Malformaciones dentales en los roedores

Malformaciones dentales en los roedores

A los roedores, como los conejos* o las cobayas, les gusta pasarse el rato royendo y comiendo. Esta conducta es vital, ya que, de no ser así, el roedor desarrollaría dolorosas malformaciones dentales.

Como su nombre indica, la actividad principal de los roedores es roer. Esto se debe a que los dientes de los roedores no dejan de crecer durante toda su vida. Por eso es muy importante que los dientes estén posicionados correctamente y encajen con exactitud al masticar. Un mal posicionamiento dental a menudo conlleva dientes excesivamente largos, puesto que no han sido limados lo suficiente. La mayoría de los defectos dentales en los roedores son de origen genético o el resultado de una alimentación incorrecta y pueden llegar a ser muy dolorosos. En el peor de los casos, los roedores dejan de comer por completo, por lo tanto, es importante asegurarse de que estos animalitos tengan el cuidado dental apropiado. Este comienza con la alimentación.

Muchos amantes de los animales pequeños están convencidos de que alimentarlos con comida para roedores (de fibras largas y duras) es suficiente para la adecuada erosión de los dientes. Sin embargo, lo más importante no es la fricción de los dientes con el alimento sino la fricción de los propios dientes al masticar.  

zahnfehlstellungen bei nagetieren

Por esta razón es aconsejable alimentar al roedor con heno, verduras, ramas frescas y alimentos crudos. Estos pequeños animales, para satisfacer su demanda energética, necesitan comer cantidades bastante mayores de heno que lo que necesitan de grano duro. De esta manera se aumenta el desgaste de los dientes y se reduce el riesgo de malformaciones dentales.

¿Qué hacer en caso de malformaciones dentales?

Según el crecimiento, es recomendable realizar una corrección de los defectos dentales con regularidad, cada 2-8 semanas. Los incisivos serán pulidos o corregidos con tenazas y, si el roedor colabora, es posible hacerlo sin tener que anestesiar. En caso de que los molares también estén afectados, no queda otra opción que anestesiar al animal. Con la ayuda de tenazas de corrección se elimina el exceso de crecimiento y se pule la superficie de los dientes.

Indicios de malformaciones dentales en los roedores

Los siguientes síntomas indican una posible malformación dental:

  • Rechazo del alimento
  • Pérdida de peso
  • Salivación excesiva (zonas húmedas en la barbilla)

En caso de constatar alguno de estos síntomas en tu roedor, deberás acudir al veterinario cuanto antes. Este examinará al animal y te aconsejará sobre las diferentes opciones y tratamientos.

*A los conejos no se les considera roedores. Sin embargo, nosotros creemos que deben ser mencionados en este artículo.

Artículos más leídos

Vacunas para gatos

Para mantener a tu gato sano y para disfrutar de su compañía durante más años, es importante llevar a cabo una seria de vacunas para gatos. De lo contrario, es susceptible de contraer enfermedades graves que, en determinadas circunstancias, pueden dejarle secuelas permanentes o, en el peor de los casos, causarle la muerte.

Cómo saber si un gato es macho o hembra

Las diferencias entre los genitales femeninos y masculinos de los pequeños felinos no resultan tan aparentes como las de los gatos adultos. Incluso expertos como los veterinarios a veces se equivocan al determinar el sexo de los gatitos. A continuación, te damos una serie de consejos para distinguir si tu minino es un macho o una hembra.

La diarrea en gatitos: qué debes saber

La llegada de un gatito es un momento emocionante para ambas partes. No importa si tienes años de experiencia con los gatos o si eres primerizo: se trata de una etapa de cambios. Los mininos pequeños requieren atenciones específicas. Disfruta de cada minuto, ¡porque crecen muy rápido! Al igual que se lleva a los niños al pediatra, también se debe llevar a los gatitos de vez en cuando al veterinario. Una asistencia sanitaria regular es indispensable: los felinos adultos deberían recibirla al menos una vez al año. Sin embargo, la frecuencia de visitas de los gatitos al veterinario debería ser mayor con el fin de asegurarles una inmunización básica contra las enfermedades infecciosas comunes. No obstante, a veces también se acude por las típicas «enfermedades infantiles». Un ejemplo de un síntoma, muchas veces subestimado, es la diarrea. En el caso de que el gatito tenga diarrea, la visita al veterinario es imprescindible.