Trastornos nerviosos y hormonales en gatos

Trastornos nerviosos y hormonales en gatos

Trastornos nerviosos y hormonales en gatos

El cuerpo de los gatos funciona con la combinación precisa de una multitud de diferentes elementos. Este sistema suele trabajar de forma perfecta, pero puede desequilibrarse con facilidad. Los problemas del sistema nervioso y los desequilibrios hormonales son un ejemplo de ello.

El sistema nervioso de un gato

El sistema nervioso de los gatos se compone de billones de pequeñas células nerviosas controladas por el cerebro, que pasan por los órganos y se encuentran en la médula. Esta red coordina y controla casi todas las impresiones sensoriales, las emociones y los movimientos del cuerpo del felino.

Al igual que en los humanos, el cerebro es la central del sistema nervioso central de los gatos. Este órgano, que pesa entre 20-28 gramos y mide 2,5 cm de alto y 3,5 cm de ancho, aglomera todas las impresiones sensoriales de los mininos. La función del cerebro es evaluar, vincular y almacenar los impulsos nerviosos y decidir la intensidad de las reacciones a los posibles estímulos.

Enfermedades del sistema nervioso central en gatos

Esta red de información puede interrumpirse por diferentes motivos como un trauma causado por un accidente, una enfermedad hereditaria o una infección.

Un conocido trastorno del sistema nervioso central es la ataxia. Los gatos con ataxia tienen grandes trastornos neurológicos. Los síntomas son la falta de coordinación y de precisión en el movimiento, la inclinación lateral de la cabeza e incluso la falta de higiene. Las causas de la ataxia pueden ser diversos trastornos del sistema nervioso central:

  • El haber sido envenenado o que la progenitora tenga parvovirus puede causar daños en el sistema nervioso y provocar los síntomas nombrados con anterioridad.
  • Otra posible causa es la enfermedad por depósito lisosomal, un trastorno metabólico hereditario.
  • Las influencias externas como los accidentes de coche o las caídas con daños en la médula o en la cabeza pueden tener efectos duraderos en el sistema nervioso central.
  • Las enfermedades progresivas como las deformaciones de la columna vertebral o las enfermedades degenerativas del sistema nervioso central también dañan las redes nerviosas y pueden causar déficits.
  • Otra causa pueden ser tumores o derrames cerebrales. En estos casos el único indicio de que algo va mal suele ser un trastorno del sistema nervioso central.

¡Una insuficiencia neurológica siempre es una emergencia! Ante el indicio de cualquiera de los síntomas es vital acudir al veterinario de inmediato (por las noches o los fines de semana puedes acudir a emergencias). Dependiendo de la causa de los síntomas, el estado del felino puede ser grave, fatal o crónico. Sin embargo, no siempre son terminales: por ejemplo, los gatos con ataxia, a menudo, nacen con trastornos neurológicos. Solo tienes que adaptarte a sus particularidades para que tu «tambaleante» bigotudo pueda llevar una vida larga y feliz. Lo mismo aplica a aquellos que han sufrido un derrame cerebral. Las adaptaciones en el entorno, como una rampa para que pueda acceder a su cama o un arenero con una entrada a ras del suelo, y la comprensión y el cariño de su familia no hacen milagros, pero le proporcionan una vida feliz.

Eso sí, mantente alejado de los diagnósticos por internet. Solo un veterinario puede diagnosticar y ofrecer posibles tratamientos en estos casos.

hormonstörungen bei katzen

Equilibrio hormonal en gatos

El sistema hormonal de los gatos, igual que el sistema nervioso, está compuesto por millones de pequeños elementos que trabajan juntos a la perfección. Las hormonas son sustancias químicas del cuerpo que transmiten información al organismo para mantener y dirigir las funciones del cuerpo y los procesos metabólicos. Las hormonas están formadas por glándulas endocrinas que avanzan por la corriente sanguínea hasta alcanzar el órgano al que querían llegar.  El cerebro es el conmutador del sistema nervioso central y es quien controla y regula la liberación de las hormonas.

El sistema hormonal felino es esencial para cualquier proceso corporal, desde la formación de los óvulos hasta la regulación de la glucosa y la asimilación de nutrientes, pasando por el crecimiento. También influye en gran medida en las emociones de tu bigotudo. Para que los procesos biológicos del felino se desarrollen sin problemas, los gatitos se conviertan en gatos adultos sanos y se mantengan saludables en su vejez es esencial un buen equilibrio hormonal, si no las consecuencias son tremendas.

Trastornos hormonales en gatos

Los trastornos hormonales pueden tener varias consecuencias. Las enfermedades del sistema hormonal más conocidas en gatos son el hipertiroidismo, el hipotiroidismo y la diabetes mellitus.

Enfermedades de la tiroides

  • La tiroides es un órgano endocrino esencial que se encarga de varios procesos metabólicos básicos. Cuando su rendimiento es inferior a lo normal, el proceso metabólico del gato se reduce y tiene muy poca energía.
  • A menudo los felinos con hipotiroidismo suben bastante de peso. El tratamiento requiere de la toma de hormonas tiroideas artificiales. El felino ha de tomar estas hormonas de por vida, pero reducen bastante los síntomas y mantienen la calidad de vida del gato,
  • El hipertiroidismo influye en el metabolismo aumentando la segregación de hormonas, esto desequilibra la interacción de los órganos. Los síntomas típicos son los temblores nerviosos, la pérdida de peso y el aumento del apetito. Con independencia de la causa, en estos casos se puede optar por eliminar o destruir quirúrgicamente la tiroides. También puede tratarse con medicamentos.

Trastornos hormonales en gatos: la diabetes felina

La diabetes es una enfermedad cada vez más frecuente en los felinos.

  • La diabetes insípida es un trastorno hormonal del balance hídrico del sistema del minino y se expresa mediante la concentración de la orina. Esta enfermedad es poco frecuente y puede tratarse con hormonas recetadas por el veterinario.
  • La diabetes mellitus (conocida como la enfermedad del azúcar) es mucho más frecuente. Suele desencadenarse por un trastorno del páncreas, que se encarga de la producción de la insulina. Su función es esencial, pues el azúcar es la fuente de energía más importante del cuerpo. La diabetes mellitus tipo 1 es una enfermedad autoinmune. El metabolismo del gato destruye las células encargadas de crear insulina. La diabetes tipo 2 suele considerarse como la diabetes del adulto. Las células han desarrollado una tolerancia alta a la insulina y ya no reaccionan a la que genera el cuerpo. Esto afecta a la capacidad de metabolizar el azúcar en la sangra. El páncreas intenta compensar esta incapacidad mediante una producción más elevada de insulina y el nivel de glucemia se dispara. La diabetes felina tipo 2 suele tratarse con una regulación del metabolismo de insulina o la toma de insulina.

La diabetes y las enfermedades de la tiroides son dos ejemplos de trastornos hormonales en gatos. Todos los desórdenes hormonales son serios y solo pueden ser diagnosticados y tratados por un veterinario.

Prevenir los trastornos hormonales y nerviosos en gatos

Las causas de este tipo de enfermedades suelen deberse a la elección de los animales reproductores empleados para la cría, aunque a veces se debe también al tipo de alimentación. A pesar de que no puedas evitar este tipo de trastornos, lo cierto es que un estilo de vida sano con frecuentes controles de peso y una nutrición correcta son un aporte esencial para la salud de tu bigotudo.

Nuestros artículos más útiles