Cómo enseñar a un perro a caminar con correa

Cómo enseñar a un perro a caminar con correa

Caminar con correa puede ser un problema, incluso para perros adultos. Muchos no han aprendido de jóvenes a comportarse bien con la correa puesta.

Un paseo con tu amado peludo debería ser superrelajante. Sin embargo, muchos no lo ven así porque tienen un perro adulto que tira de la correa. Te explicamos cómo enseñar a un perro a caminar con correa.

Ya sea una fuente, un árbol u otros perros: tu perro quiere ir, y quiere ir ya. Así es como los paseos se convierten en una carrera de baquetas. Es casi imposible contener a los perros pesados, pero incluso uno de diez kilos puede hacerte caer al suelo.

Además, estos tirones son puro estrés para la columna del perro. Por eso es tan importante saber cómo enseñar a un perro a caminar con correa. Para ello, necesitarás motivación, paciencia y, sobre todo, un buen plan.

Mando con soberanía y factor de diversión

¿Cómo enseñar a un perro a caminar con correa? Si preguntas a varios adiestradores caninos, te darán diferentes respuestas. Los antiguos perros callejeros primero deben conocer el collar y el arnés. La mejor manera de hacerlo es con la ayuda de un adiestrador profesional.

A continuación, nos referiremos principalmente a perros adultos que no han aprendido a caminar con correa correctamente de cachorros. Es frecuente que los perros que tienen problemas para caminar con correa tengan otros problemas también. Por ejemplo, pueden tener dificultades para responder cuando los llaman o con el acoso de otros perros. El adiestramiento correcto suele variar en función del tipo de problema.

La cuestión de cómo enseñar a un perro a caminar con correa va principalmente de enseñarle que lo guías con soberanía, pero sin olvidar el factor de diversión. La norma más importante es no dejarle que tire de la correa. Si el perro consigue que cedas, para él es como una autorrecompensa. Esta recompensa, a su vez, refuerza el comportamiento indeseado.

kilos gratis

¿Por qué no una correa flexi?

Está prohibido dejar que el perro tire de la correa durante el adiestramiento. Este es un criterio que excluye radicalmente la correa flexi. Si tu perro tiene problemas para caminar con correa, no practiques con una correa flexi. Esto es así porque esta correa cede con los tirones, que es justamente lo que intentamos evitar.

Solo los perros que saben caminar con correa y están muy acostumbrados pueden caminar con una correa flexi. Para enseñar a tu perro adulto a caminar con correa, es mejor que uses una correa ajustable de dos metros.

¿Cómo enseñar a un perro a caminar con correa?

Imaginémonos que el perro camina en una zona definida por ti al lado de tu pierna. En esta zona imaginaria, el perro recibe una recompensa si la correa cuelga laxa. Si abandona la zona, es decir, la correa se tensa, hay una consecuencia negativa: no se avanza.

Refuerzo del comportamiento positivo

Recompensa a tu peludo cuando camine dentro de la zona, es decir, cuando la correa esté floja. Al inicio del adiestramiento, recompénsalo a intervalos cortos. Puedes darle el pienso que suele comer y restarlo de la ración diaria. Los tiempos son cruciales: recompénsalo solo cuando la correa esté floja.

Practica primero en sitios en los que haya pocas distracciones. Si funciona, puedes aumentar el nivel de dificultad y alargar el tiempo entre recompensas. A su vez, más distracciones equivalen a más chucherías. En cuanto la correa se tense, quédate quieto o retrocede unos pasos.

Importante: Cuando te quedes parado o retrocedas, no recompenses al perro. Aumenta la dificultad paulatinamente hasta que tengáis bajo control incluso los encuentros con otros perros.

Cómo enseñar a un perro a caminar con correa
Si tu perro no tira de la correa y te presta atención, se merece una recompensa.

Introducción del modo entrenamiento

Si tu perro está acostumbrado a tirar de la correa, no dejará de hacerlo de la noche a la mañana. Por eso, limita el tiempo de entrenamiento a unos minutos al día. De lo contrario, lo agobiarás a él y, probablemente, a ti mismo.

Enseñar a un perro adulto a caminar con correa requiere mucha concentración de ambas partes. Por eso, resulta práctico introducir un modo de entrenamiento. De esta manera, le dejas claro cuándo es momento de acatar estrictamente la guía con correa y cuándo de relajarse.

Funciona así: usa un collar para el adiestramiento y un arnés para pasear distendidamente. Puedes ponerle los dos y cambiar la correa del collar al arnés durante el paseo cuando vayáis a practicar. Sé coherente: con la versión estricta, el perro nunca debe poder conseguir tirar de la correa.

Si no quieres ponerle el collar y el arnés simultáneamente, puedes buscar un arnés en el que la correa se fije en el pecho.

Lee en nuestro magazine de zooplus si para tu perro es mejor un collar o un arnés.

Variantes

La variante anterior sobre cómo enseñar a un perro a caminar con correa no es adecuada para todos los perros. Hay algunos que pierden el interés enseguida en caminar relajados si no se les da ninguna golosina. Otros no se pueden motivar con snacks.

Para estos perros va muy bien el método perro hacia atrás. Con perros agresivos o muy miedosos, usa este método solo bajo la supervisión de un adiestrador. El principio es muy simple: no debes dejar que el perro ponga el hocico por delante.

En cuanto el perro se adelante desde tu lado, debes decidir una de estas dos opciones:

  1. Ponle la mano en el tórax (no en la laringe) y empújalo hacia atrás tranquilamente, pero con firmeza. A continuación, sigue andando sin decir nada.
  2. Ponte delante del perro y acércate a él para que tenga que dar unos pasos atrás. Después, sigue andando sin decir nada.

Asegúrate de no asustar al perro, ejercer presión en su cuello ni pisarle la pata. No se trata de castigarlo, sino de sentar precedentes con un lenguaje corporal claro. En esta variante no hay refuerzo positivo con golosinas ni excepciones en las primeras semanas.

Cómo enseñar a un perro a caminar con correa: ¡ten paciencia!

Después de los primeros días de práctica, probablemente notarás una mejora, sobre todo en los trayectos conocidos. Sin embargo, las zonas desconocidas suelen ser tan emocionantes que parecerá que tienes que empezar de cero. También es frecuente avanzar a ritmo de caracol. ¡Ten paciencia!

No seas brusco ni riñas a tu perro. Cada paso atrás es un paso de aprendizaje para él. Un breve ¡eh! antes de pararte o empujar al perro hacia atrás puede funcionar. Más tarde, bastará con esa interjección para frenar al perro.

La paciencia puede valer la pena el doble o el triple. Cuando el perro mejora con la correa, suele mejorar también la respuesta a la llamada y la agresividad con la correa puesta. Y es que los perros aprenden que ellos no llevan las riendas, sino la persona.

La consecuencia lo es (casi) todo

Lo más importante sobre cómo enseñar a un perro a caminar con correa es la consecuencia. Si tirar de la correa surte efecto, el perro se autorrecompensa yendo al olor o la fuente que le interesan.

En un hogar con varias personas, asegúrate de que todas practiquen el adiestramiento con la correa. En este momento, no podréis mirar el teléfono ni llamar a nadie durante el paseo. Tendréis que regalarle toda vuestra atención al perro.

Refuerzo del vínculo

Atención es una palabra clave. Muchos perros tiran de la correa porque, al salir a pasear, todo es más interesante que su humano. Esto es algo que debes cambiar, por ejemplo, con nuestros consejos para pasear con perros.

Puedes introducir pequeños ejercicios en los paseos. Por ejemplo, escóndete una golosina debajo del pie y no se la des hasta que te mire a los ojos. Ve aumentando el tiempo de la mirada gradualmente.

Las interacciones con el perro refuerzan el vínculo y facilitan el adiestramiento con la correa en perros adultos. Elógialo de vez en cuando con un tono amable. Utiliza una palabra de elogio como bien, pero solo cuando tengas una golosina lista para dársela.

Utensilios para el adiestramiento

En las tiendas se venden utensilios que pueden mejorar la conducta de los perros adultos al caminar con correa. Estos son, por ejemplo, los collares y arneses antitirones. Permiten controlar mejor la correa especialmente con perros muy fuertes. Los que ejercen presión en la cabeza solo se deben utilizar si los recomienda un adiestrador canino.

Otros consejos

  • Antes del adiestramiento con correa, cansa a tu perro con un juego.
  • No empieces hasta que el perro esté concentrado y te esté prestando atención.
  • La correa debe ir asociada a algo positivo y el adiestramiento tiene que ser divertido.
  • Nunca tires del perro con la correa.
  • Los cambios de sentido aumentan la atención del perro.
  • Sé perseverante, pero no lo riñas.
  • No permitas encuentros con otros perros con la correa puesta cuando estéis practicando.
  • Si sigues todo esto al pie de la letra desde el principio, más adelante podrás soltar la correa.
Nuestros artículos más útiles
9 min

Jadeo en perros: ¿por qué mi perro jadea de noche?

Los jadeos forman parte de un perro igual que lo es mover la cola, por lo que no suelen ser motivo de preocupación. Pero ¿qué pasa cuando mi perro jadea de noche tan fuerte que no puede descansar? Aquí descubrirás las posibles causas del jadeo en perros por las noches y qué puedes hacer para ayudarle.
14 min

Trucos para perros

Dar la pata, ponerse a dos patas o atrapar un snack en el aire... Con estos diez trucos para perros, tu perro y tú seréis populares. Lo mejor es que los trucos para perros no solo entretienen a quienes están cerca, sino que desafían a tu peludo física y mentalmente. Además, el entrenamiento fortalece el vínculo entre ambos.
4 min

Cómo enseñarle a un cachorro a no morder

Por muy adorables que sean, los cachorros pueden morder. En torno a las 6 semanas ya tienen unos 28 dientecitos listos para hincar. Aunque, al principio, esos pequeños alfileres tan solo molesten y apenas hagan daño, es necesario saber cómo enseñarle a un cachorro a no morder.