Embarazo en perros

embarazo en perros

Cómo tratar a una perra embarazada

El embarazo en perros tiene una duración aproximada de 63 días. Después de 20 días de que la perra quede preñada, es posible averiguar si tu cuadrúpeda está embarazada. Saberlo con seguridad y de cuántos cachorros está solo es posible con una ecografía a partir de los 20 días. No obstante, esto no es tan barato.

Síntomas físicos

Los primeros síntomas visibles de un embarazo en perros son la hinchazón de los pezones y la decoloración simultánea de las glándulas mamarias, ambos desde alrededor de la quinta semana. Además, tu perra puede estar un poco más tranquila de lo normal. A la sexta o séptima semana, su vientre aumenta poco a poco de tamaño y necesita vaciarse con más frecuencia. A partir de la octava semana, las glándulas mamarias se desarrollan y, cuando se presionan suavemente, salen secreciones acuosas.

Alimentación nutritiva

Si ya alimentabas a tu perra de forma saludable antes del embarazo, al principio no tienes que cambiar su comida. Solo con el inicio de las últimas dos o tres semanas necesita una comida más rica en proteínas. Esta debes dársela en tres o cuatro porciones pequeñas, pues con los cachorros no queda mucho espacio en el estómago. De ninguna manera debes darle alimentos con demasiados hidratos de carbono o grasas. Se recomienda, por ejemplo, un pienso concentrado, como el que reciben los perros de trabajo, o comida para cachorros, que le devuelve a la futura madre los importantes nutrientes que ha transmitido a las crías.

Una caja de partos cómoda

Unas dos semanas antes del parto, debes empezar a preparar una caja de partos en un lugar tranquilo y acomodarla con papel de periódico y mantas. Estas suelen ser de madera o de plástico y se pueden conseguir en tiendas especializadas.

Los bordes deben ser lo suficientemente bajos para que tu can pueda salir y entrar en ella con facilidad. Al mismo tiempo deben ser lo suficientemente elevados para que los cachorros no se caigan. Además, el tamaño debe ser bastante grande, para que tu perra pueda estirarse a lo largo, dejando espacio para los cachorros. Para evitar que la madre presione sin querer a sus crías contra la pared de la caja cuando se eche es aconsejable insertar una tabla a ambos lados (en el interior de la caja) a una altura de unos diez centímetros y a una distancia de diez centímetros del borde interno de la caja. Así, si la madre se acuesta sobre sus cachorros, estos pueden deslizarse por debajo y permanecer ilesos.

Control de salud en el veterinario

A pesar de que las perras suelen ser capaces de traer al mundo a sus crías sin ayuda humana, se recomienda una visita al veterinario. Incluso aunque esta solo sirva para prepararte a ti para el momento del parto de tu perra.

Nuestros artículos más útiles

Tos en perros

La tos en perros, al igual que en los humanos, no es una enfermedad independiente. Es un síntoma de afecciones del aparato respiratorio u otros órganos. La tos puede ser también un reflejo para proteger al cuerpo de diferentes elementos, como cuerpos extraños o sustancias irritantes. A menudo la tos puede confundirse con vómitos o regurgitación, estornudos inversos, asfixia o jadeos intensos. Podemos diferenciar entre tos irritativa sin expulsión (tos no productiva) y tos húmeda con expulsión (tos productiva). Ambos tipos de tos pueden ser crónicos o agudos.

Castrar a un perro

Para las clínicas veterinarias, la castración es una operación rutinaria, pero ¿tiene sentido castrar a tu perro? ¿Cuál es la diferencia entre castrar y esterilizar? ¿Cuánto cuesta castrar un perro? Aquí encontrarás toda la información, así como las ventajas y los inconvenientes.

Coronavirus en perros

El coronavirus canino se extiende por todo el mundo y suele afectar a cachorros y a perros de las protectoras. Si comparamos el coronavirus de los humanos con el de los perros, el primero causa síntomas respiratorios, mientras que el segundo provoca problemas gastrointestinales. A pesar de que las infecciones de coronavirus en perros suelen ser leves, los animales con un sistema inmunitario debilitado pueden llegar a desarrollar diarrea grave e incluso fallecer.