Liebres y conejos

Liebres y conejos

¿Liebres o conejos?

A primera vista, las liebres y los conejos se parecen mucho: orejas largas, ojos grandes y redondos, y un pelo esponjoso. A pesar de las similitudes, se trata de dos especies diferentes. Este artículo revela las principales diferencias entre liebres y conejos.

Biología de las liebres y conejos

Por su aspecto similar, es fácil confundir a las liebres y los conejos. Por eso, es frecuente que se empleen los términos liebre y conejo como sinónimos. De hecho, hay incluso una raza de conejo que se llama liebre belga.

Tanto las liebres como los conejos pertenecen al orden biológico de los lagomorfos (nombre científico: Lagomorpha). Los lagomorfos, a su vez, se dividen en dos familias: los lepóridos (Leporidae) y los ocotónidos (Ochotonidae).

Las liebres y conejos pertenecen a la familia de los lepóridos. Estos están distribuidos por todo el mundo, aunque en Australia y Nueva Zelanda fue el hombre quien introdujo los conejos. En 1859, un inmigrante se llevó 24 conejos a Australia como recuerdo de su patria. Aquí se reprodujeron tan rápido que, en la actualidad, se consideran una plaga.

Los ocotónidos viven principalmente en las montañas y en regiones frías. Como señal de advertencia e identificación, emiten silbidos agudos.

Si desglosamos aún más la familia de los lepóridos, llegamos a los géneros. Las liebres y los conejos pertenecen a géneros diferentes dentro de esta familia. El estilo de vida de ambos difiere en muchos sentidos. Además, los dos géneros no se pueden reproducir entre ellos. Esto significa que las liebres no pueden aparearse con los conejos.

Summer accessories

Herbívoros con dientes de roedores y digestión doble

Todos los lepóridos se alimentan exclusivamente de plantas. Un rasgo típico son los grandes incisivos, aptos para roer. Tras los dos incisivos hay otro par de dientes pequeños rudimentarios.

Otra particularidad de los lepóridos es su doble digestión. Además de las heces duras normales, las liebres y conejos excretan lo que se conoce como cecotrofo. Este es relativamente blando y contiene muchos nutrientes esenciales.

Los animales ingieren el cecotrofo y lo vuelven a digerir. Para nosotros, esto suena asqueroso, pero para ellos es un comportamiento totalmente normal e incluso saludable.

¿Lo sabías? Las liebres y conejos se consideraron erróneamente roedores durante mucho tiempo. Hoy en día, están clasificados en la familia de los lepóridos. A diferencia de los roedores, los lepóridos no pueden coger cosas con las patas delanteras.

Liebres y conejos
Las liebres, grandes y esbeltas, suelen tener las orejas más grandes que los conejos.

La liebre

El tipo de liebre más famosa en Europa es la liebre común o europea (Lepus europaeus). Vive en campos, bosques y praderas, pero, a causa de la expansión de las ciudades y la agricultura moderna, su hábitat está amenazado. En algunas regiones, la liebre ya se encuentra en la lista roja de especies en peligro de extinción.

Las liebres son animales salvajes y, a diferencia de los conejos domésticos, no se pueden tener en cautiverio.

Rasgo típico de la liebre: las orejas largas

Un rasgo típico de la liebre común son las orejas largas, mucho más que las del conejo.

El conejo

El conejo doméstico proviene del conejo europeo (Oryctolagus cuniculus). Las personas empezaron a tener conejos hace unos 4000 años, principalmente para consumir su carne.

En el siglo XIX, cada vez, más gente se trasladaba a las ciudades. Aquí no había espacio para tener cerdos y vacas, por lo que la carne de conejo empezó a popularizarse.

Los humanos llevamos mucho tiempo criando conejos sistemáticamente. Esto ha hecho que surjan varias razas, como el conejo gigante, el conejo rex, el conejo cabeza de león o el azul Vienna. Hoy en día, los conejos son animales domésticos muy populares.

Liebres y conejos
A diferencia de las liebres solitarias, los conejos son muy sociables.

Liebres y conejos: las diferencias más importantes

La manera más fácil de ver las diferencias es comparar la liebre común con el conejo europeo. En primer lugar, estos animales se diferencian en la constitución física. La liebre tiene una constitución grande y esbelta, mientras que el conejo es más bien pequeño y rechoncho. Además, las orejas del conejo son más cortas que las de la liebre.

Una liebre pesa de cuatro a seis kilos. En cambio, un conejo europeo solo pesa unos dos kilos. Hay algunas razas de conejos domésticos, como el wiener azul, que pueden ser mucho más grandes y pesadas.

Las liebres son nidífugas, lo que significa que tienen pelo y pueden ver al nacer. Por el contrario, los conejos son nidícolas, por lo que nacen ciegos y sin pelo.

Diferencias de comportamiento social

En el comportamiento social también hay diferencias entre liebres y conejos. Las liebres son solitarias y solo se juntan con otros congéneres en la época de apareamiento.

En cambio, los conejos viven en colonias. Cuando hace mal tiempo o amenaza algún peligro, los conejos se esconden en sus madrigueras. Estas son sistemas subterráneos compuestos por pasillos y cuevas que los animales cavan en la tierra.

Tabla: liebres y conejos

Esta tabla revela las principales diferencias entre liebres y conejos. Los datos sobre el aspecto se refieren al conejo europeo.

En el caso de los conejos domesticados, puede haber grandes diferencias según la raza. Por ejemplo, el conejo gigante puede alcanzar una longitud de 72 centímetros. Además, sus orejas miden como mínimo 17 centímetros de largo.

Liebre Conejo (conejo europeo)
Constitución física Grande y esbelta Pequeña y rechoncha
Longitud del cuerpo De 50 a 70 centímetros De 25 a 40 centímetros
Peso De 4 a 6 kilos De 1 a 3 kilos
Longitud de las orejas De 10 a 14 centímetros Aprox. 7 centímetros
Número de cromosomas 48 44
Gestación Aprox. 40 días Aprox. 30 días
Tamaño de la camada De 1 a 5 crías De 2 a 7 crías
Neonatos Nidífugos Nidícolas
Conducta social Solitaria Colonias
Aptitud como animal doméstico No Conejo europeo: no

Conejo doméstico: sí

No todos los orejudos son iguales, ya que las liebres y conejos presentan muchas diferencias. Con una tenencia acorde a la especie, los conejos domésticos, muy sociables, son animales de compañía estupendos. En cambio, las liebres son animales salvajes que necesitan su hábitat natural.

Nuestros artículos más útiles
11 min

Hámster

Los hay de diferentes tamaños y colores: hámsteres dorados, sirios, enanos, etc. Su adorable aspecto y su diminuto cuerpo hace que estos animales domésticos sean muy populares. Pero los hámsteres no son tan cariñosos como parecen. Estos pequeños roedores son bastante delicados y tienen unas necesidades bastante exigentes que no puedes pasar por alto.
8 min

Conejo cabeza de león

Los conejos enanos son perfectos para tenerlos en casa. Una raza muy popular de estos enanitos es el conejo cabeza de león, que te presentamos en este artículo.
3 min

Hurones

Los hurones no son animales domésticos comunes, por lo que, antes de hacerte con uno, debes tener en cuenta unas cuantas cosas.