Perro guía

Perro guía

Un perro guía puede facilitar la vida cotidiana y darle más libertad a una persona con discapacidad visual.

Da igual que haya semáforos, escaleras o puertas: un perro guía conduce de forma segura por la vida cotidiana a su usuario ciego o con discapacidad visual severa. De este modo, estos cuadrúpedos permiten a muchas personas ciegas vivir de forma más independiente. Hay mucho entrenamiento duro detrás. Lee aquí qué pueden hacer los perros guía y cómo es su adiestramiento.

¿Qué perros pueden convertirse en perros guía?

Los futuros perros guía no deben mostrar ningún rastro de agresividad y deben tener un carácter equilibrado en general. Al fin y al cabo, deben mantener el control en medio de la agitada vida cotidiana en la ciudad. Las primeras pruebas de carácter se realizan ya cuando es cachorro. Las pruebas de salud también son importantes para que este fiel amigo pueda permanecer al lado de su humano durante mucho tiempo.

Por ello, se considera una ventaja proceder de criaderos reputados. En ellos, los padres ya han superado numerosas pruebas de salud. Esto aumenta la probabilidad de tener un amigo de cuatro patas sano.

Uno de los perros guía para ciegos más conocidos es el labrador retriever, que tiene muchas buenas cualidades. Además, algunos criadores de esta raza se han especializado en la cría de perros guía para ciegos. Cuando los centros de adiestramiento canino colaboran con criadores con los que han tenido experiencias positivas, prefieren seguir con ellos.

Sin embargo, muchas otras razas son adecuadas en principio para este adiestramiento. Además, los perros deben tener una altura a la cruz de entre 50 y 65 cm para que les quede bien el arnés. Los pastores alemanes, los labradores retriever, los caniches gigantes o las razas mixtas también son adecuados tras pasar una correspondiente prueba de temperamento.

El adiestramiento como perro guía

Si el cachorro supera las primeras pruebas de carácter, suele ir a una familia de acogida donde se le somete a una exhaustiva socialización y a un adiestramiento inicial. Trenes, encuentros con otros perros y griterío infantil: en este periodo el can aprende a enfrentarse a todo con calma. Si muestra instinto de caza o timidez, el entrenamiento se termina de inmediato. Al fin y al cabo, la vida del humano puede estar en peligro más adelante si el perro se distrae con demasiada facilidad.

Después de un año, el perro va con un entrenador profesional de perros durante unos seis meses para un adiestramiento intensivo. Aquí pasa, entre otras, la prueba del perro de compañía.

Después comienza el entrenamiento con el futuro propietario. Es importante que el perro y el ser humano hagan buena pareja; para ello, los futuros usuarios suelen pasar por un procedimiento especial de selección. A continuación, el dúo humano-animal se conoce y practican juntos durante algunas semanas.

Alrededor de los 18 meses, el perro adiestrado puede mudarse con su nuevo dueño. Pero el aprendizaje conjunto no termina ahí. Un perro guía necesita un entrenamiento permanente, lo que significa que su humano tiene que practicar y repetir mucho con él.

Lo que puede hacer un perro guía

Lo que pueden hacer los ayudantes de cuatro patas depende de su formación individual. Indispensable para el perro es la capacidad de guiar a su compañero humano con seguridad. Esto implica mucho más que andar delante de él. El perro guía reconoce los obstáculos para su humano y se los señala o los evita. Por ejemplo, se detiene ante las escaleras o las puertas y se abre paso entre las señales de tráfico y los bancos. Señala a su humano los escalones o los charcos grandes y lo dirige cuando hay obstáculos como patinetes aparcados en la acera.

El cuadrúpedo reconoce también los obstáculos que no están cerca del suelo. Esto incluye, por ejemplo, barreras que el perro podría pasar fácilmente si fuese solo. El perro se detiene ante los obstáculos aunque el humano le ordene seguir adelante. Los perros guía aprenden esta desobediencia inteligente para proteger a sus dueños del peligro.

Sin embargo, la responsabilidad siempre recae en el ser humano. Él determina el camino y dirige al perro en consecuencia.

Perro guía
El humano y el animal forman juntos un equipo.

El humano mantiene el contacto con el perro a través de la estable asa del arnés. Así reconoce pronto los cambios de dirección y se da cuenta inmediatamente si el cuadrúpedo se detiene. Los perros responden a órdenes de voz como "busca semáforo", "a casa" o "a la tienda".

Los objetivos y órdenes correspondientes deben practicarse previamente con el entrenador. Un perro guía suele dominar más de setenta órdenes. Sin embargo, es importante entrenarlos con regularidad, porque después de dos años el amigo de cuatro patas probablemente haya olvidado el camino "al médico".

Estos son algunos ejemplos de órdenes que la mayoría de los perros guía pueden realizar con una orden adecuada, además de «sit», «plas», etc.:

  • ir más lento y más rápido
  • caminar por el lado derecho o izquierdo de la calle
  • mostrar opción de asiento
  • mostrar puertas
  • buscar un semáforo, aunque no pueden decir cuando está en verde
  • mostrar un buzón o una parada de autobús

Costes y requisitos de un perro guía para ciegos

Un perro guía entrenado profesionalmente cuesta fácilmente tanto como un coche pequeño nuevo, y se puede adquirir a partir de 20.000 euros. La buena noticia es que en muchos países europeos, como Alemania y Austria, las compañías de seguros médicos contribuyen a los gastos del cuadrúpedo. A veces incluso los asumen por completo. Porque al igual que una silla de ruedas, el perro entrenado también se clasifica como «ayuda».

En Alemania, por ejemplo, los seguros médicos pagan un perro guía para ciegos si la agudeza visual del asegurado es inferior al 5 %.

Sin embargo, un perro guía no es adecuado para cualquier persona ciega. El entrenamiento conjunto requiere mucho tiempo, y el guiado precisa de la voluntad de aprender y la constancia por parte del bípedo.

El propietario del perro guía debe ser capaz de proporcionar a su amigo de cuatro patas contacto social con otros perros. Si el perro no lleva arnés, también puede hacer travesuras e intentar robar comida de la mesa. No todas las personas con discapacidad visual pueden hacer frente a esto. Especialmente los neófitos en el mundo canino y que viven solos pueden enfrentarse a algunos retos inesperados. Además, la tenencia de un perro requiere un cierto nivel de aptitud física y movilidad como requisito básico.

Separar trabajo y diversión

Un perro guía es sencillamente admirable, ¡y se comporta bestialmente bien! Si descubres un cuadrúpedo de este tipo, no lo acaricies sin pedir permiso a su dueño. Y es que cuando los perros llevan el arnés, están de servicio. Entonces no deben distraerse con personas o animales, tienen que concentrarse plenamente en su tarea.

Como se trata de un trabajo duro para estos perros, es muy importante compensarlos mucho. Estos ayudantes disfrutan retozando con otros perros o jugando sin responsabilidades tanto como cualquier otro perro. Los perros guía solo deben llevar el arnés durante un tiempo limitado cada día para que puedan relajarse entremedias.

Ya era un apoyo en la Edad Media

Que los perros siempre han ayudado a los ciegos puede verse en un antiguo testimonio: un reglamento de Estrasburgo del siglo XV estipula que los mendigos no podían tener perros, a menos que fueran ciegos y, por tanto, dependieran de su amigo de cuatro patas.

Los primeros intentos de adiestrar perros para ayudar a los ciegos tuvieron lugar en Europa, en el París del siglo XVIII. El adiestramiento profesional de los perros guía se estableció alrededor de 1900.

Han pasado muchas cosas desde entonces: los perros guía forman parte de la vida cotidiana en muchos paisajes urbanos. Al igual que el resto de perros de trabajo, en la mayoría de los países occidentales se les permite acompañar a sus humanos a muchos lugares en los que, de no ser así, se les prohibiría el paso, como en tiendas de comestibles o consultas médicas.

¿Buscas un perro guía?

Si buscas un perro guía por una discapacidad visual, ponte en contacto con las escuelas de perros guía. Si tienes alguna duda sobre cómo solicitar o vivir con un perro guía, las asociaciones de ciegos y las compañías de seguros médicos también pueden ayudarte.

Algunas personas sin discapacidades visuales también se interesan por los animales perfectamente adiestrados. Solo con mucha suerte son capaces de encontrar uno. Algunos animales jóvenes no superan el adiestramiento para convertirse en perros guía y, por tanto, buscan un nuevo hogar.

Sin embargo, para el propietario de perros medio esto no es un defecto, porque estos canes suelen tener una educación de primera. Son solo las tareas de alta complejidad de un guía para ciegos las que no pueden ser realizadas por ellos de forma fiable. En raras ocasiones, los perros guía que se retiran del "servicio" por razones de edad también buscan un nuevo hogar.

Y es que a partir de los ocho años algunos animales reaccionan con estrés o agotamiento a las exigencias del trabajo diario. La mayoría, sin embargo, encuentra un hogar de retiro con su dueño o en su entorno cercano. Si esto no es posible, las asociaciones de perros guía ayudan a buscarles un hogar. Sin embargo, como estos amigos de cuatro patas son muy populares, la búsqueda de un inquilino de este tipo puede implicar largos tiempos de espera.

Nuestros artículos más útiles
9 min

Jadeo en perros: ¿por qué mi perro jadea de noche?

Los jadeos forman parte de un perro igual que lo es mover la cola, por lo que no suelen ser motivo de preocupación. Pero ¿qué pasa cuando mi perro jadea de noche tan fuerte que no puede descansar? Aquí descubrirás las posibles causas del jadeo en perros por las noches y qué puedes hacer para ayudarle.
14 min

Trucos para perros

Dar la pata, ponerse a dos patas o atrapar un snack en el aire... Con estos diez trucos para perros, tu perro y tú seréis populares. Lo mejor es que los trucos para perros no solo entretienen a quienes están cerca, sino que desafían a tu peludo física y mentalmente. Además, el entrenamiento fortalece el vínculo entre ambos.
4 min

Cómo enseñarle a un cachorro a no morder

Por muy adorables que sean, los cachorros pueden morder. En torno a las 6 semanas ya tienen unos 28 dientecitos listos para hincar. Aunque, al principio, esos pequeños alfileres tan solo molesten y apenas hagan daño, es necesario saber cómo enseñarle a un cachorro a no morder.