Cobaya abisinia

Cobaya abisinia

No sabrás cuál elegir. Hay cobayas abisinias monocolores, bicolores y tricolores.

La cobaya abisinia, o cobaya roseta, lleva años siendo uno de los animales de compañía preferidos. Y no es de extrañar, ya que su tupida melena y sus ojitos redondos son irresistibles. Pero ¿de dónde proviene y qué es lo que más le gusta comer? Sigue leyendo para descubrir esto y muchas cosas más.

Aspecto: características externas

Cada raza tiene sus características, que están definidas en el estándar de cada una. La abisinia es una de las cobayas más famosas que existen. Pesa hasta 1800 gramos y mide entre 22 y 35 centímetros, por lo que es una de las fortachonas.

No hay duda de que su fama se debe principalmente al lujoso pelaje que ostenta. En general, el denso pelo mide entre tres y cuatro centímetros de largo. Si es más largo, puede tratarse de una cobaya de Angora o peruana.

¿Qué son las rosetas?

Como uno de sus nombres indica, esta preciosa raza presenta rosetas. Esta palabra procede del francés y significa algo así como rosa pequeña. Son remolinos de pelo definidos que se pueden encontrar en las partes del cuerpo siguientes de la cobaya abisinia:

  • Cuatro en el cuerpo
  • Dos en la cadera
  • Dos en las patas traseras

Además, hay ejemplares que tienen otro remolino en el hombro o la nariz, algo que los criadores consideran muy positivo. Si una cobaya no presenta estas rosetas, esto no es motivo de exclusión. La forma, el tamaño y la dirección de crecimiento de los remolinos también son factores importantes para su valoración.

Entre las rosetas, normalmente distribuidas por pares, el pelo está orientado hacia arriba en vertical. Estas zonas de pelo se conocen como crestas. Cuanto más rectas se alzan estas crestas, mejor es la valoración de la cobaya.

¿De qué colores puede ser?

La cobaya abisinia puede ser de muchos colores. Las hay monocolores en rojo, negro o blanco y multicolores. ¡Hay mucho donde elegir! Los colores brindle (atigrado), carey (combinación de blanco, negro y rojo) o ruano también son muy populares.

Summer accessories

Carácter: alegre y jovial

Estos graciosos roedores con su peinado desmelenado son muy alegres y mansos. Se acostumbran rápido a su nuevo hogar y a sus cuidadores. Además, la mayoría se dejan achuchar por grandes y pequeños.

Obviamente, hay que acariciar a las cobayas con cuidado, porque un estrés excesivo puede tener consecuencias negativas para su salud. Además, conviene anunciarse antes de ir a visitarlas para que no se asusten.

Dato interesante: las cobayas no son tan bobas como alguna gente cree. Con mucha práctica, elogios y chucherías, incluso se les puede enseñar algún que otro truco.

Tenencia y cuidados: ¿qué se necesita?

Por su pequeño tamaño, se considera que las cobayas son más fáciles de cuidar que los perros y los gatos. Sin embargo, recuerda que no solo deberás cuidarle el pelo, sino también el hogar.

Deberás cambiarle el lecho regularmente (al menos una vez por semana) y aclarar la jaula con agua caliente. Limpia las heces y la suciedad de todos los enseres y muebles (p. ej., bebederos o casitas). Además, debes renovar el agua a diario.

Si el pelo de la cobaya abisinia tiene mucha suciedad, puedes cepillárselo con un cepillo suave. Con los ejemplares de pelo largo, en particular, prevendrás los fastidiosos enredos y encuentros estresantes con la máquina cortapelo.

¿Cuál debe ser el tamaño de la jaula?

Cuanto más espacio tienen las cobayas, más felices son. Para que puedan moverse lo suficiente, las dimensiones mínimas para dos cobayas no deben ser inferiores a 100 por 60 centímetros.

Asegúrate de que la jaula o el parque no estén cerca de un radiador. Tampoco debes colocarlos a pleno sol, ya que las cobayas son muy sensibles al calor.

Alimentación acorde a la especie: ¿qué come la cobaya abisinia?

El cuyo abisinio, como todas las cobayas, tiene un estómago muy especial. La comida que se encuentra en él no llega al intestino hasta que la empuja comida nueva.

Si la cobaya no ingiere suficientes alimentos ricos en fibra bruta, la digestión se desbarata y el estómago podría hincharse de forma peligrosa por las bacterias que están trabajando en él. La consecuencia podría ser un meteorismo.

Por eso, recuerda que el heno de buena calidad es la comida preferida de estos animalitos. Dado que contiene abundante fibra bruta, la cobaya debe tener siempre acceso a heno fresco.

Puedes complementarlo con forraje (p. ej., lechuga, pepino, zanahorias...) que contenga muchas vitaminas y minerales esenciales. En cambio, dale fruta solo de vez en cuando y en cantidades pequeñas, ya que contiene mucho azúcar.

También debes limitar la ingesta de granos porque el sobrepeso en las caderas podría ser perjudicial para su salud.

Salud: ¿goza de buena salud?

En general, la cobaya roseta goza de una salud de hierro. Sin embargo, puede contraer enfermedades típicas de las cobayas, como malformaciones dentales. Estas pueden aparecer por una tenencia o una alimentación inadecuadas.

Además, en la cría puede haber cosas que salgan mal. Un buen ejemplo de ello es el gen ruano (Rn). Si se aparean dos ruanos, este factor letal haría que las crías sufrieran discapacidades o incluso que murieran.

Este apareamiento se considera cría inhumana en algunos países, por lo que los criadores oficiales no lo practican. Por lo tanto, ni te acerques a los criadores dudosos.

¿Qué esperanza de vida tiene?

Con una buena tenencia y una alimentación equilibrada, la cobaya abisinia puede vivir entre seis y ocho años.

Compra: ¿cuánto cuesta?

Las cobayas no son animales solitarios, por lo que necesitan la compañía de otras cobayas. Da igual si la compras a un criador o en una tienda, piensa que deberás comprar al menos dos.

Cada cobaya abisinia cuesta unos 30 euros, aunque el precio puede aumentar o disminuir en función de la procedencia y el sexo. También debes contar con el coste de la jaula, los gastos de las vacunas y el precio de la comida.

Cobaya abisinia
Las cobayas son animales gregarios. Por eso, debes tener al menos dos.

Historia: de proveedora de carne a animal de compañía

En general, todas las razas de cobayas comunes provienen de las cobayas que vivían en Brasil y Perú. Estas habitaban las mesetas y estaban acostumbradas a climas rigurosos. Los indios utilizaban a estos roedores pequeños y prolíficos como fuente de carne.

Sin embargo, cuando los navegantes españoles trajeron a los animales a Europa en el siglo XVI, enseguida se ganaron la simpatía de la población europea, especialmente en Inglaterra. En pocos años, se convirtieron en animales de compañía populares que ya no servían de alimento a las personas.

Mediante la cría sistemática, se crearon nuevas razas con diferencias externas e internas. La razón por la que se atribuyó el nombre abisinia (relativa a Etiopía) a esta cobaya se desconoce hoy día.

La Asociación Española de Criadores de Cobayas de Raza (AECCOR) lleva algunos años dedicándose a las distintas razas de cobayas. Si te interesa criar cobayas abisinias, puedes informarte en esta asociación sobre los requisitos y los objetivos de la cría.

Conclusión: ¿encaja conmigo una cobaya abisinia?

¿No quieres o no puedes salir a pasear varias veces al día, pero no quieres renunciar a un amiguito peludo? En ese caso, el cuyo abisinio es una alternativa estupenda para ti.

Esta esponjosa cobaya también es apta para principiantes, porque le encanta el contacto humano y es muy fácil de cuidar.

Nuestros artículos más útiles
11 min

Hámster

Los hay de diferentes tamaños y colores: hámsteres dorados, sirios, enanos, etc. Su adorable aspecto y su diminuto cuerpo hace que estos animales domésticos sean muy populares. Pero los hámsteres no son tan cariñosos como parecen. Estos pequeños roedores son bastante delicados y tienen unas necesidades bastante exigentes que no puedes pasar por alto.
8 min

Conejo cabeza de león

Los conejos enanos son perfectos para tenerlos en casa. Una raza muy popular de estos enanitos es el conejo cabeza de león, que te presentamos en este artículo.
3 min

Hurones

Los hurones no son animales domésticos comunes, por lo que, antes de hacerte con uno, debes tener en cuenta unas cuantas cosas.