Ninfas

Ninfas

Si alguna vez te has interesado por las ninfas (también conocidas como carolinas o cacatúas ninfas), sabrás que no son el tipo de pájaro ideal para primerizos y que no son tan fáciles de cuidar como se dice por ahí. Pero, siempre que tengas en cuenta los principios para tenerlos de forma correcta, tendrás muchas alegrías con esta divertida cacatúa en miniatura, y ella contigo. Unos cuantos de estos requisitos te los contamos aquí para concienciarte sobre cuáles son las necesidades de una ninfa doméstica.

Tener una ninfa en casa

Las ninfas no deben tenerse nunca en solitario. En la naturaleza vuelan en bandadas, por lo que siempre buscan la cercanía de alguien. Si no tienen un congénere, crearán esa conexión contigo. Aunque el hecho de que no se separe de ti pueda resultarte agradable al principio, es bastante desagradable cuando comienza a llamar tu atención todo el tiempo. Es posible que tu carolina te haga notar la falta de atención mediante insoportables chillidos. Estos estridentes alaridos son innatos y les sirven para mantenerse unidas a la bandada en su lugar de origen, la extensa Australia. De la misma forma que chilla por sus compañeros de bandada, llamará por ti. Esta temida llamada hace que las ninfas sean consideradas chillonas e incluso han llegado a tensar algunas relaciones entre vecinos.

Otra reacción de estas aves en cuanto a la soledad son los cambios mentales y la aparición de trastornos masivos del comportamiento. En general, los machos tienden a ser agresivos, mientras que las hembras se vuelven apáticas. Ten en cuenta que un espejo no sustituye a un compañero y por lo tanto no desempeña ninguna función en el hogar de tu ninfa, es mejor no tenerlo. Existen otros accesorios mucho más adecuados para estas aves.

Convivencia con otros pájaros

Las ninfas son aves pacíficas, por lo que también conviven bien con periquitos y cacatúas (siempre y cuando no estén incubando) en una pajarera, eso sí, el idioma de las diferentes especies de aves es diferente. También puede ser que las carolinas tengan dificultades para hacerse un lugar al convivir con los vivaces y un poco agresivos periquitos. Por eso lo mejor es tener a las ninfas siempre con una pareja de la misma especie.

Vuelo libre

Si alguna vez has visto las habilidades de vuelo de una cacatúa ninfa, te habrás dado cuenta de que son voladores natos. En su lugar de origen, Australia, es un ave nómada que recorre a diario grandes distancias en busca de comida. Sabiendo esto, a nadie se le ocurriría encerrarla durante un largo tiempo sin tener un par de horas diarias de vuelo libre. ¡Es muy importante que dejes a tu amigo con alas volar libre cada día! Es vital para fortalecer los músculos, los huesos y mantenerse sano. ¡Disfruta viendo sus habilidades de vuelo mientras hace sus rondas de una manera rápida y elegante! Si esto no es posible, es mejor abstenerse de tener una o varias de estas vivaces cacatúas.

Entretenimiento

¡Desafía a tus ninfas! Cuanto más apoyes sus ganas de jugar y su necesidad de picotear, más vivaces y sanas estarán tus ninfas. Juguetes para pájaros hechos por ti, una soga para trepar, ramas para roer, etc., ¡hay tantas cosas con las que las ninfas juegan y se entretienen para compensar su comportamiento instintivo en la naturaleza! Además, una cacatúa ninfa que no tiene demasiados desafíos se vuelve apática y depresiva.

La cría de ninfas

Una condición indispensable para una cría de ninfas exitosa es que la pareja se lleve bien y que tenga acceso a un nido adecuado, pues son aves que anidan en cavidades. Cuando el macho empieza a preparar el nido, es una señal de que se acerca el momento de emparejamiento. Dos semanas después de que esto haya sucedido, la hembra pone los huevos. La incubación es, sobre todo, responsabilidad de la hembra, pero se alterna con su pareja. Después de tres semanas nacen los polluelos.

Esperanza de vida de una ninfa

Las cacatúas ninfas domésticas tienen una esperanza de vida entre 15 y 20 años. Sin embargo, en su espacio natural llegan a tener entre 10 y 14 años. Una tenencia adecuada de estas aves es fundamental en este aspecto.

¡Descubre el surtido de comida para ninfas y otros productos para pájaros en la tienda online zooplus

Artículos más leídos

Gato siamés

El gato siamés es, junto al persa, una de las razas de gatos más antiguas y conocidas. Su origen se encuentra en el sudeste asiático, concretamente en Siam, que hoy en día pertenece a Tailandia. Allí, el siamés era venerado como gato de templo. Hacia finales del siglo XIX, los primeros ejemplares llegaron a Inglaterra, donde se comenzó la cría de esta raza. En 1892 ya se estableció el primer estándar para los gatos siameses, pero la raza solo fue reconocida en 1949 por la Federación Internacional Felina (FIFe).

Azul ruso

A primera vista este gato de color azul grisáceo se puede confundir con un cartujo o un británico de pelo corto. Pero si te fijas más detenidamente, te darás cuenta de que estas razas son muy distintas entre sí.

Maine coon

El maine coon se ha convertido en una de las razas de gatos favoritas del mundo. Esto no es de extrañar, ya que estos felinos destacan por su naturalidad, robustez y su fantástico carácter.