El oído de los gatos

El oído de los gatos

Los gatos tienen un sentido del oído muy sensible y una capacidad auditiva mucho más desarrollada que la de los humanos. Esto es de gran ayuda cuando necesitan cazar. Las presas de los felinos se comunican mediante ruidos muy agudos y bajos, por lo que tener un buen oído es de gran importancia para los bigotudos.

El sentido auditivo de los gatos

El oído y la localización del sonido de los gatos es mucho mejor que la de los humanos. La frecuencia audible de un animal adulto está alrededor de los 50 000 hercios, los gatos jóvenes pueden incluso oír sonidos de hasta 100 000 hercios, mientras que una persona apenas percibe unos 20 000 hercios. Este número se reduce bastante en las personas mayores, lo que es fácil de detectar cuando ya no oyen un silbato de alta frecuencia para perros o el sonido de un murciélago. Incluso los perros, con un campo auditivo de 40 000 hercios, tienen un sistema auditivo menos sensible que el de los mininos.

Los gatos también nos llevan una gran ventaja en cuanto a la intensidad acústica. Pueden percibir un sonido apenas audible para las personas a solo 1/1000 de la intensidad del sonido. Para evitar el abrumador ruido de fondo, los gatos filtran los sonidos que son importantes para ellos: los ratones emiten contantemente un pequeño chillido para mantenerse en contacto con sus semejantes. El felino puede escuchar esto a una distancia de hasta veinte metros. Con la edad también pierden un poco del sentido auditivo, pero sigue siendo lo suficientemente bueno para reemplazar el sentido de la vista por completo si se junta con el sentido del tacto. Por lo tanto, un gato ciego no está para nada desorientado.

Las orejas de los gatos tienen tantos músculos que se pueden mover de forma independiente y así apuntar de forma directa a la fuente del ruido. Esta alineación de las orejas es automática por reflejo.

Cómo cuidar el sensible oído de un gato

Percibir los sonidos más bajos siempre ha sido importante para los felinos para su técnica de caza. A pesar de que muchos gatos domésticos ya no necesitan cazar para sobrevivir, su oído sigue siendo muy sensible. Registran ultrasonidos antes de darnos cuenta de que se acerca algo desconocido. Incluso cuando están durmiendo sus oídos están listos para la percepción de cualquier ruido inusual.

La consecuencia de este excelente sentido auditivo es que los bigotudos detestan la música alta y los gritos. Los felinos pueden oír sonidos estridentes, por ejemplo, de la televisión, que los humanos no perciben. Por eso, ten consideración hacia tu gatito cuando uses aparatos eléctricos, pues a pesar de que el ruido no sea molesto para las personas, puede ser muy desagradable para tu bigotudo. No te asombres si tu gato desaparece mientras estás aspirando el salón o usas la batidora.

¡Puedes encontrar todos los productos relacionados con gatos, como accesorios para el cuidado, juguetes, pienso y comida húmeda en la tienda online zooplus!

Nuestros artículos más útiles