Depresión en gatos

Depresión en gatos

No solo las personas sufrimos depresión, sino que los gatos también pueden padecer enfermedades psíquicas. Te explicamos cómo detectar la depresión en gatos y, aún más importante, qué puedes hacer al respecto.

Síntomas: ¿cuáles son los signos de la depresión en gatos?

El cuadro clínico de una depresión en gatos es similar a los síntomas de las personas. La desgana, la apatía y un mal estado de ánimo general son los síntomas principales de la depresión. Puedes reconocerlos en tu gato por las conductas siguientes:

  • Busca menos el contacto físico contigo.
  • Duerme más de lo normal y parece apático a todas horas.
  • Ni su juguete preferido lo motiva a jugar.
  • El comedero está más lleno de lo normal y el gato no quiere comer ni su comida preferida.
  • Se acicala menos.
  • Si tu gato es de exterior, ya no le interesa explorar el vecindario ni hacer excursiones.

Diagnóstico: ¿cómo se detecta?

Si te parece que tu minino ha perdido la alegría de vivir, pídele consejo al veterinario. Este podrá descartar problemas de salud, como dolores, enfermedades infecciosas u otras patologías. Para ello, palpará al gato, le tomará la temperatura y, si es necesario, tomará una muestra de sangre.

Depresión en gatos
El veterinario examinará al gato para descartar enfermedades físicas.

Si no encuentra ninguna causa física, te preguntará si ha pasado algo recientemente que pueda haber afectado psíquicamente al gato.

Las preguntas más importantes son:

  • ¿Cada cuánto lo alimentas y con qué?
  • ¿Te has mudado hace poco?
  • ¿Ha llegado otro animal a casa o has tenido un bebé?
  • ¿Ha fallecido alguien en el hogar?

Si respondes a una o varias preguntas afirmativamente, es posible que esa sea la causa de la depresión del gato.

Terapia: ¿cómo se trata?

El tratamiento de la depresión en gatos suele ser difícil y largo dada la complejidad de la dolencia. Por eso, es importante que documentes regularmente la evolución, incluyendo los avances y retrocesos.

Si puedes deshacer la supuesta causa, pruébalo para ayudar a tu gato. Si esto no es posible, puedes preguntar a un psicólogo felino o al veterinario sobre la administración de fármacos psicotrópicos. Estos son medicamentos que influyen en el cerebro y pueden aliviar la depresión en gatos.

Causas: ¿qué provoca una depresión en gatos?

La psique del gato depende de muchos factores y, por eso, los desencadenantes de la depresión en gatos son numerosos.

Depresión en gatos
Si te mudas de casa, este cambio puede provocarle una depresión a tu gato.

Las más comunes son:

  • Una mudanza
  • Un nuevo animal (p. ej., un perro) o un segundo gato en casa o en el vecindario
  • Falta de contactos sociales
  • Tenencia no acorde a la especie
  • Fallecimiento, mudanza o viaje largo de un miembro de la familia

¿Cuál es el pronóstico?

Que tu gato recupere la alegría de vivir depende de que encuentres y combatas la causa de la depresión. Está claro que la terapia puede durar bastante, por lo que debes tener mucha paciencia y mostrarle empatía.

Nuestros artículos más útiles
3 min

¿Cuántos años tiene mi gato?

La edad de los perros se suele deducir de forma sencilla: un año de los perros equivale a siete años de los humanos, dependiendo también de la raza y del peso del can. Ahora bien, ¿Cuántos años tiene mi gato? ¿Cuántos años suelen vivir? ¿A partir de qué edad se considera a los felinos «senior»? Descubre aquí todo sobre la edad de los gatos.
4 min

Métodos anticonceptivos para gatos

Los gatos son unos animales fascinantes. ¿Quién puede resistirse a un adorable gatito y a observarlo, mimarlo y acariciarlo durante todo el día? Pero la realidad es que vivimos en un mundo en el que las protectoras de animales están abarrotadas. Por esta razón, la mayoría de los amantes de los animales son conscientes de la importancia de evitar que su gato tenga una camada. Descubre cuáles son los métodos anticonceptivos para gatos.
7 min

Vacunas para gatos

Para mantener a tu gato sano y para disfrutar de su compañía durante más años, es importante llevar a cabo una seria de vacunas para gatos. De lo contrario, es susceptible de contraer enfermedades graves que, en determinadas circunstancias, pueden dejarle secuelas permanentes o, en el peor de los casos, causarle la muerte.