de que le preste suficiente atención. Una tenencia en una perrera es impensable para este perro tan social. Le gustan los niños más que nada y disfruta cuando toda la familia está reunida. Es abierto y simpático incluso con los desconocidos, siempre que vengan con buenas intenciones. Gracias a su carácter sensible y atento, reconoce enseguida cuándo alguien quiere hacerle daño a su familia y se planta en medio con gran valentía. En cambio, debido a su falta de agudeza, no es muy adecuado como perro guardián. Aunque ¿qué ladrón querría poner a prueba la paciencia de este gigante de cuatro patas?

envio gratis article banner

No subestimar la necesidad de correr y cazar

La paz interior que irradia este perro gigante es extraordinaria. Es paciente y poco exigente, y se adapta fácilmente a cualquier rutina. Sin embargo, su serenidad innata no debe llevar a engaño, ya que originalmente era un perro cazador y corredor. Como lebrel y perro de caza, sigue teniendo una marcada necesidad de correr y un instinto de caza nada despreciable. En el coursing, carreras de galgos o instalaciones especiales se puede satisfacer esta demanda de esprints rápidos y libres. Durante los paseos y las excursiones en bicicleta o caballo, es mejor llevarlo con correa. Después de todo, su instinto de caza puede vencerlo en cualquier momento.

Por qué es tan importante un adiestramiento consecuente

Ya solo por su tamaño y su instinto de caza, un adiestramiento con perseverancia y cariño es indispensable para el irish wolfhound. Si aprende las órdenes más importantes desde el principio, podrás permitirle más libertades de mayor. A un lobero irlandés que te hace caso cuando lo llamas se le puede quitar la correa en ciertas zonas (permitidas) con mayor confianza que a uno que solo hace caso de vez en cuando. De todos modos, no esperes una obediencia ciega de esta raza. Pese a su apego a los humanos, este animal inteligente y seguro de sí mismo puede ser un poco testarudo. Por eso, a veces tarda un poco en reaccionar a las órdenes. Si sabes un poco de adiestramiento canino y tratas a tu perro con la consecuencia, cariño y paciencia necesarios, serás muy feliz con esta raza tan pacífica.

Lobero irlandés

Aspecto

«¿Es un poni?». Los comentarios de este tipo no son nada infrecuentes en los paseos con el lebrel irlandés. No es de extrañar, ya que, con una altura de hombro de 81-86 cm, llama la atención, lo quiera o no. El lobero irlandés, que, por lo demás, es muy modesto, es uno de los perros más grandes del mundo. En el estándar de la raza se establece una altura mínima de 79 cm en los machos. Las hembras, algo más pequeñas, alcanzan una altura de 71 cm como mínimo. El récord lo ostenta un ejemplar con una altura de cruz de 106 cm. Lógicamente, estos enormes peludos también pesan muchísimo. Los machos alcanzan un peso mínimo de 54,5 kg y las hembras, de 40,5 kg.

Lebrel de pelo áspero con una amplia paleta de colores

A pesar de su altura imponente y su peso considerable, este perro nunca parece torpe. Como lebrel típico que es, tiene una complexión delgada con músculos enjutos y un pecho profundo. Las orejas en forma de rosa, situadas muy atrás en el cráneo delgado, son pequeñas comparadas con su altura.

Tiene el pelo áspero y duro (tipo alambre), de los colores admitidos siguientes:

  • Blanco
  • Gris
  • Negro
  • Leonado
  • Rojo
  • Atigrado

El Irish Kennel Club también acepta cualquier variación cromática del lebrel escocés.

Historia

El lobero irlandés no solo es una de las razas más grandes del mundo, sino también de las más antiguas. Al igual que sus parientes cercanos, los greyhounds, se cree que sus raíces se encuentran en el mundo árabe. Hay hallazgos arqueológicos que demuestran que en el antiguo Egipto ya había perros tipo lebrel. Estos perros llegaron a Europa y a las islas británicas con los celtas en el siglo 3 a. C. En la Antigüedad y la Edad Media irlandesas, había una gran demanda de perros grandes y fuertes para cazar lobos, osos, jabalíes y alces. Entre la alta aristocracia, a la que se reservaba la tenencia de estos imponentes cazadores, los llamados wolfhounds (loberos) estaban muy extendidos en la Edad Media. El lobero irlandés se convirtió en un símbolo de estatus y un regalo popular para otras casas reales europeas.

De símbolo de estatus a lobero en paro

Como para muchos perros cazadores, la invención de las armas de fuego fue la perdición del lobero irlandés. Los fusiles hicieron que los perros de caza fueran cada vez menos necesarios, de modo que el lobero fue desapareciendo. Para rescatar a los últimos ejemplares, a mediados del siglo XVII se decretó una prohibición de exportación. Pero la raza siguió decayendo y el exterminio del lobo en Gran Bretaña e Irlanda alrededor del 1800 le asestó otro golpe. A mediados del siglo XIX, estaba prácticamente extinguida. Que el lobero irlandés siga existiendo y se reconozca como raza hay que agradecérselo al escocés George Graham. Graham cruzó los pocos ejemplares que quedaban con lebreles escoceses, dogos, borzois y otras razas. El nuevo lobero, algo más fuerte y grande, se presentó por primera vez en exposiciones a finales de la década de 1870. Poco después, el British Kennel Club lo reconoció como raza.

Cría y distribución en la actualidad

Entre finales del siglo XIX y principios del XX llegaron los primeros animales de cría a Norteamérica y Europa continental. Aquí, la raza casi había desaparecido del todo a causa de las dos guerras mundiales. El número de camadas aumentó a mediados del siglo XX lentamente, casi todas registradas en las islas británicas y América del Norte, como de costumbre. Aunque el lobero irlandés se volvió a criar con frecuencia en Europa continental a partir de la década de 1970, sigue siendo infrecuente fuera del territorio anglosajón.

Objetivo de cría principal: la salud

Desgraciadamente, como (casi) todas las razas gigantes, el lobero irlandés también tiene muchos problemas de salud. La cría de perros cada vez más grandes y rápidos ha provocado que su salud pase a un segundo plano. Por eso, la esperanza de vida media de estos perros es actualmente de entre seis y siete años. Un estudio de 2005 afirmaba que solo el 9 % de todos los loberos llega o supera los diez años. La mayoría mueren antes de cumplir los ocho años y algunos solo llegan a los cinco. Por fortuna, esta esperanza de vida tan baja ha llevado a muchos criadores a cambiar de modo de pensar. Con los criadores serios, hoy día la salud de la raza vuelve a ser lo principal.

Lobero irlandés

¿Cuáles son las enfermedades típicas de la raza?

Como siempre, las enfermedades más frecuentes del irish wolfhound son los problemas óseos y articulares, como la displasia de cadera y codo. También son habituales las enfermedades cardíacas, la torsión de estómago, la epilepsia y el cáncer de huesos. Obviamente, no todos los ejemplares contraen estas dolencias, pero el riesgo es mucho mayor en comparación con otras razas sanas. Por eso es tan importante elegir al criador con cabeza.

Qué hay que tener en cuenta al comprar un perro de esta raza

Si te interesa comprar un lobero irlandés, no debes tomarte el tema de las enfermedades a la ligera. Obviamente, esto no debe disuadirte de comprarlo, pero sí que debes prestar mucha atención a la salud de la línea de cría cuando elijas el criadero. Aunque el criador te asegure que sus perros están sanos y los padres lo parezcan, no te fíes solo de eso. Pídele la tabla genealógica de los cachorros y mira a qué edad llegaron los abuelos y los tíos abuelos. Además, debes reunirte personalmente con el criador y convencerte en persona de lo importante que realmente es para él la salud y el bienestar de sus animales.

¿Cuánto cuesta un lobero irlandés?

Evidentemente, un cachorro de una línea sana que se haya sometido a todos los exámenes médicos debe tener cierto precio. El precio actual de un cachorro de un criador ético oscila entre los 1500 y los 2000 euros. Aléjate de las supuestas gangas de internet o del periódico. No es infrecuente que los gastos que uno se ahorra acaben duplicándose o triplicándose con facturas del veterinario.

Cómo mantener sano al lobero irlandés

La responsabilidad por la salud de la raza no solo es del criador. Como comprador, debes encargarte de mantener la salud de tu perro. Al fin y al cabo, no solo el material genético de un perro decide si enfermará o no más adelante. La alimentación, los cuidados y la tenencia pueden favorecer o reducir el riesgo de que padezca las enfermedades antes mencionadas.

Alimentación

Descubre nuestra selección de pienso y comida húmeda para perros.

¿En qué se diferencia un alimento saludable de otro de menos calidad? ¿El pienso es mejor que la comida húmeda? ¿El método BARF/ACBA es mejor que cocinar? Las opiniones sobre los métodos de alimentación son tan variadas como las estanterías de comida de animales del supermercado. Es menos importante la pregunta sobre el método de alimentación que sobre qué debe contener la comida y qué no. Como todos los perros, los loberos también necesitan principalmente carne complementada con verduras, arroz, patatas o pasta. En cambio, la comida preparada suele contener un porcentaje desproporcionadamente alto de cereales. Además, se añaden componentes inservibles, como azúcar, soja o potenciadores del sabor. Por eso, asegúrate siempre de que la composición del alimento sea buena. Esto significa que debe contener abundante carne de buena calidad, verduras y pocos cereales. Da igual si lo cocinas tú mismo o lo compras ya preparado.

Lobero irlandés

¿Cuánto come un lobero irlandés?

Lógicamente, un perro tan grande como el lebrel irlandés come mucho más que un teckel pequeño. No obstante, cuanto más nutritiva sea la comida, menos necesitará. En otras palabras: no se trata de la cantidad, sino de la calidad. La comida de calidad cubre la demanda nutricional del perro a la perfección. Esta depende menos de la raza que de factores individuales, como la edad, el peso, el tamaño y la actividad. Así pues, un perro de caza con una vida muy deportista necesita más energía que un perro familiar que se mueve lo mínimo. Además, un cachorro requiere una composición diferente que un perro adulto.

Dado que los loberos crecen muy rápido, el crecimiento no se debe acelerar aún más con un aporte energético excesivo. No es infrecuente que un crecimiento precipitado los primeros meses provoque problemas articulares dolorosos después (p. ej., displasia de cadera). Por otra parte, una proporción de calcio-fósforo incorrecta puede influir negativamente en el crecimiento de los huesos en perros jóvenes.

Además de elegir la composición correcta de la comida, puedes hacer más cosas por la salud de tu perro. Especialmente en la fase de crecimiento, evita que tenga que subir escaleras y otros movimientos bruscos. Estos pueden cansarlo excesivamente y favorecer la aparición posterior de enfermedades en los huesos y articulaciones. Como muchos perros grandes, los sabuesos tienen predisposición a la torsión de estómago. Por lo tanto, asegúrate de que descanse después de las comidas. También es recomendable dividir la ración de comida diaria en dos o tres (estas últimas más pequeñas) comidas. También son eficaces los comederos con altura regulable. Se adaptan al rápido crecimiento de la raza y evitan que el perro se tenga que agachar demasiado y adoptar una posición desfavorable al comer.

Tenencia y cuidados de un irish wolfhound

El carácter tranquilo del lobero irlandés hace que acepte muchas de las cosas que se le ofrecen con una filosofía estoica, ya sea comida, el tipo de ejercicio diario u otras condiciones de tenencia. Incluso soporta las enfermedades hasta que suele ser demasiado tarde. Confiar en que el perro siempre te hará entender lo que le falta puede tener consecuencias terribles. Asegúrate de que tenga la comida correcta y haga el ejercicio que corresponde a un perro cazador y lebrel. Obsérvalo atentamente para detectar cambios de comportamiento, movimiento o físicos (p. ej., aumento o pérdida de peso). Estos podrían ser indicios de enfermedades y debe aclararlos un veterinario. También las alteraciones en la estructura del pelo pueden deberse a una alimentación incorrecta o una enfermedad. Aunque el cuidado del pelo áspero de este perro es muy sencillo y basta con cepillárselo de vez en cuando, examínalo siempre atentamente.

Lee también nuestro artículo sobre la llegada de un cachorro: equipamiento básico y consejos.

Nuestros artículos más útiles
11 min

Golden retriever

El golden retriever es un perro familiar de tamaño mediano y al que le encantan los niños: muy cercano a las personas y dócil, pero también requiere de cuidados del pelaje y muchas salidas al exterior.
11 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.
11 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? ¡No nos engañemos! El pinscher miniatura ―también conocido como pinscher mini, pin min, pinscher enano o Zwergpinscher― es un «gran» perro. Quien desee un adorable y tierno perrito faldero se equivoca con el pinscher mini. A pesar de su tamaño, a este perro familiar tan despierto le encanta la actividad y el deporte y, en muchos sentidos, mantendrá a sus dueños muy ocupados.