Pez betta

En colaboración con Tetra
Pez betta

De brillantes coloridos y un carácter algo agresivo hacia otros peces y semejantes, el pez betta, conocido también como el pez combatiente o luchador de siam, es un ejemplar muy especial, que aporta una fascinante nota de color a cualquier acuario. Es poco exigente, lo que hace que sea fácil de cuidar y muy popular entre aquellos principiantes en la acuariofilia.

Aspecto del luchador betta: colorido, brillante y polifacético

Este pez debe su nombre, betta combatiente, a su comportamiento agresivo. En Tailandia incluso se ha llegado a usar en luchas de peces y apuestas. Sin embargo, en Europa y en América es un animal doméstico muy popular, sobre todo por su colorido aspecto. El pez betta existe en una gran variedad de colores. En la cría de estos peces, el cuerpo y las largas aletas que ondulan en las corrientes de agua se consiguen en muchas tonalidades diferentes, creando un contraste muy atractivo. El laberíntico órgano respiratorio con el que el pez puede absorber oxígeno incluso en aguas dulces muy pobres también llama mucho la atención. Las numerosas subespecies se clasifican de acuerdo con la forma de la aleta caudal o el patrón del estampado. Mientras que los machos tienen un gran colorido, las hembras son un poco menos vistosas. Ambos miden unos 160 milímetros como máximo.

Tipos de pez betta

En general, se diferencian en ocho variedades principales del pez betta:

  1. Betta akarensis
  2. Betta Antoni
  3. Betta aurigans
  4. Betta balunga
  5. Betta chini
  6. Betta ibanorum
  7. Betta obscura
  8. Betta pinguis.

El nombre describe, sobre todo, el patrón y el colorido de las escamas y aletas. Además de estas ocho variedades, existen muchas otras como el betta pugnax y el brownorum.

Algunas de estas especies incuban los huevos de sus crías en la boca y otros los depositan en un nido de burbujas construido por el macho en la superficie del agua.

Además de por los patrones del estampado, se categorizan por la forma de la aleta de cola:

  • El betta corona o crowntail tiene una larga aleta llena de color, que parece las plumas de un ave de paraíso.
  • El pez betta media luna o halfmoon tiene una aleta entrelazada en forma de media luna, también con gran variedad de colores.
  • El betta longtail posee una aleta caudal muy larga y una aleta muy grande en la zona inferior del cuerpo.
  • Se pueden encontrar betta combatientes con cola de velo, plakat, delta triangular o de doble cola.

El 80 % de los betta que se ofertan en las tiendas de animales tienen la característica cola de velo en forma rectangular o de rombo.

Origen del pez betta: Tailandia

Se considera que el hogar de los luchadores de Siam es Tailandia. Esto se debe sobre todo a las peleas de peces que tienen lugar en este país. Sin embargo, el término betta proviene de Java, la isla más poblada de Indonesia y hace referencia a un área de propagación bastante más amplia. En Tailandia se le llama pla-kad o trey krem. El pez betta se encuentra sobre todo en las aguas dulces del sudeste asiático. Otras regiones en las que se puede encontrar a estos vistosos peces son las islas de Indonesia y sobre todo zonas de Bali, Malasia, Laos, Vietnam, Myanmar y Camboya. Fuera de la zona del sudeste de Asia se suelen tener en acuarios o estanques privados.

Comida para el pez betta

En su hábitat natural los combatientes se alimentan de pequeños moluscos e insectos acuáticos que atrapan en la superficie o en el agua. Cuando están en un acuario es importante saber que los betta son carnívoros. La alimentación vegetal no es una opción. En la tienda para animales puedes encontrar comida para peces especial en copos o gránulos, que deben contener mucha proteína animal, pues es necesaria para la formación de músculos de estos activos luchadores. El alimento vivo, sobre todo los insectos pequeños como las moscas comunes, las moscas del vinagre, las larvas o los mosquitos, es una nutritiva alternativa. Los insectos congelados también se pueden encontrar en las tiendas especializadas y son muy populares entre los acuaristas que tienen peces betta. Además, se les puede dar pequeñas porciones de judías verdes y granulados finos.

Tener un pez betta

Acuarios para peces betta

El pez betta suele ser fácil de cuidar y es aclamado por los principiantes. Dado que su tamaño es bastante pequeño, no hace falta tener un acuario demasiado grande. Ha de tener una capacidad de al menos 54 litros y medir unos 60 centímetros de largo. Los peces betta más pequeños pueden tenerse en acuarios de unos 30 litros. Debido a sus grandes aletas, estos peces luchadores requieren de un poco más de espacio y energía para avanzar en el agua. También existen ventajas de tener un recinto más pequeño: el betta tendrá un territorio mucho más pequeño que defender y la temperatura, que debe estar alrededor de los 26 grados, es más fácil de regular. Las temperaturas inferiores a los veinte grados dificultan el bienestar del animal. Se moverán muy poco o nada. El agua de un acuario de 30 litros puede calentarse con un pequeño termocalentador de 25 vatios.

El valor del pH ideal para los betta está entre 5 y 7, por lo que puede estar bastante ácida, pero nunca debe salirse de este rango. La óptima dureza del agua está entre 5 y 15. En ningún caso se deberá instalar una corriente artificial, pues en su hábitat natural, este pez vive en lagos tranquilos y estas condiciones deben ser parecidas en el acuario.

También es necesario que haya plantas en el suelo del recinto. Es mejor usar los ejemplares asiáticos en lugar de las plantas acuáticas europeas. A los luchadores de Siam les gustan los bosques de plantas densos y las pequeñas plantas flotantes. Eso sí, en la superficie debe haber espacio para los nidos de burbujas que construyen los machos betta. Las plantas flotantes hacen que la pileta esté más oscura, lo que para estos peces es ideal. Las plantas palustres rojas y verdes y blancas y verdes aportan sombra suficiente. Para la decoración del acuario puedes usar piedras de verdad y madera auténtica. El fondo del recinto lo puedes variar según te plazca. Sin embargo, las zonas claras o las piedras de colores son un tabú. A parte de eso puedes usar todo tipo de gravilla y piedras redondas, incluso arena.

En teoría no es necesario tener un filtro, pero en ese caso es importante cambiar gran parte del agua una vez a la semana. Los pequeños filtros interiores son una ventaja para esto, pues son silenciosos y pueden ajustarse. Además, se puede usar un purificador de agua para eliminar las sustancias químicas adicionales y los posibles metales pesados. Sin embargo, no es conveniente exagerar, pues tampoco quieres destruir bacterias importantes que el pez pueda necesitar. Estas bacterias se crean después de unas cuatro semanas, por eso lo mejor es que llenes el recinto cuatro semanas antes de adoptar al animal.

Socialización del pez betta

Atención: a pesar de que existen ejemplares pacíficos, el pez betta no es un compañero amable. Su conducta territorial puede ser muy agresiva, por lo que no se aconseja tener a dos machos juntos. Sin embargo, la tenencia de varias hembras no supone un problema. En cuanto a otras especies de peces es importante que no sean ni muy grandes ni muy pequeñas. Por ejemplo, las percas también querrán defender su territorio y entrarán en conflicto con el macho betta. Los peces grandes lo pueden ver como una presa. Los tetra son bastante animados, lo que puede causar estrés al luchador de Siam. La mejor opción son los Corydora paleatus y peces del mismo tamaño con aletas pequeñas. Los guppy están totalmente prohibidos.

Salud del pez betta

Los luchadores de Siam no son muy longevos, pero en su intervalo de vida de tres a cinco años se mantienen sanos y resistentes. Sin embargo, las infecciones fúngicas y la contaminación bacteriana suponen un peligro mayor. Estas pueden estar causadas por un filtro que no ha sido regulado con suficiente potencia. Pero, por otro lado, los filtros provocan estrés, lo que también conlleva enfermedades e incluso el fallecimiento. Para que el pez betta se mantenga sano es necesario limpiar los restos de comida, las heces y la suciedad del fondo con frecuencia. Si ves que tu pez está aletargado en el fondo es alarmante, puede que esté enfermo o estresado, o que la temperatura del agua esté demasiado fría.

Un luchador de Siam sano se pasa el rato nadando en su territorio. La cola y las aletas se encuentran ambas estiradas y separadas cuerpo en estas rondas de control. Las escamas tienen un aspecto limpio y liso. Cuando el animal no come, está inactivo o se choca con objetos al nadar es importante cambiar el agua o aumentar la temperatura. Lo mismo se aplica a los cambios en la coloración y a la poca actividad de las aletas. Unos ojos inflamados y las branquias semiabiertos son motivo para acudir de inmediato a una tienda especializada y consultar con un veterinario.

Además del ataque de hongos y de bacterias, las enfermedades de los peces como la cola rota o deshilachada o la hidropesía son las más comunes. En la hidropesía se aprecia una extensión de la barriga y las escamas se elevan como espigas. Sin embargo, no existe una cura eficaz para esta enfermedad. También la enfermedad del terciopelo, en la que el animal tiene una especie de velo de color rosado o dorado, es difícil de tratar. Este cambio físico se debe a parásitos. Para tratarlo es necesario separar al betta de los demás animales y administrarles antibióticos. Este tratamiento puede durar hasta cuatro semanas. Los fármacos más comunes son el maracyn, un remedio contra los ataques de hongos, y los antibióticos tetraciclina y ampicilina.

¿Dónde comprar un pez betta?

Los peces betta son un clásico en el departamento de la acuariofilia de cualquier tienda de animales. Sin embargo, a menudo solo se encuentran las variedades típicas como el de la cola de corona o de media luna. Si quieres uno más peculiar tendrás que encargarlo o buscarlo en ciudades más grandes. Otra alternativa es la búsqueda online, pues aquí encontrarás una gran variedad de betta. Los puedes observar con calma, pero tendrás que ir a recogerlos en persona. Si centras tu búsqueda en un campo de cien a doscientos kilómetros puedes encontrar buenos criadores en tu entorno.

Nuestros artículos más útiles

Las tortugas

Lo fascinante de tener una tortuga como mascota es que son una de las especies vivas más antiguas. A pesar de no ser animales cariñosos, con una tenencia adecuada te pueden acompañar durante muchos años. En este artículo encontrarás toda la información sobre las tortugas y la correcta crianza en casa.

Peces de acuario: las diez especies favoritas

La tenencia de peces ornamentales está en auge, y no es de extrañar, pues la visión del colorido mundo acuático y sus tonalidades en tu propia sala de estar es fascinante, además de tener un efecto tranquilizador y relajante. ¿Pero cuáles son los peces de acuario ideales para ti? Aquí te presentamos las diez especies de peces de agua dulce favoritos.

Pez betta

De brillantes coloridos y un carácter algo agresivo hacia otros peces y semejantes, el pez betta, conocido también como el pez combatiente o luchador de siam, es un ejemplar muy especial, que aporta una fascinante nota de color a cualquier acuario. Es poco exigente, lo que hace que sea fácil de cuidar y muy popular entre aquellos principiantes en la acuariofilia.