¿Por qué mi perro me lame?

Por qué mi perro me lame

Una lengua de perro cálida y húmeda sobre la piel… A algunos amantes de los perros esto les encanta, mientras que otros prefieren evitar este contacto. Pero ¿para qué la usan los cuadrúpedos? Hoy respondemos a tu pregunta: ¿por qué mi perro me lame?

Lamer es una interacción social

Lamer es una de las primeras interacciones sociales que experimentan los perros. Nada más nacer, la madre lame a sus cachorros extensamente. Esto sirve para fortalecer el vínculo, limpia a los perritos y masajea el estómago después de las comidas. Los cachorros imitan esto y se lamen entre ellos. En ese momento, el lamer es parte del repertorio de conducta de los canes. A algunos perros les gusta seguir usándolo en la edad adulta. Otros usan su lengua pocas veces. El hecho de que un perro exprese su afecto lamiendo depende de cada can.

¿Por qué los perros lamen a las personas?

Hay diferentes motivos por los que los cuadrúpedos sacan la lengua para lamer a sus humanos o lamerse entre ellos. Si prestas atención al resto del lenguaje corporal de tu perro y vigilas toda la situación, lo entenderás mejor. Así puedes darte cuenta de por qué tu peludo te está lamiendo.

Expresión de afecto

Los perros expresan su afectividad hacia una persona mediante los lamidos con mayor frecuencia que los gatos. Del mismo modo, es común que los perros se lamen entre ellos cuando están descansando. Ya sea un semejante o un humano, el lamer sirve tanto para saludar con amabilidad como para expresar alegría o como muestra de amistad espontánea.

Lamidos calmantes

Entre ellos, un perro de menor rango lame el hocico de un miembro de mayor rango de la manada para apaciguarlo. Este comportamiento también es posible en la interacción con los humanos. Lo puede utilizar, por ejemplo, cuando su persona de referencia está enfadada o tensa. Esta conducta del humano no tiene por qué estar relacionada con el perro: algunos peludos lamen a su cuidador cuando se pelea con otra persona o cuando canta muy alto y mal. El can quiere tranquilizarlo. A veces, los lamidos también sirven para tranquilizarse a sí mismo. Por ejemplo, en el veterinario o en otras situaciones que estresan al cuadrúpedo.

Por qué mi perro me lame

Invitación para jugar, divertirse y mimos

A veces, los perros quieren conseguir algo mediante los lamidos. Por ejemplo, algunos cuadrúpedos han aprendido que cuando lamen la mano de su humano reciben su atención. De esta manera intentan obtener caricias. O puede que estén aburridos y mediante los lamidos reciben atención. Es posible que de esta forma su cuidador juegue con ellos o les dé una golosina. Piénsalo bien: tu reacción a los lamidos de tu perro determina con qué petición los asocia. Por eso debes considerar bien si quieres que tu reacción a sus intentos se convierta en un hábito.

Cuestión de gusto

¿Te has comido un sándwich de jamón o has acariciado a otro perro? ¡Tu cuadrúpedo quiere saber exactamente qué has hecho! Lamer sirve también para asimilar moléculas de olor y de sabor. Muchos canes quieren descubrir los olores interesantes mediante lamidos. Así que pueden literalmente lamer el olor de otros perros de tu mano. Además, el sudor humano y otros olores corporales atraen a muchos perros. Parece ser que el buen gusto simplemente los lleva a lamer.

¿Los perros transmiten enfermedades a través de los lamidos?

A muchas personas les gusta que su perro les lama. A otros les resulta desagradable, sobre todo cuando la lengua del can les recorre la cara. El contacto de las mucosas debería evitarse para que el perro no pueda transmitir gérmenes que puedan causar enfermedades. Aunque los parásitos intestinales se transmiten sobre todo a través de las heces, si el perro se ha lamido el ano antes y lame la cara del humano poco después, es posible que se transmita de esta forma. Los perros también pueden transmitir varias bacterias, como, por ejemplo, la Pasteurella multocida. Los cuadrúpedos afectados no muestran síntomas de la enfermedad, pero pueden infectar a los humanos. En el peor de los casos puede conducir a una intoxicación de la sangre o a la meningitis. Es muy raro que se produzca una infección. Sin embargo, si un perro te ha lamido las manos debes lavártelas antes de preparar la comida o de frotarte los ojos. Esta regla es muy importante, en especial, para las personas con un sistema inmunitario débil y para los niños.

Cómo reaccionar cuando mi perro me lame

Como siempre, fomenta el comportamiento deseado e ignora el comportamiento indeseado. Enséñale a tu perro desde cachorro si deseas que te lama o no. Al fin y al cabo, lo que puede resultar tierno en un pequeño cachorro de boyero de montaña bernés es quizás menos agradable en uno de ocho años. Si no quieres que tu perro te lama la cara, aléjate de él e ignóralo durante 30 segundos. Así el can aprende a que lamerte la cara tiene el efecto opuesto, es decir, la interrupción de la interacción social. Además, deberás prestar atención a no reforzar los lamidos demandantes, sino ignorarlos. A parte de eso, las abundantes caricias son una buena respuesta a las expresiones de afecto de tu peludo.

Nuestros artículos más útiles