Parques para roedores

Parques para roedores

Los humanos no son los únicos a los que les apetece salir en verano. A los conejos, las cobayas y compañía también se les debe permitir jugar al aire libre. Esto es lo que debes tener en cuenta a la hora de hacer un parque para roedores y que estos también puedan disfrutar del aire libre:

Animales pequeños al aire libre – reglas básicas:

  • Los animales pequeños están expuestos al peligro cuando están al aire libre. Por eso es necesario tener una jaula de exterior sólida, para que tu pequeño esté protegido de los perros, los gatos y otros depredadores
  • Para los conejos y otros roedores que pueden saltar es importante que el recinto tenga una altura suficiente para que no puedan huir
  • Además de saltar, otra de las actividades favoritas de los roedores es escarbar. Puede suceder que los animales caven un túnel fuera de la jaula. Para evitar que esto suceda lo mejor es fijar una malla metálica a unos treinta centímetros por debajo del recinto
  • Incluso la salida más asegurada debe tener un refugio del sol y la intemperie. Así tu roedor puede resguardarse en caso de lluvia repentina o cuando le apetezca echarse a la sombra
  • El agua fresca es algo que nunca puede faltar. Un bebedero para roedores es ideal para que el agua esté siempre limpia de polen y otras impurezas
  • Para evitar sorpresas desagradables durante las primeras horas en el parque para roedores es conveniente acostumbrar a tu animalito poco a poco al alimento crudo. Lo ideal es que, desde que empiece la primavera, le pongas hierba fresca y diente de león en la jaula, de este modo será capaz de frenar su apetito cuando salga por primera vez
  • Comienza dejando a tu pequeño fuera unos pocos minutos y déjale pastar un poco más cada día
  • Para que tu roedor no se aburra, con un poco de fantasía puedes transformar su recinto en un parque para roedores con accesorios y juguetes como túneles, puentes y escaleras
  • Los pequeños animales deben tener suficientes opciones para refugiarse (como casitas de madera)
  • No te olvides de los cuidados de salud: los animalitos que pasan tiempo en el exterior deben recibir frecuentes tratamientos antiparasitarios y si fuera necesario también habrá que desparasitarlos. Para ello lo mejor es que te pongas en contacto con tu veterinario

* A los conejos no se les considera roedores. Sin embargo, nosotros creemos que deben ser mencionados en este artículo.

Artículos más leídos

Gato siamés

El gato siamés es, junto al persa, una de las razas de gatos más antiguas y conocidas. Su origen se encuentra en el sudeste asiático, concretamente en Siam, que hoy en día pertenece a Tailandia. Allí, el siamés era venerado como gato de templo. Hacia finales del siglo XIX, los primeros ejemplares llegaron a Inglaterra, donde se comenzó la cría de esta raza. En 1892 ya se estableció el primer estándar para los gatos siameses, pero la raza solo fue reconocida en 1949 por la Federación Internacional Felina (FIFe).

Azul ruso

A primera vista este gato de color azul grisáceo se puede confundir con un cartujo o un británico de pelo corto. Pero si te fijas más detenidamente, te darás cuenta de que estas razas son muy distintas entre sí.

Maine coon

El maine coon se ha convertido en una de las razas de gatos favoritas del mundo. Esto no es de extrañar, ya que estos felinos destacan por su naturalidad, robustez y su fantástico carácter.