Caballitos de mar para acuario

Caballitos de mar

Los caballitos de mar son habitantes de acuario elegantes, preciosos e impresionantes.

¿Hay algún animal acuático más fascinante que el caballito de mar? No es de extrañar que muchos quieran tener estos peces exóticos en su acuario. Pero ¿es eso posible? ¿Qué condiciones vitales necesitan y qué comen? Te desvelamos todo lo que hay que saber sobre los caballitos de mar para acuario y su tenencia.

Aspecto: criaturas fantásticas

El caballito de mar debe su nombre latín, Hippocampus, al personaje de la mitología griega hipocampo. Este monstruo marino, representado en monedas griegas ancestrales, tiene la mitad superior del cuerpo de caballo y la inferior, de pez. El caballito de mar realmente recuerda más a una criatura fantástica que a un pez.

El hocico largo, la cabeza equina y la postura erguida para nadar le confieren un aspecto realmente extraordinario. La cola, que utiliza para sujetarse, y el vientre abombado también son rasgos llamativos. Además, hay especies que tienen la capacidad de adaptar su color al entorno y mover los ojos independientemente. Estas características hacen que estos peces parezcan sobrenaturales.

A pesar de su aspecto especial, el caballito de mar es un pez de la familia de los signátidos (Syngnathidae). Sin embargo, no tiene escamas, sino anillos óseos espinosos. Este esqueleto externo le sirve de armadura para evitar que muchos otros habitantes marinos lo devoren.

10% dto zooplus

Tenencia: sensiblón con muchas exigencias

Los caballitos de mar para acuario no tienen depredadores a los que temer. Sin embargo, el índice de mortalidad de estos peces en los acuarios es bastante elevada. ¿A qué se debe?

Los caballitos de mar son animales muy sensibles con muchas exigencias en cuanto al entorno. Reaccionan con extremada sensibilidad a cualquier cambio en la calidad, los valores o la temperatura del agua. Para ti, esto implica controlar los valores del agua a diario, como el contenido de sal y el pH. Así, detectarás los cambios a tiempo y los podrás contrarrestar.

Para que se sientan bien, la potencia del filtro y la corriente del agua del acuario también son muy importantes. En la naturaleza, el caballito de mar vive en aguas con poca corriente. Si la bomba produce una corriente muy intensa, el animal no lo soportaría.

La cola puede contraerse y el animal ya no se puede mover libremente por el acuario. Un filtro de calidad que aporte un buen rendimiento con una corriente baja es indispensable para los caballitos de mar para acuario.

Caballitos de mar
La tenencia del caballito de mar es muy exigente.

El equipamiento correcto del acuario

El equipamiento del acuario también es muy importante para tener estos peces. Debes colocar suficientes plantas, a ser posible especies de algas especiales, como el alga verde Caulerpa, para que el asustadizo caballito de mar pueda esconderse entre las hojas.

Los corales de tipo gorgonias (Gorgonacea), piedras con pasos estrechos, piedras artificiales o corales muertos son ideales para él. No solo se esconde entre estos objetos, sino que también se puede aferrar a ellos con la cola.

En cambio, deberás quitar las plantas con muchas raíces, así como las piedras y raíces puntiagudas y afiladas, ya que podría hacerse daño al agarrarse.

Tenencia con congéneres

El tamaño del acuario, el equipamiento y la calidad del agua no son los únicos factores importantes. Los demás habitantes del acuario también influyen mucho en el bienestar del caballito de mar. Son animales muy sociables y necesitan a un congénere. Por eso, si quieres tener caballitos de mar para acuario, debes tenerlos en pareja.

Especie protegida que se debe registrar

La tenencia de caballitos de mar está sujeta a registro. Desde 2004, estos fascinantes y amenazados animales son una especie protegida. Quien quiera tener caballitos de mar para acuario debe registrarlos en la autoridad de protección de la naturaleza competente e informar inmediatamente de las posibles crías.

Alimentación: prefiere el alimento vivo

Este pez no solo es exigente respecto a la corriente, la calidad del agua y el equipamiento, sino también al alimento. En el mar se alimenta de animales vivos, como peces pequeños, gambas, pulgas de agua, cangrejos pequeños y plancton.

Los alimentos vivos, como artemias salinas, larvas de pez, gambas y zooplancton, no deben faltar en la alimentación en el acuario. Si esto es demasiado laborioso, puedes utilizar comida congelada. Por ejemplo, puedes darles larvas de mosquito o gambas trituradas, congeladas con hielo seco. Sin embargo, al comprar los caballitos de mar para acuario, pide que te muestren si realmente comen alimentos congelados.

Mordisco rápido e ingesta lenta

El caballito de mar no solo se diferencia de otros peces por su aspecto, sino también por sus hábitos alimentarios. A diferencia del guppy, el neón y otros, que devoran toda la comida en cuestión de minutos, él come muy lento.

Esto se debe a que el caballito de mar no tiene estómago, sino solo un intestino. Por eso, debe digerir la comida antes de ingerir la próxima porción. No es de extrañar que a muchos acuaristas les preocupe que otros peces le quiten la comida en el acuario.

Sin embargo, en contra de la opinión popular, esto no se debe a que pesquen la comida demasiado lento. De hecho, lo hacen asombrosamente rápido con el morro. El motivo es que otros peces simplemente comen más rápido y pueden ingerir y digerir más comida de una vez.

Lo importante es que al caballito de mar se le conceda suficiente tiempo para la ingesta de alimento. En el mar se pasan hasta diez horas al día comiendo. Lógicamente, esto es imposible en el acuario. Las sobras permanecerían demasiado tiempo en el acuario, perjudicando la calidad del agua en poco tiempo. Antes de retirar las sobras, el caballito de mar debe disponer de 1-1,5 horas al día para comer repartidas en dos sesiones. Así, puedes estar seguro de que estará realmente lleno. Y es que, si pierde peso, no lo podrás detectar debido al esqueleto externo.

Socialización: ¿el caballito de mar se puede tener con otros peces?

Si los requisitos sobre la temperatura del agua, la salinidad y la corriente coinciden, nada impide socializarlo con otros habitantes. Sin embargo, el caballito de mar se mueve muy lento en el agua y necesita mucho tiempo para comer. Por eso, es mejor no juntarlo con peces muy rápidos o voraces en el acuario.

El pez mandarín, que también come bastante lento, así como los caracoles, los gobios, los cangrejos ermitaños y las ofiuras, que ayudan a recoger las sobras del fondo, sí que son adecuados. El caballito de mar no come casi nada del fondo. Otro buen compañero para los caballitos de mar en acuarios es el cardenal de Banggai.

Diversidad de especies: más de 100 variantes

Obviamente, el caballito de mar puede socializar bien con otras especies de caballito de mar. Después de todo, hay más de 100 variantes científicamente descritas de estos animales. Sin embargo, los expertos no se ponen de acuerdo sobre cuáles constituyen una especie propia.

En cualquier caso, la selección es grande, desde el caballito caribeño hasta el barrigudo, pasando por el cebra. El caballito de mar más pequeño, llamado Hippocampus denise o pigmeo, mide 13,5 mm (menos que una moneda de un céntimo). En cambio, el caballito barrigudo (Hippocampus abdominalis), con sus 35,5 cm, es más grande que una hoja de DIN A4.

No todos son iguales

Antes de juntar varios caballitos de mar para acuario, debes averiguar si todos tienen los mismos requisitos respecto al entorno.

Básicamente, en acuarios se suelen tener especies tropicales, a las que les gustan temperaturas de 24 a 26 °C. Además, el tamaño de las especies no debe ser muy diferente. Esto es así no por la diferente demanda nutricional, sino por las distintas exigencias que presentan.

Por ejemplo, los caballitos pigmeos necesitan un contenido de sal especial y se pueden tener en recipientes algo más pequeños (aunque de no menos de 100 l), a diferencia de las especies más grandes. En cambio, las especies de mayor tamaño requieren acuarios de unos 250 l.

Apareamiento y cría: ¿cosa de hombres?

Si tienes un macho y una hembra, con un poco de suerte podrás observar cómo se reproducen. Esto es algo realmente asombroso en estos animales, ya que, para ellos, los bebés son cosa de hombres.

La hembra pone los huevos en la bolsa ventral del macho, donde él los insemina. En la bolsa ventral, el macho incuba los huevos durante 10-14 días hasta que eclosionan los bebés de caballito de mar.

Para parir, el macho se retira y busca un lugar protegido antes de expulsar las crías de la bolsa ventral. Para que los bebés sobrevivan en el acuario, necesitarás un alimento especial inmediatamente después del parto, a ser posible zooplancton.

Caballitos de mar
La reproducción de los caballitos de mar es algo asombroso.

Conclusión: un pez solo para expertos

Los caballitos de mar para acuario son habitantes muy especiales. Aunque tengan un aspecto majestuoso que quede fabuloso en cualquier acuario, no conviene que los tengas sin pensártelo. Dado que son una especie protegida, en la mayoría de países ya ni siquiera se pueden comprar.

Son animales muy sensibles con altas exigencias en cuanto al entorno. Si te interesa tenerlos, debes ser consciente de que este pez exige mucho tiempo y dinero.

Por eso, no es adecuado para principiantes. Sin embargo, si tienes experiencia con la medición de los valores del agua, los filtros y la limpieza correcta del acuario, y no te amedrentas con el alimento vivo, el divertido hipocampo a buen seguro te hará disfrutar un montón.

Resumen de las recomendaciones de tenencia

  • Tamaño del acuario: 100 l como mínimo (p. ej., 50 x 50 x 50 cm); cuanto más grande y alto, mejor (con especies grandes, hasta 250 l)
  • Temperatura del agua: 24-26 °C
  • Valor de pH: 8,1-8,4
  • Salinidad: aprox. 38 g por litro (se puede medir con un instrumento especial)
  • Número de peces: al menos 2 (tenencia en pareja)
  • Sustrato: la arena oscura hace brillar intensamente los colores del caballito de mar.
  • Plantas: plantas tipo alga para esconderse y agarrarse
  • Alimentación: alimento vivo, zooplancton y, si es necesario, comida congelada (larvas de mosquito congeladas o similares)
  • Socialización: pez mandarín, cardenal de Banggai, caracoles, gobios, cangrejos ermitaños y ofiuras
Nuestros artículos más útiles
16 min

Peces de acuario: las diez especies favoritas

La tenencia de peces ornamentales está en auge, y no es de extrañar, pues la visión del colorido mundo acuático y sus tonalidades en tu propia sala de estar es fascinante, además de tener un efecto tranquilizador y relajante. ¿Pero cuáles son los peces de acuario ideales para ti? Aquí te presentamos las diez especies de peces de agua dulce favoritos.
10 min

Pez betta

De brillantes coloridos y un carácter algo agresivo hacia otros peces y semejantes, el pez betta, conocido también como el pez combatiente o luchador de siam, es un ejemplar muy especial, que aporta una fascinante nota de color a cualquier acuario. Es poco exigente, lo que hace que sea fácil de cuidar y muy popular entre aquellos principiantes en la acuariofilia.
10 min

Pez guppy

El guppy es uno de los peces de acuario de agua dulce más populares del mundo. Se reproduce sin problema alguno, incluso estando en confinación, es fácil de cuidar y por eso es ideal para principiantes en la acuariofilia. Es un colorido pez al que no le afectan las pequeñas negligencias. Estos activos animalitos se ven en gran diversidad formas y colores.