Tener una cobaya: consejos y equipamiento

Tener una cobaya

Desde su lugar favorito en las alturas de su jaula para cobayas, Speedy observa el mundo. Después de todo el esfuerzo de las últimas horas está bastante hecho polvo: primero un poquito de jogging, después algo de escalada, por último, una rica ensalada. Con una rutina así, una cobaya acaba bastante cansada. Esto es lo que debes tener en cuenta para tener una cobaya:

El comportamiento de las cobayas

Muchos amantes de los animales creen que las cobayas son seres perezosos y sosos. Eso no es cierto, lo que sucede es que muchas cobayas no tienen ninguna posibilidad de comportarse de acuerdo con su naturaleza. A menudo las jaulas para cobayas solo tienen un comedero y una casita para dormir, y no les ofrecen ninguna oportunidad para escalar y jugar. Con un poco de fantasía y habilidad puedes convertir el hogar de tu cobaya en un parque de aventuras para roedores.

Jaulas para cobayas

Una jaula para cobayas debe tener espacio suficiente para que tu roedor no se sienta agobiado. Se recomienda un tamaño mínimo de 95 x 55 cm, dando por hecho que el animal sale a diario de la jaula para estirar las piernas y corretear. Si este no es el caso tienes que calcular una superficie de al menos un metro cuadrado por roedor. De lo contrario la falta de espacio puede tener consecuencias desastrosas: la cobaya sufrirá de estrés continuo y se volverá agresiva.

¿Con qué frecuencia hay que limpiar la jaula de una cobaya?

En general, la jaula debe limpiarse en profundidad una vez a la semana. Extrae por completo el lecho y lava la jaula en su totalidad. Para ello debes usar agua caliente (si está muy sucia puedes añadir un poco de vinagre). Vuelve a pasarle un paño e introduce heno fresco. ¡No te olvides de limpiar también los comederos y los bebederos!

¿Qué necesita una jaula para cobayas?

Los requisitos fundamentales para una tenencia adecuada de cobayas es una jaula espaciosa y salidas regulares. En contra de las opiniones populares, las cobayas pueden saltar y escalar. Quizá no sean tan hábiles como los hámsteres o las ratas, pero son muy activas. Les gusta trepar sobre rampas y escaleras, para poder observar el entorno desde las alturas. Una cobaya entrenada puede saltar entre 10 y 20 cm desde el suelo en posición vertical, suficiente como para saltar sobre el tejado de una casita apropiada.

Tener una cobaya

A la hora de comprar una jaula para cobayas, procura que la casita tenga un tejado plano, para que tus roedores puedan usarlo como mirador. Además, si el recinto es bastante alto puedes usar tablas para crear un par de pisos.

Tener una cobaya: recintos al aire libre

Tener cobayas en un recinto exterior es mucho mejor que tenerlas en una jaula en el interior. Además, puede hacerse durante todo el año. Eso sí, debes tener en cuenta varios aspectos: por un lado, el recinto exterior debe estar asegurado de tal forma que los roedores no puedan escapar y que además estén protegidos de cualquier depredador. El recinto debe estar anclado dentro del suelo, a una profundidad de 30 a 50 cm, para que los roedores no puedan escapar por debajo. Además, es importante que haya un refugio aislado del frío y protegido de la intemperie. El tamaño debe ser lo suficientemente grande y proporcional a la cantidad de cobayas. Los refugios para los roedores deben estar siempre disponibles en los recintos de exterior. Además, debes tener en cuenta las condiciones meteorológicas y ofrecerles la protección necesaria de acuerdo con estas.

Accesorios para la jaula de una cobaya

  • Refugios

Dado que las cobayas son presas, es muy importante que tengan oportunidades para refugiarse. Lo que debes tener en cuenta es que las puertas y ventanas sean lo suficientemente grandes para que los animalitos no se queden atascados. Cada cobaya debe tener un escondite.

  • Comederos y bebederos

Está claro que necesitas comederos y bebederos para tus roedores. La ventaja de un cuenco de agua respecto a un bebedero es que es más fácil de limpiar, y por ello es más difícil que se acumulen las bacterias. Sin embargo, el agua de un cuenco se ensucia más rápido y es necesario cambiarla con más frecuencia.

  • Escaleras y rampas

Las rampas y las escaleras ayudan a que las cobayas, que aún no tienen mucha práctica, suban a zonas más elevadas. Puedes crear escaleras con baldosas o pequeños ladrillos para facilitarles el acceso a tus animalitos y además prevenir que se rasguen las uñas, pues al corretear sobre superficies duras se les desgastan.

  • Túneles y cuevas

Para crear túneles y cuevas puedes utilizar trozos de cortezas o tuberías de barro, que tus roedores pueden usar para atravesar y esconderse. Cuando juegan al escondite, las amigables cobayas cubren su necesidad de socializar. Una jaula con mucha variedad no solo es divertida para las cobayas, sino que también es agradable para quien las observe.

Todos los productos para equipar el recinto de tu cobaya los encuentras en el surtido para roedores de la tienda online zooplus.

Nuestros artículos más útiles