Cada cuánto se cambia la arena del gato: 5 preguntas importantes

cada cuánto se cambia la arena del gato

Por naturaleza, los gatos son animales muy aseados que valoran un arenero limpio. Si la arena no es la correcta o se cambia con poca frecuencia, puede haber problemas. El gato renuncia a ir a hacer sus necesidades o las hace en otro sitio que le guste más, que puede ser tranquilamente tu cama. En este artículo descubrirás cada cuánto se cambia la arena del gato y obtendrás respuesta a otras cuatro preguntas importantes.

¿Qué tipo de arena es la adecuada?

¿Arena aglomerante, de sílice, vegetal o no aglomerante? No es tan fácil elegir de entre tantas opciones.

Los gatos no solo son individualistas en cuanto a la comida, sino que también tienen sus preferencias respecto al arenero. Muchos están acostumbrados a un producto determinado y pueden reaccionar a un cambio aguantándose o dejando de ser limpios.

Arena aglomerante

La arena aglomerante está compuesta por granos de arcilla que forman grumos cuando entran en contacto con la orina. Estos grumos se recogen con una pala. Esto hace que el resto de la arena permanezca relativamente limpia y no se tenga que cambiar tan a menudo.

Arena no aglomerante

Los tipos de arenas no aglomerantes absorben la orina sin formar grumos. Se componen de minerales de arcilla o gel de sílice (arena de sílice). Si utilizas arena no aglomerante, solo tienes que retirar las heces a diario.

Importante: La arena aglomerante no es apta para gatitos porque se la comen. Esto podría provocarles grumos mortales en el estómago.

Encontrarás una explicación detallada de las ventajas e inconvenientes de los diferentes tipos de arena en el artículo: Arena para gatos: ventajas e inconvenientes de cada tipo.

kilos gratis

¿Cada cuánto se cambia la arena del gato?

Para conseguir una buena higiene del arenero es muy importante saber cada cuánto se cambia la arena del gato. Los gatos con una digestión normal expulsan heces una o dos veces y orinan cuatro o veces al día. Si utilizas arena aglomerante, debes retirar los grumos con la pala al menos una vez al día. De lo contrario, empieza a oler mal enseguida.

Pequeño consejo: los grumos de orina se suelen quedar pegados al borde o en las esquinas del arenero. Ráscalos con cuidado con la pala para que se desprendan. Si lo haces con demasiada brusquedad, los grumos se desmigajarán en muchos trozos pequeños que son muy difíciles de quitar.

Añade más o menos la misma cantidad de arena nueva que la que has quitado. Para que el gato pueda enterrar sus necesidades como es debido, siempre tiene que haber suficiente arena en el arenero. Lo ideal es una altura de entre siete y diez centímetros.

Debes cambiar la arena del gato íntegramente con una frecuencia de entre dos y cuatro semanas. Si es posible, lava el arenero entero a fondo con agua y un producto de limpieza. La arena no aglomerante se tiene que cambiar entera una vez a la semana.

Un arenero por gato

Cada cuánto se cambia la arena del gato del todo depende, entre otras cosas, del número de areneros. Por regla general, debe haber un arenero por gato más otro adicional. A algunos mininos les basta con un arenero, pero otros necesitan más.

Los hábitos también desempeñan un papel importante en la cuestión de cómo limpiar la caja de arena del gato. Hay gatos que usan un arenero para los excrementos y otro para la orina. Si el minino tiene diarrea o cistitis, tendrás que cambiar la arena del gato más a menudo.

cada cuánto se cambia la arena del gato
La limpieza del arenero y el tipo de arena también dependen de los hábitos individuales de cada gato.

¿Cómo se elimina la arena?

Aunque parezca obvio, la arena usada no se debe tirar bajo ningún concepto al inodoro. La arena aglomerante, particularmente, puede obstruir las cañerías. Por eso, siempre hay que tirarla a la basura doméstica. Excepción: hay algunos tipos de fibras vegetales que se pueden tirar a la basura orgánica o incluso al inodoro.

Si no quieres tirar las heces y la orina directamente al cubo de basura, puedes utilizar bolsas para perros. Las hay incluso que son biodegradables.

También puedes usar un cubo para la arena. Estos cubos especiales son tan herméticos que no dejan salir ni los gérmenes ni los olores.

¿Qué hago si mi gato no usa el arenero?

¿El gato hace sus necesidades en cualquier sitio, menos en el arenero? La falta de higiene en gatos puede tener muchas causas. A veces pueden ser problemas de salud o estrés, pero también puede deberse a un mal cuidado de la arena o una elección incorrecta del tipo de arena.

Aunque prefieras la arena con fragancia de polvos de talco, puede que a tu minino le resulte un poco desagradable. En este caso, es mejor que utilices variantes inodoras.

A los gatos con zarpas sensibles no suele gustarles la arena de sílice porque los granos son relativamente afilados. Además, hace bastante ruido al escarbar, lo que también puede ser una desmotivación para algunos gatos.

Arena en toda la casa: ¿qué se puede hacer?

No es muy agradable, pero tampoco infrecuente que el gato esparza la arena por toda la casa. Algunos tipos de arena se pegan más a las patas y al pelo, como las muy ligeras de fibra vegetal.

Puedes poner una alfombrilla especial que atrape los granos, que luego solo tienes que sacudir. Estas alfombrillas están disponibles en diferentes tamaños y versiones, y te permitirán ahorrarte alguna que otra pasada de la aspiradora.

Nuestros artículos más útiles
6 min

¿Es una buena idea dormir con el gato?

Entre los amantes de los gatos, es habitual dejar que nuestros mininos duerman en la cama. Sin embargo, existen opiniones contradictorias acerca de que los gatos compartan el lecho con las personas. En este artículo queremos exponerte los pros y los contras de dormir con el gato para que reflexiones con qué punto de vista simpatizas más y elijas el modo de actuar con tu pequeño tigre.
5 min

Tipos de arena para gatos

Lo primordial para que tu minino se sienta cómodo y decida usar su arenero es la arena para gatos. A continuación, descubrirás los diferentes tipos de arena para gatos y sus ventajas e inconvenientes.
5 min

¿Mi gato es feliz?

Cuando queremos a alguien deseamos que sea feliz y hacemos lo que está en nuestras manos para alimentar la felicidad de esa persona. Lo mismo sucede con nuestros fieles bigotudos, con los que compartimos el día a día. Al fin y al cabo, ellos también nos hacen felices a nosotros. Puedes estar seguro de lo siguiente: si le proporcionas a tu adorado minino una vida adecuada, conforme a su naturaleza y necesidades, estás haciendo un gato feliz. Esto incluye entretenimiento adecuado con juguetes idóneos, correspondientes a la inteligencia de la respectiva raza o naturaleza del gato en sí. Asimismo, una alimentación de buena calidad es muy importante Para tener un gato feliz también se necesita un rascador para que afile sus uñas y pueda marcar su territorio, así como uno o varios lugares para retirarse como una cueva para gatos. También las salidas diarias aportan bienestar al animal, según la raza o la naturaleza, el felino necesita de más o de menos salidas. ¡Y algo que da un extra de felicidad a la mayoría de los mininos son los mimos! Si le das todo esto a tu bigotudo estás bien encaminado para que este esté muy bien. Para tener más claridad sobre si tu felino es feliz le hemos preguntado a varios susurradores de gatos cualificados sobre cuáles son los signos de felicidad de nuestros gatitos. Las respuestas son las siguientes: