Pez guppy

En colaboración con Tetra
Pez guppy

El pez guppy: fácil de cuidar e ideal para niños

El guppy es uno de los peces de acuario de agua dulce más populares del mundo. Se reproduce sin problema alguno, incluso estando en confinación, es fácil de cuidar y por eso es ideal para principiantes en la acuariofilia. Es un colorido pez al que no le afectan las pequeñas negligencias. Estos activos animalitos se ven en gran diversidad formas y colores.

Aspecto

El guppy mide entre tres y cinco centímetros de largo. Las hembras suelen ser algo más grandes y redondas que los machos. En cautividad pueden llegar a tener hasta cinco años, mientras que en libertad es raro que sobrepasen los dos años. Los guppys son vivíparos. Las hembras son poco visibles y tienen una piel escamosa de un color blanco plateado. Los machos son más llamativos, pues tienen las aletas prolongadas. La aleta caudal puede terminar en pico, en pala, en corona, etc. La forma de estas aletas es la que le da el nombre a cada una de las variedades de guppy. Además de las diferentes formas, las colas de los machos guppy tienen numerosas tonalidades. Las especies que se logran en la cría pueden ser muy llamativas, pero tienen poco que ver con las hembras guppy en su hábitat natural, donde los machos tienen vivos colores y existen diversas subespecies.

Variedades

En 1866 se capturó en las aguas de Trinidad un pez que se envió al investigador alemán Albrecht Günther para su clasificación. Desde entonces el sistema se ha mantenido sin cambios. Las designaciones de los hallazgos de 1859 ya no son válidas. Los guppys pertenecen a la familia de los peces óseos y en esta a la subfamilia de los poecílidos. En la categoría de los actinopterigios pertenecen a la subcategoría de los neopterigios. Existen numerosos tipos de criadores de estos peces que se especializan en formas de aleta y colores específicos. La mayoría de las variedades de pez guppy se diferencian en la forma de la aleta caudal. También el color de esta puede variar según la cría. Los criadores evitan los cruces entre diferentes variedades, pues los bonitos coloridos suelen perderse.

Entre los guppys de aleta larga se diferencian los siguientes:

  • Cola de doble espada
  • Cola de bandera
  • Cola de abanico
  • Cola de espada superior
  • Cola de espada inferior
  • Cola triangular
  • Cola de lira

Los guppys de aleta pequeña existen las siguientes variedades:

  • Cola de aguja
  • Cola de pala
  • Cola de pica
  • Cola redonda

El guppy endler es una variedad especial. Es un pez de acuario bastante reciente descubierto en 1975 por el investigador John A. Endler en Venezuela. Se diferencia de los guppys comunes en la complexión y el color. Se le consideraba una subcategoría, pero en 2005 fue reconocido como especie única. Se caracteriza por un color verdoso en la base de la cola y una banda naranja delante de esta. Es fácil de mantener y le encanta un acuario iluminado y lleno de plantas.

Origen y distribución

El guppy no está en peligro de extinción, por lo tanto, no es una especie protegida. Debido a su alta capacidad reproductora y su popularidad, también se le llama pez millón. El guppy tiene un área de distribución muy amplia. Se extiende desde el norte del Amazonas a través del noreste de América del Sur y las Antillas Menores. Los guppys viven en los márgenes de casi cualquier cuerpo de agua, incluso en agua salobre en las desembocaduras de los ríos. Evitan las aguas profundas y prefieren los riachuelos y las riberas de los ríos. Estos peces de actividad diurna suelen nadar entre la zona intermedia y la superficie del cuerpo de agua en el que se encuentran.

Los guppys son resistentes y se adaptan bien al entorno. Después de varias generaciones incluso pueden llegar a aguantar temperaturas de hasta 12 grados. Debido a su robustez y para controlar las plagas de mosquitos, los guppys se tenían silvestres en muchas partes del mundo. Con ello se esperaba que las enfermedades causadas por los mosquitos se redujeran. Este beneficioso efecto también se utiliza, por ejemplo, en las aguas termales.

Alimentación del pez guppy

Los guppys son animales omnívoros y no son muy selectivos a la hora de la comida, tanto en su entorno natural como en el acuario. A pesar de ello sí que tienen sus preferencias y les encanta comer alimentos que llegan volando (como los mosquitos).

La alimentación viva es ideal para abastecerles con todos los nutrientes importantes. A veces los guppys buscan algas entre las piedras y raíces o mordisquean plantas blandas. La comida la digieren en tan solo cuarenta y cinco minutos, por eso se les debe dar de comer pequeñas cantidades con bastante frecuencia. Un día de ayuno a la semana es bueno para la salud de estos peces, pues esto alivia el intestino y promueve el desarrollo de los animales jóvenes.

Los copos son la fuente de alimento principal, pues son muy fáciles de tener a mano. Con un contenido de agua del 80 por ciento se asemejan a la alimentación natural y contienen la composición óptima de nutrientes. Debes saber que una vez hayas abierto el envase, los minerales y las vitaminas se desintegran con rapidez, por lo que el contenido debe ser consumido antes de 3 meses.

Los copos se descomponen en el agua en cuarenta y cinco minutos, mientras que los gránulos se mantienen íntegros durante cuatro horas. Esto hace que muchos acuaristas prefieran los gránulos. El alimento congelado también es adecuado para el acuario, pero no puede presentar ninguna quemadura por congelación. Debe suministrarse congelado. La comida viva es lo más parecido a la alimentación natural de la especie, pero es algo más costosa de adquirir. En su hábitat natural, los guppy cazan alevines, insectos marinos, mosquitos y larvas de insectos, arañas y animales pequeños que han caído al agua como caracoles y gusanos. Al alimentarlos en el acuario, nunca les des más comida de la que los peces puedan comer en cinco minutos.

Un pez guppy en el acuario

En un acuario para guppys debe haber plantas acuáticas. Estas estabilizan la convivencia y sirven como refugio. Además, producen sustrato, que es una fuente de nutrientes muy importante para los guppys jóvenes. Estas plantas de agua deben ser robustas y tolerar los suministros irregulares de sal. Los guppys nadan por todo el acuario, por lo que cada capa debe tener plantas. Los sotobosques de plantas en el fondo del acuario los utilizan como escondite nocturno. Las plantas flotantes en la superficie también las utilizan para esconderse. El musgo filtra las sustancias nocivas del agua. Sin embargo, una excesiva multiplicación de las plantas no es conveniente, pues esto hace que entre muy poca luz en el recinto. Tampoco debe haber demasiado musgo, ya que influirá en el pH del agua.

No es necesario que el acuario tenga suelo de fondo para que el pez guppy esté a gusto. Sin embargo, en un acuario decorativo en el salón, una capa de gravilla y arena es bonito. A estos peces no les gusta la corriente y tampoco aquellos compañeros de acuario que son muy activos. Para una tenencia permanente, el acuario debe tener al menos sesenta centímetros de largo.

Cría

La cría en los acuarios es fácil. Un acuario de veinticinco litros es más que suficiente para una camada de veinte crías. Para camadas grandes de más de sesenta crías es necesario un acuario de al menos ochenta litros. A menudo los guppys se comen a sus descendientes, por lo que se recomienda tener más hembras que machos. Los guppys son animales sociales y viven en grupo, por ello se deben tener al menos cinco de estos populares peces en un mismo recipiente.

Los grandes acuarios con pocos animales tampoco son un problema, pues los guppys se acostumbran con rapidez al suministro regular de comida. Como en un acuario grande se mueven más, desarrollan más musculatura. También se adaptan bien a entornos más limitados, siempre y cuando el agua se cambie con regularidad. Los guppys alcanzan la madurez sexual a los tres meses. Los acuarios grandes se adecúan más para criar a guppys jóvenes. Para el alojamiento temporal de los peces nuevos es ideal un acuario de cuarentena, ya que siempre existe el riesgo de infección de las poblaciones antiguas. Resulta más fácil controlar a los nuevos habitantes cuando el acuario provisional es pequeño. El acuario debe tener una cubierta que también proteja la zona de alimentación, pues es sobre todo aquí donde se acumulan muchos animales y existe el riesgo de que alguno salte hacia fuera a causa del agobio.

Salud y cuidados

Una cría excesiva puede hacer que algunos guppys que se comercializan estén débiles, lo que complicará que se adapten al cambio de agua. Por eso, si quieres comprar uno de estos peces, es mejor que te dirijas a un vendedor cualificado, pues sus peces, al estar más robustos, toleran mejor las diferentes calidades de agua y las posteriores crías de estos ya estarán acostumbradas al agua desde su nacimiento.

Algunas especies son propensas a padecer enfermedades como la del terciopelo o la del punto blanco. La enfermedad del terciopelo es un hongo que ataca las branquias y las aletas se deshilachan. La causa más común es la poca frecuencia con la que se cambia el agua, que ha de limpiarse y echársele sal de cocina sin yodo. La enfermedad del punto blanco se debe a una infestación de parásitos. Aquellos peces que están en un buen estado de salud pueden superar esta enfermedad sin necesitar tratamiento, lo que les hace inmunes a ese parásito. Los animales afectados no necesitan estar en cuarentena, pues el agua también está infestada. Los parásitos se pueden eliminar mediante irradiación UV con un clarificador de agua UV. Como alternativa los peces pueden tratarse mediante la administración de medicamentos. El tratamiento dura de dos a tres semanas y ha de administrarse tal como prescrito.

Dado que el pez guppy se adapta con facilidad, puede convivir con muchos otros peces. Sabrás si se siente a gusto si procrea pronto. Cuanto más fuerte sea el sistema inmunitario del animal, mayor será su protección contra las enfermedades. Esto lo puedes lograr al proporcionarle unas condiciones de vida óptimas.

Dónde comprar un pez guppy

Los guppys son unos coloridos y populares peces ornamentales de acuario que puedes adquirir en tiendas de animales o por internet. La cantidad en stock varía según el vendedor. Los guppys son fáciles de cuidar y pueden tenerse en acuarios sin problema alguno. Se acostumbran rápidamente a la comida para peces de acuario y, dado que están activos durante el día, son una agradable atracción para la vista. Resulta interesante observar los diferentes comportamientos, incluso para los niños, quienes pueden aprender mucho sobre la conducta y el aspecto de los animales. Lo mejor es que compres un grupo de cinco o seis guppys, ya que de lo contrario se sentirán solos. La oferta de guppys en las tiendas de animales es enorme. Estos peces se adaptan con facilidad y les agrada la compañía de peces platy, peces gato de hocico barbado, caracoles y camarones.

Nuestros artículos más útiles

Peces de acuario: las diez especies favoritas

La tenencia de peces ornamentales está en auge, y no es de extrañar, pues la visión del colorido mundo acuático y sus tonalidades en tu propia sala de estar es fascinante, además de tener un efecto tranquilizador y relajante. ¿Pero cuáles son los peces de acuario ideales para ti? Aquí te presentamos las diez especies de peces de agua dulce favoritos.

Las tortugas

Lo fascinante de tener una tortuga como mascota es que son una de las especies vivas más antiguas. A pesar de no ser animales cariñosos, con una tenencia adecuada te pueden acompañar durante muchos años. En este artículo encontrarás toda la información sobre las tortugas y la correcta crianza en casa.

Pez guppy

El guppy es uno de los peces de acuario de agua dulce más populares del mundo. Se reproduce sin problema alguno, incluso estando en confinación, es fácil de cuidar y por eso es ideal para principiantes en la acuariofilia. Es un colorido pez al que no le afectan las pequeñas negligencias. Estos activos animalitos se ven en gran diversidad formas y colores.