Rafeiro do Alentejo

Rafeiro do Alentejo

Grande, pesado y macizo: el perro portugués rafeiro do Alentejo es, sin duda, un animal imponente. Como perro guardián del ganado, protege su rebaño de forma eficaz e independiente. En cambio, no es tan apto como perro familiar y de compañía.

Carácter

Por la noche, el rafeiro do Alentejo luce en todo su esplendor. A su mirada atenta, su buen sentido del olfato y su excelente oído no se les escapa nada. Se enfrentará a quien se atreva a entrar en su territorio y, si es necesario, atacará. Los pastores que tienen este perro no temen a los cuatreros ni a los depredadores.

¿Un perro pastor como perro de compañía?

Este perro no se puede limitar a acompañar y proteger a su familia. Aunque le es muy fiel, su agresividad innata es muy difícil de controlar, incluso con el mejor adiestramiento. Al fin y al cabo, lleva toda su existencia acostumbrado a trabajar y actuar por su cuenta. Así pues, la sumisión y la obediencia no son sus puntos fuertes.

Adiestramiento entre la perseverancia y la libertad

Si quieres tener un rafeiro do Alentejo, deberás ofrecerle un territorio grande donde pueda desplegar su instinto guardián y protector. Lógicamente, esto no significa que haya que darle plena libertad. Un cuidador responsable socializa y educa a su perro desde el principio. Le muestra claramente quién lleva la voz cantante y dónde están los límites. Sin embargo, también acepta que este peludo necesita ciertas libertades. Lo que está claro es que el rafeiro del Alentejo nunca será un perrito faldero bien educado.

Aspecto

En cuanto aparece el rafeiro do Alentejo, los cuatreros y animales salvajes ponen pies en polvorosa. Al fin y al cabo, ¿quién querría enfrentarse a un perro tan grande y fuerte?

Con una altura de cruz de hasta 76 cm y un peso de unos 50 kg, es realmente imponente. Su cabeza maciza y su cuerpo fuerte y musculoso transmiten auténtica fortaleza. Mira tranquilo con unos ojos marrones pequeños, entre los que se dibuja un ligero surco. Eso sí, no se le escapa nada.

Constitución maciza

Pese a su estatura y su marcha algo lenta, el cuerpo del mastín del Alentejo es más largo que ancho. El cuello presenta una buena transición hacia los hombros y el lomo es recto. La cola, peluda y gruesa en la base, es de inserción baja y forma un ligero arco hacia arriba en estado de alerta. En reposo, llega hasta el corvejón. Las orejas, poco móviles, son medianas y caen dobladas a los lados.

Pelo denso de muchos colores

El pelo liso y denso del rafeiro do Alentejo es entre corto y semilargo. Cuenta con un abundante subpelo que lo protege eficazmente de las inclemencias del tiempo. Este perro puede ser negro, gris lobo, leonado o amarillo, con o sin manchas blancas. También se admite un color de base blanco con manchas amarillas, así como ejemplares rayados o atigrados.

Historia

Como su nombre ya indica, el rafeiro do Alentejo proviene de la región portuguesa del Alentejo. Esta región se extiende desde el sur del río Tajo hasta el Algarve. Está clasificado en el grupo 2 (molosoides), subsección de perros tipo montaña, de la FCI. Su historia como perro guardián del ganado es muy larga. Aunque el origen exacto de esta raza se desconoce, se sospecha que sus antepasados eran molosos de Oriente Medio. Probablemente, el cão da serra da Estrela, también portugués, fue otro perro que participó en su nacimiento.

Perro protector del ganado y símbolo de estatus

En las tierras bajas del Alentejo, los pastores utilizan a este gran perro para pastorear y arrear el ganado. Además, este intrépido peludo protegía el rebaño defendiéndolo de los ataques de animales salvajes o cuatreros. Por la noche era cuando el rafeiro do Alentejo defendía su rebaño a muerte. Los latifundistas adinerados valoraban a este imponente perro no solo como protector vigilante, sino también como símbolo de estatus, fuerza y poder.

Salvado de la extinción

Con el avance de la industrialización y el descenso de los latifundios, el rafeiro do Alentejo empezó a escasear. A principios del siglo XX, estos perros estaban prácticamente extinguidos. Sin embargo, un pequeño círculo de amantes de la raza consiguió conservarla. En 1940 se redactó el primer estándar de la raza y la FCI la reconoció definitivamente catorce años después.

Cría y distribución en la actualidad

Pese a los esfuerzos de sus admiradores, la raza solo ha podido establecerse hasta la actualidad moderadamente. El camino que tomaron muchos antiguos perros de trabajo hacia la vida familiar no funciona para este perro. El motivo es su carácter, no exento de problemas. Así pues, hay muy pocos criadores que se dediquen a esta raza tan especial.

Aspectos de compra

Si te interesa adoptar un rafeiro do Alentejo de pura raza, deberás recorrer muchos kilómetros para encontrar un criador. Si solo te interesa porque te gusta, es mejor que no lo adoptes. Este peludo es y será un excelente perro pastor y no se debe tener en ningún otro contexto. Si pretendes convertirlo en un perro de compañía, no os harás ningún favor ni a ti ni a él.

Salud y esperanza de vida

Debido a la baja distribución de la raza, apenas se le conocen enfermedades típicas. El rafeiro do Alentejo es un perro muy robusto con una esperanza de vida de entre doce y catorce años. Sin embargo, como todos los perros de su tamaño, puede sufrir problemas articulares, como displasia de cadera o codo.

Alimentación

Básicamente, el rafeiro do Alentejo no presenta grandes exigencias en cuanto a su alimentación. Sin embargo, una dieta saludable también es importante para él, especialmente en lo que a problemas articulares se refiere. Después de la comida energética para cachorros, primero hay que darle un alimento bajo en proteínas para prevenir un crecimiento demasiado rápido. Para el perro adulto, el valor energético ya puede volver a aumentarse. Ahora, lo más importante es la carne fresca, que le aporta la cantidad necesaria de proteína animal. Las verduras frescas y el arroz son un complemento saludable. También se le puede dar pescado como alternativa a la carne.

Necesidades nutricionales individuales

La cantidad y composición exactas de la comida deben ajustarse a las necesidades de cada perro. Estas pueden variar bastante en función de la edad, el tamaño y el nivel de actividad. Sin embargo, los nutrientes vitales se consiguen menos con la cantidad que con la calidad de los componentes. Incluso un perro tan grande y pesado como el rafeiro do Alentejo tiene suficiente con una o dos comidas diarias. Independientemente de todo esto, el agua no debe faltarle nunca.

Cuidados

El rafeiro del Alentejo es un perro muy fácil de cuidar cuyo pelo corto y liso no requiere cuidados especiales. Sin embargo, hay que cepillárselo periódicamente porque lo tiene muy denso y fuerte. También debes inspeccionarle y limpiarle los dientes, las uñas y los oídos de vez en cuando. Es conveniente acostumbrarlo a estos cuidados desde cachorro. Al fin y al cabo, te costará mucho sujetar a un perro tan grande y fuerte si no se está quieto por su propia voluntad.

Tenencia y adiestramiento

Aunque su marcha lenta y su expresión serena y ligeramente aburrida sugieran lo contrario, el mastín del Alentejo es extremadamente resistente y, si es necesario, rápido. Corre durante horas por su territorio, controla si todo está en orden y actúa enseguida si algo va mal. Vivir en la ciudad, entre jardines apretados, casas y parques limitados, es tan desfavorable para él como en una perrera. Necesita una zona amplia donde pueda dar rienda suelta a su pasión sin preocuparse por el tráfico ni los vecinos: proteger y vigilar la casa, la granja y el rebaño.

Perro guardián del rebaño y vigilante intrépido

La tarea de este perro se debe tomar en serio. Si no puedes ofrecerle un rebaño que proteger, al menos deberás tener un terreno grande que pueda vigilar. Su gran atención e intrepidez lo convierten en un perro guardián fabuloso, especialmente de noche. No obstante, la agresividad, tan necesaria para esta tarea, requiere a un cuidador con mucha experiencia.

Solo para expertos

El rafeiro do Alentejo no debe estar bajo ningún concepto con un principiante. Aunque es fiel y apegado a su familia, su dominancia y seguridad en sí mismo complican mucho la convivencia. Sin una socialización temprana ni un adiestramiento perseverante y consolidado, no se puede tener este perro. Los ejercicios lúdicos y las recompensas con chucherías no bastan para adiestrar a este perro tan insobornable y poco dócil. Quiere que lo tomen en serio y necesita tareas que se correspondan su carácter para encajar en la sociedad actual. Para su adiestramiento no solo se requiere experiencia y habilidad, sino también paciencia y comprensión.

Nuestros artículos más útiles
7 min

Golden retriever

El golden retriever es una de las razas más populares, sobre todo para familias. Pero su capacidad de aprender no es la única cualidad que lo caracteriza. En este artículo aprenderás todo lo que hay que saber sobre el golden retriever.

9 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? No te dejes engañar. El pinscher miniatura es todo un hombrecito. Si estás buscando un perrito faldero dulce y tranquilo, el pinscher miniatura no es para ti. A pesar de su tamaño, tiene una gran necesidad de hacer deporte y moverse, y lleva a su cuidador siempre al trote.

11 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.