Cálculos biliares en gatos This article is verified by a vet

Cálculos biliares en gatos

En los gatos se observan con bastante frecuencia los llamados urolitos (cálculos en la vejiga), que pueden provocar problemas de salud en la vejiga urinaria, pero también en otros órganos urinarios, por ejemplo, a través de una inflamación o una estasis urinaria que ponga en peligro la vida. Como resultado del aumento de la agregación de minerales como el magnesio, el fosfato o el calcio en la orina, poco a poco se van formando cálculos biliares en gatos más grandes. Con una litiasis urinaria los síntomas como la disfunción urinaria suelen tardar varios meses en aparecer, incluso algunos gatos son completamente asintomáticos.

Causas: ¿cómo se forman los cálculos biliares en gatos?

En la mayoría de los casos, los afectados son gatos adultos y mayores. Los cálculos en la vejiga de los gatos también se producen con frecuencia en el contexto de la FLUTD (del ingés, feline lower urinary tract disease), una enfermedad del tracto urinario inferior. Estos pueden originarse en la propia vejiga, en el uréter o incluso en el riñón. Al principio se forman cristales urinarios muy pequeños (o arenilla urinaria), que se van acumulando poco a poco. De forma gradual van aumentando de tamaño y pueden llegar a tener un diámetro de hasta varios centímetros. Las posibles causas son factores genéticos, nutricionales e infecciosos que tienen un efecto en el valor del pH de la orina. Esto determina el nivel de acidez, que influye en la suspensión de ciertos minerales.

Sin embargo, como los cálculos biliares difieren bastante en su composición y origen, los veterinarios dividen estos urolitos en diferentes tipos:

  • Cálculos de estruvita: bajo el microscopio, estos cristales aparecen como estructuras coraliformes. Están compuestos por una combinación de magnesio, amonio y fosfato y también se encuentran en los gatos sanos en la orina alcalina (con un valor del pH superior a 7,0). Una razón común para el aumento de los cálculos de estruvita en la orina del gato son las infecciones bacterianas del tracto urinario
  • Cálculos de oxalato cálcico: estos cristales urinarios aparecen sobre todo en la orina ácida (pH por debajo de 7,0). La intoxicación con anticongelantes que contienen etilenglicol provoca una acumulación elevada de minerales como resultado de una insuficiencia renal aguda
  • Cálculos de urato: estos cristales tienen más probabilidades de aparecer en perros, por ejemplo, como resultado de enfermedades hepáticas

Síntomas

Dado que los cálculos biliares en gatos se desarrollan durante un largo período de tiempo, los síntomas solo suelen aparecer después de alcanzar un cierto diámetro o cuando los bordes de estos son afilados. Si las vías urinarias, como la uretra, están obstruidas, se puede producir una retención urinaria aguda y otros procesos inflamatorios. Esto último puede hacer que el tracto urinario ascienda y provocar infecciones de vejiga y riñón.

Por consiguiente, los cálculos biliares y la cistitis consecuente suelen provocar los siguientes síntomas en los gatos:

  • Estado general bajo, fatiga, posible fiebre y falta de voluntad para moverse
  • Lamer los genitales externos y orinar fuera del arenero
  • Vómitos o diarrea por intoxicación de la orina (uremia)
  • Dolor al orinar (estranguria) y posibles mezclas de sangre en la orina (hematuria)
  • Disfunción urinaria: reducción de la orina (oliguria o anuria), aumento de la orina en pequeñas cantidades (polaquiuria) y flujo de orina difícil y a veces doloroso (disuria)
  • Emergencia: retención de la orina debido a una obstrucción del tracto urinario y posible rotura de este con un deterioro agudo del estado general

Diagnóstico

Cuando el gato no puede orinar se trata de una emergencia aguda. Para evitar daños en los riñones y que la vejiga reviente, lo que puede poner en peligro la vida del minino, es necesario estabilizar la circulación del felino de inmediato con una infusión y un catéter urinario (dispositivo en forma de tubo) en la uretra.

Sin embargo, si el gato solo muestra síntomas leves, el diagnóstico se basa en una entrevista detallada con el cuidador (anamnesis), un examen clínico general para determinar el estado de salud actual del bigotudo y, a continuación, un examen especial del tracto urinario. En algunos casos ya es posible apreciar durante la adspección (observación) los síntomas de inflamación como el enrojecimiento y la hinchazón de los genitales externos y posiblemente los rastros de sangre. Por medio de la palpación se puede evaluar el tamaño de la vejiga, cualquier endurecimiento u otras anomalías. Con la ayuda de una muestra de orina se pueden identificar los cristales urinarios bajo el microscopio y determinar los eritrocitos (células sanguíneas), las células inflamatorias, las bacterias y el valor del pH.

En caso de que ya se hayan formado cálculos biliares más grandes, como los de estruvita, estos, en algunos casos, se pueden ver con claridad mediante una ecografía o una radiografía. También es importante hacer un análisis de sangre adicional para evaluar la función renal y el equilibrio de electrolitos. En consecuencia, se puede detectar un aumento de la concentración de potasio en la sangre que pone en peligro la vida (hipercalemia), pues puede causar una arritmia cardíaca.

Tratamiento para los cálculos de estruvita en gatos

Se pueden tomar las siguientes medidas terapéuticas para los cálculos biliares en gatos:

  • Medicamentos de apoyo: analgésicos y antiinflamatorios
  • Medicamentos para disolver los cálculos biliares (no para los cálculos de oxalato de calcio)
  • Colocación de un catéter urinario
  • Terapia de fluidos por infusión
  • Los alimentos y, si es necesario, los medicamentos que acidifican la orina ayudan en el caso de los cálculos de estruvita, y los que la alcalinizan, en el caso de los cálculos de oxalato de calcio.

Pronóstico

El pronóstico de los cálculos biliares en gatos depende de la cantidad, el tamaño y la composición. A diferencia de los cálculos de oxalato de calcio, los pequeños cálculos de estruvita se pueden disolver con medicamentos, por lo que suelen ser más fáciles de tratar. Si el tracto urinario está obstruido y el riñón ya está dañado, se trata de una condición que pone en peligro la vida y que requiere un tratamiento de emergencia.

Cómo prevenir los cálculos biliares en gatos

Los cálculos biliares en gatos se pueden prevenir con una alimentación especial que regule el valor del pH de la orina. Por ejemplo, un pienso que acidifica la orina ayuda contra los cálculos de estruvita. Para medir el valor del pH se pueden usar tiras de papel reactivo, que muestran un cambio de color tras entrar en contacto con la orina. Mediante la escala de colores se puede interpretar el valor actual del pH de la orina, que en gatos sanos debería ser de alrededor de 6,2. Por último, es importante asegurarse de que el felino ingiere suficiente agua fresca.

¡Descubre nuestra selección de fuentes para gatos!

Nuestros artículos más útiles

¿Cuántos años tiene mi gato?

La edad de los perros se suele deducir de forma sencilla: un año de los perros equivale a siete años de los humanos, dependiendo también de la raza y del peso del can. Ahora bien, ¿cómo se puede determinar la edad de los gatos? ¿Cuántos años suelen vivir? ¿A partir de qué edad se considera a los felinos «senior»? Descubre aquí todo sobre la edad de los gatos.

Métodos anticonceptivos para gatos

Los gatos son unos animales fascinantes. ¿Quién puede resistirse a un adorable gatito y a observarlo, mimarlo y acariciarlo durante todo el día? Pero la realidad es que vivimos en un mundo en el que las protectoras de animales están abarrotadas. Por esta razón, la mayoría de los amantes de los animales son conscientes de la importancia de evitar que su gato tenga una camada. Descubre cuáles son los métodos anticonceptivos para gatos.

Vacunas para gatos

Para mantener a tu gato sano y para disfrutar de su compañía durante más años, es importante llevar a cabo una seria de vacunas para gatos. De lo contrario, es susceptible de contraer enfermedades graves que, en determinadas circunstancias, pueden dejarle secuelas permanentes o, en el peor de los casos, causarle la muerte.