Escalar

Escalar

Escalar (pez ángel)

Con sus aletas en forma de flecha y sus escamas irisadas, el escalar figura entre las estrellas indiscutibles del acuario. Este pez tropical procede originalmente de la región amazónica y pertenece a la familia de los cíclidos. Para tener a este animal en su hábitat se necesita un acuario con agua a una temperatura alta.

Aspecto

El término escalar en realidad viene de las matemáticas. Representa un sentido de flecha determinado y, por tanto, una metáfora del aspecto de este pez ornamental. Los largos radios de las aletas se extienden muy hacia atrás respecto al cuerpo. Así, con el morro en punta, forma una especie de flecha o triángulo. En la cola, el pez tiene una aleta más corta que mueve en horizontal. Las escamas brillan con diferentes colores. Son muy llamativas las cuatro rayas transversales típicas, que suelen ser negras. Sin embargo, hay especies y ejemplares concretos que no presentan estas franjas. Una de las rayas se encuentra en la zona de los ojos y la otra llega hasta la aleta caudal. El escalar suele medir 15 centímetros de largo y puede alcanzar una altura de hasta 25 centímetros.

Escalar

Las diferentes especies de escalar

El escalar pertenece a los cíclidos y está dividido en tres especies. En la naturaleza viven mayormente el Pterophyllum scalare, el Pterophyllum leopoldi y el Pterophyllum altum, que se diferencian principalmente por la altura. Además, existe un gran número de especies de cría en las que se ha experimentado con los colores. Hay escalares de cría en tonos seminegros, con velo, dorados y con un dibujo marmóreo. También son populares los ejemplares azules y violetas, peces con matices diamantados y los escalares fantasma. En estos últimos, las rayas y manchas oscuras se han deformado y su cuerpo es mucho más redondo.

Pez brillante del Amazonas: la patria del escalar

Los investigadores describieron al pez escalar por primera vez en la región amazónica en 1823. No solo habitan el enorme río en sí, sino también muchos afluentes, como el Tocantins, el Ucayali, el Negro y el Madeira. Además de Brasil, estos animales se hallan en los ríos de Guyana, Guayana Francesa y Perú, particularmente en el Solimões. El pez ángel prefiere el agua dulce tropical caliente, especialmente los tranquilos ríos selváticos, en los que suelen permanecer en los aluviones y en las orillas. Los cauces con vegetación densa son un hábitat excelente para estos peces, esto se debe tener en cuenta al montar el acuario.

Alimentación

En la naturaleza, los peces escalares se alimentan principalmente de moluscos, larvas, insectos y peces pequeños. A estos últimos los cazan activamente, por lo que se recomienda darles alimentos vivos en el acuario. Estos deben estar más presentes en su dieta que los congelados, como larvas de mosquito, artemias y cangrejos. A veces puede ser difícil alimentar a peces salvajes con copos. Una alternativa son las lentejas de agua y las algas, que también consumen. Lo mejor es informarse en tiendas especializadas. Hay que comprar productos de buena calidad. Y es que el pienso seco barato suele contener sustancias que al pequeño aparato digestivo del escalar le cuesta mucho digerir. La consecuencia puede ser malnutrición, estrés y enfermedades. Es importante que estos peces ingieran suficiente proteína y grasa. Si se excretan sin digerir, el equilibrio bacteriano del acuario podría cambiar, y el hábitat se volvería perjudicial para el sensible escalar.

Tenencia: cosas a tener en cuenta

Dada la imponente altura que el pez ángel adulto alcanza, hay que elegir un acuario proporcionalmente grande. Debe medir como mínimo 150 x 60 x 60 centímetros y siempre duplicar la altura corporal. En cuanto al volumen, tiene que ser de 200 litros o más. Cuantos más peces se tengan, más espacio se necesitará. Con tres peces escalares ya hablamos de 300 litros de capacidad.

Una vez comprado, hay que empezar con el equipamiento del hábitat. Se recomienda poner un fondo mullido con gránulos finos o arena. Lo importante es que los peces no se traguen bolas gruesas por accidente que les puedan provocar una oclusión intestinal. Las plantas son convenientes porque al escalar le gusta vivir y cazar en la maleza del fondo del Amazonas. Se pueden colocar valisnerias y objetos de madera en vertical, a los que se pueda retirar para sentirse a gusto. Otro buen escondite son las cuevas sinuosas y las piedras grandes. Esto también es bueno para el apareamiento. Si quieres criar escalares, necesitarás estas esquinas ocultas en las que puedan poner los huevos. Cuando las larvas salen del huevo, los escalares pueden volverse muy agresivos y territoriales ante otros escalares y peces ajenos.

Temperatura y ph del agua

Como es un pez tropical, es imprescindible reconstruir las temperaturas de su patria con la mayor fidelidad posible. Estas son de 22 °C como mínimo y 32 °C como máximo. Lo ideal es mantener una temperatura constante de 26 °C. Si el termómetro desciende hasta los 20 °C, los escalares se ponen nerviosos y pueden enfermar. El nivel de pH debe oscilar entre seis y siete. Cualquier valor por encima de siete es peligroso para ellos. Debido a los altos valores de amoníaco, van sufriendo intoxicaciones de las que estos sensibles animales difícilmente pueden recuperarse. Lo mejor es comprobar el agua regularmente con instrumentos de medición para mantener controlado el hábitat. La dureza total debe situarse en seis y la dureza de carbonatos, en cuatro. Para la filtración son ideales los aditivos de turba, que mantienen el agua limpia y el equilibrio bacteriano estable. También se puede instalar una bomba.

Socialización

Fuera de la época de apareamiento, estos peces ornamentales son relativamente pacíficos y se llevan bien con sus congéneres. Particularmente con los animales jóvenes, es mejor tenerlos en grupos de hasta ocho ejemplares. Aunque estos peces ya se conozcan bien, a veces pueden producirse conductas territoriales. Por eso son tan importantes aquí también los escondites. Durante el emparejamiento, el radio típico del territorio es de unos 50 centímetros. Si ya se ha formado la pareja, esta podría intentar morder y expulsar a otros escalares. Esto podría resultar mortal en una pecera pequeña.

Los demás peces no deben ser demasiado pequeños, ya que los escalares, con su instinto cazador, podrían verlos como alimentos. Se recomienda que sean peces más grandes, como el tetra rosáceo, el tetra corazón sangrante y el tetra colombiano. Los loricáridos y corydoras también pueden convivir con los escalares. Sin embargo, no deben ser demasiado grandes, ya que podrían succionar a los escalares que nadan en la superficie por la noche. Otros peces que pueden socializar con ellos son el pez gato acostado, el neón azul, el barbo y el ramirezi.

Escalar

Enfermedades

El pez escalar es un animal resistente, pero puede ser muy susceptible a los cambios químicos y biológicos del agua. Con unas buenas condiciones y cuidados, puede vivir entre diez y 12 años en cautiverio. El mayor peligro lo presentan los flagelados, que atacan el tracto intestinal. Primero provocan malnutrición y después dañan la pared intestinal. Una infestación masiva se produce si el sistema inmunitario está debilitado por estrés. Los flagelados están presentes en los peces en pequeñas cantidades, pero se reproducen exponencialmente con defensas insuficientes. Por fuera, la enfermedad se distingue por una secreción de mucosidad blanca, que son restos de la pared intestinal. En este caso, hay que actuar de inmediato. Debe ponerse a los peces en peceras de cuarentena a unos 35 °C. De esta manera se matan los gérmenes patógenos. También se deben administrar fármacos especiales, como el metronidazol (un gramo por litro durante dos días).

Estos peces también son propensos a algunas enfermedades, como la tuberculosis de los peces y la enfermedad del punto blanco. Esta última se manifiesta con puntos blancos en la piel del pez. También pueden tener problemas con la podredumbre de las aletas y la hidropesía. La enfermedad del tambaleo proviene de una infección fúngica y ataca a varios órganos a través de la sangre, como el hígado y los riñones. El pez deja de comer, pierde el sentido del equilibrio y, más tarde, le salen tumores en la piel. Dado que esta enfermedad es tremendamente contagiosa, hay que separar a los animales afectados inmediatamente.

Aparición de cestodos y nematodos

En un acuario bien cuidado es raro que aparezcan cestodos y nematodos. Estos parásitos viven principalmente en el estómago, en el hígado y en el tejido muscular. Las consecuencias suelen ser anemia y pérdida de peso. Hay medicamentos especiales que combaten estos parásitos y que se pueden comprar en tiendas especializadas y en el veterinario. Mucho más peligrosos son otros parásitos: los esporozoos. En los escalares provocan la enfermedad bubónica, que se manifiesta con quistes abultados en las branquias. Los más afectados son los ejemplares jóvenes, sobre todo los de menos de un año. Los peces nadan dando giros bruscos y parecen totalmente desorientados. Por desgracia, estos parásitos no se pueden combatir con medicamentos. Por eso es tan importante una buena profilaxis e higiene del acuario. Sobre todo, no se deben añadir animales ya infectados por accidente a una población ya existente.

Cría

Primero se debe crear una pareja armoniosa de forma natural en un grupo. La puesta de huevos se lleva a cabo en hojas grandes y los escalares cuidan intensamente de las crías. Los padres intentan proteger la puesta y, por eso, a menudo se vuelven agresivos frente a otros peces. Las larvas salen del huevo dos días después de la puesta.

Es posible que los peces empiecen a comerse los huevos, en cuyo caso hay que retirarlos y criarlos por separado.

Escalar

¿Dónde puedo comprar un pez escalar?

El primer sitio al que acudir es una tienda especializada o un acuarista con experiencia. Aquí normalmente se ofrecen ejemplares de cría, pero a veces también salvajes. Te darán un amplio asesoramiento y recomendaciones sobre el acuario adecuado. También hay muchos criadores que venden sus animales por internet. Las compras por eBay no siempre son satisfactorias, pero hay páginas especializadas en peces ornamentales muy profesionales y seguras.

En la tienda online de zooplus encontrarás todos los productos para peces, como comida para peces o limpieza de acuarios, así como las mejores marcas.

Nuestros artículos más útiles

Peces de acuario: las diez especies favoritas

La tenencia de peces ornamentales está en auge, y no es de extrañar, pues la visión del colorido mundo acuático y sus tonalidades en tu propia sala de estar es fascinante, además de tener un efecto tranquilizador y relajante. ¿Pero cuáles son los peces de acuario ideales para ti? Aquí te presentamos las diez especies de peces de agua dulce favoritos.

Pez betta

De brillantes coloridos y un carácter algo agresivo hacia otros peces y semejantes, el pez betta, conocido también como el pez combatiente o luchador de siam, es un ejemplar muy especial, que aporta una fascinante nota de color a cualquier acuario. Es poco exigente, lo que hace que sea fácil de cuidar y muy popular entre aquellos principiantes en la acuariofilia.

Pez guppy

El guppy es uno de los peces de acuario de agua dulce más populares del mundo. Se reproduce sin problema alguno, incluso estando en confinación, es fácil de cuidar y por eso es ideal para principiantes en la acuariofilia. Es un colorido pez al que no le afectan las pequeñas negligencias. Estos activos animalitos se ven en gran diversidad formas y colores.