10 trucos para sacar las mejores fotos de gatos

las mejores fotos de gatos

Los gatos son uno de los motivos fotográficos más populares. Las imágenes de sus expresivos ojos, sus suaves patitas, el sedoso y brillante pelaje y su naturaleza grácil son fascinantes. El problema es que son unos modelos muy caprichosos. Te contamos diez trucos para sacar las mejores fotos de gatos.

Ya sea que esté durmiendo relajadamente en la repisa de la ventana, bostezando con ganas, jugando con un ovillo de lana o de aventuras por el jardín, las oportunidades para sacarle fantásticas fotos a tu minino son muchas. Pero en cuanto coges la cámara de fotos o el móvil, tu bigotudo ya se ha levantado y el momento idóneo para la foto se esfumó. Pero, por suerte, tenemos unos cuantos trucos y consejos para conseguir unas fotos increíbles de tu gato, sin necesidad de tener una costosa cámara réflex, diversos objetivos o un trípode.

  • ¿Cómo quieres que se vea tu gato?

Imágenes en las que los lindos gatitos son el centro de atención hay muchísimas, ya sea en un portarretratos en el salón u online en Facebook, Instagram, etc. Pero, a veces, la calidad de las fotos de nuestros animales domésticos deja mucho que desear: poca luz, movimientos borrosos, fondos turbios o simples y aburridas fotos durmiendo. Fotografiar a un gato con buena iluminación y una postura interesante es un gran desafío para los amantes de los gatos y fotógrafos aficionados. Al fin y al cabo, a los gatos les interesa muy poco tener un retrato bonito.

Por eso, antes de coger la cámara o el móvil, para sacar una buena foto, deberías plantearte qué es lo que quieres expresar con la imagen. ¿Cómo quieres que se vea al minino? ¿Quieres un retrato en el que resalten sus bonitos ojos? ¿O quieres sacarle una foto haciendo algo, como jugando, escalando o saltando? ¿Quieres fotografiar a tu bigotudo en la naturaleza o mejor en el sofá de casa? A veces, es interesante buscar inspiración en otras fotos de gatos por internet. Pero no intentes copiar una imagen con exactitud, pues eso no suele salir bien. Cada gato es diferente, y lo que quieres es sacar a relucir esa autenticidad.

Para encontrar un encuadre adecuado para tu felino debes plantearte qué es lo que se le da mejor. ¿Tiene un pelaje con un patrón determinado? ¿Qué es lo que más disfruta haciendo? ¿Aún es pequeño y juguetón? Entonces lo mejor es una foto dinámica con su juguete favorito o una en la que el curioso minino mira a la cámara. En cuanto a las fotos de gatitos, queda muy bien que se vean las proporciones, por ejemplo, cuando su mamá les está amamantando o cuando los tienes en brazos. ¿Tu gato adulto es un alma libre que como más disfruta es saliendo a cazar ratones? Entonces deberías inmortalizarle en el jardín o en el campo. ¿O prefiere pasarse el rato en tu regazo y que lo mimes? Entonces, la fotografía ideal sería con tu bigotudo echado cómodamente al sol.

  • Procura que el fondo sea neutral

Independientemente del enfoque o de la postura en la que quieras fotografiar a tu minino, este siempre es el centro de atención. Esto debe quedar claro en la foto. Un fondo con mucho ruido, con personas, coches, una alfombra estampada o una televisión distraen del gato. Si le sacas fotos a tu bigotudo en casa, procura hacerlo delante de una pared blanca o monocromática (sin cuadros ni pósteres) o sobre un suelo de madera bonito. Como alternativa, puedes colgar una sábana o usar un cartón grande como fondo. Los cojines y mantas de un solo color también son adecuados como fondo.

Es importante que el fondo que hayas elegido saque a relucir a tu felino. Por ejemplo, a un gato negro es mejor fotografiarlo sobre un suelo de madera claro o sobre una manta de color, en lugar de en unos azulejos oscuros. Sin embargo, los gatos con un pelaje rojizo no suelen destacar sobre un suelo de madera o laminado. Si tienes un gato blanco puedes utilizar una manta oscura o un cojín negro como fondo. Si prefieres fotografiar a tu minino fuera, debes procurar tener un escenario neutral, por ejemplo, un césped verde.

  • Una buena iluminación

Un fondo bonito, una buena postura y la mejor cámara ¡genial!, pero esto no sirve de nada si las condiciones de luz no son adecuadas. Una buena iluminación, a ser posible la luz natural, son lo más importante para una foto bonita. Si no tienes un kit de iluminación fotográfica, lo mejor es sacar las fotos cerca de una ventana o directamente fuera, en el jardín. No te coloques de espaldas a la luz para así evitar las sombras. Saca las fotos desde una posición lateral al lugar por donde entra la luz por la ventana o del sol. Si tu minino está mirando por la ventana, en las fotos se verá un punto blanco en su pupila, un efecto muy popular en los retratos.

En zonas de interior, además de la luz natural, puedes aumentar el valor ISO de tu cámara o usar el flash. Este debe estar dirigido hacia arriba y la foto solo debe estar iluminada indirectamente por la luz de fondo del reflejo del flash en el techo. No uses nunca el flash directamente en la cara de tu minino, eso lo asustará y se irá por patas.

las mejores fotos de gatos
  • Retratos de gatos: enfoque central, fondo desenfocado

Otro truco para sacar aún mejores fotos de gatos es difuminar el fondo y que la cara del minino salga muy nítida. Los profesionales ponen el obturador en modo A o AV muy bajo. Con un valor entre f2.8 o f3.2 el obturador está muy abierto y, por lo tanto, la profundidad de campo es menor. El fondo aparece difuminado, mientras que tu gato sale muy nítido. Lo importante es que el enfoque esté en los ojos del bigotudo. Un retrato de ojos grandes y expresivos atrae la mirada del espectador de inmediato.

Para aquellos que no dominan los términos técnicos como enfoque, profundidad, obturador y velocidad de obturación, pero aun así quieren hacerle un bonito retrato a su minino, es recomendable usar el modo retrato, que es bastante fácil de encontrar en casi todas las cámaras digitales (el modo retrato suele estar identificado con el símbolo de una cabeza. Además, algunos smartphones sacan fotos de retrato con el fondo borroso. En caso de que no tengas esta opción en tu teléfono móvil puedes descargarte aplicaciones para reducir la profundidad de campo. También puedes difuminar el fondo más adelante con un editor de imágenes o una aplicación.

  • Gatos en movimiento: rapidez enfocada

Una de las dificultades al fotografiar gatos es que el modelo no siempre participa de la manera que nosotros queremos. En lugar de estarse quieto y mirar a la cámara quiere saber qué sucede detrás de ella, salta sobre el rascador o se va a otra parte de la casa. Inmortalizar a tu minino durante un salto o mientras está corriendo resulta bastante atractivo. El problema es que estas fotos en movimiento suelen estar desenfocadas o movidas y, así, solo sirven para la papelera digital.

Para evitar esto, la velocidad del obturador debe ser muy corta. Si la configuración manual de la cámara te asusta un poco, puedes seleccionar el modo deportivo. El modo ráfaga también es útil cuando el minino está jugando y retozando. De esta manera no se te escapará ninguna pose original. Para organizar las numerosas fotos desde luego que necesitas tiempo. Y lo más importante, asegúrate de antemano de que tienes suficiente espacio en tu cámara o smartphone.

  • Ponte a la altura del gato

Las fotos de gatos parecen más naturales cuando muestran la perspectiva del gato. Las imágenes en las que el fotógrafo saca fotos al bigotudo desde la visión de un pájaro, es decir, desde arriba, son poco convincentes, pues al contener tanto entorno suele distraer del objetivo principal y, además, el minino sale muy pequeño. Esto significa: ¡a arrodillarse!

Coloca la cámara a la altura de los ojos de tu felino e intenta capturar su mirada en horizontal. Si tienes problemas de rodilla puedes intentar colocar a tu gato a una altura más elevada, por ejemplo, sobre una mesa o un rascador.

Si tienes un gato majestuoso, como un persa o un maine coon, deberías bajar aún más y fotografiarlo desde el suelo, lo que se conoce como la perspectiva de la rana. Con esto representas a tu hermoso minino de forma imponente. Pero cuidado, a veces los gatos, vistos desde abajo, parecen más gordos de lo que en realidad son.

  • Consigue que tu gato mire al objetivo

Las fotos en las que el gato mira directamente a la cámara son muy llamativas. Pero ¿cómo se consigue que el caprichoso felino haga eso? Esperar y disparar en el momento adecuado es una prueba para la paciencia. Por suerte hay un par de trucos con los que puedes atraer la mirada del minino hacia la dirección correcta.

Lo más fácil es que alguien te asista durante la sesión de fotos. Fija un juguete interesante para tu bigotudo a un palo. Mientras tú mantienes el dedo sobre el disparador, tu compañero intenta atraer la atención del gato hacia el juguete. Una vez conseguido eso, debe mover el palo con rapidez en dirección a la cámara. Tu minino lo sigue con la mirada y ¡a disparar! Si estás solo con tu felino y no tienes asistente, puedes golpear con el dedo sobre la cámara para intentar atraer la atención del gato con esos sonidos. Los gatos son curiosos por naturaleza, ¡aprovéchalo! Por último, puedes tener a mano un sabroso snack para gatos y traerlo hacia el objetivo de la cámara. Para alcanzarlo, tu bigotudo hará todo lo que pueda y mientras, con suerte, mirará directo a la cámara.

las mejores fotos de gatos
  • Acércate

Para sacar las mejores fotos de gatos, estos deben estar en el centro y que salga cuanto menos fondo mejor, eso ya lo sabes. A diferencia de las fotos de paisajes, aquí tienes que acercarte lo máximo posible a tu modelo. Está bien que tu minino sea consciente de la cámara, de hecho, quieres que mire hacia el objetivo. Acércate y deja que tu gatito analice con curiosidad la cámara. Con un poco de suerte conseguirás una instantánea genial de un primer plano.

Los planos de detalle, como solo una patita o una mancha en la nariz, son muy interesantes y, ampliados, en una pared, causan sensación. Recuerda fotografiar en la mejor calidad posible. Esto te permitirá aumentar el tamaño de la imagen sin que se pixele demasiado.

  • Un extra: efectos fotográficos y edición de imágenes

Aunque en Instagram y compañía puedes impresionar con el hashtag #nofilter, a veces las fotos se convierten en verdaderas obras de arte con efectos de imagen. ¿Y para qué engañarnos? ¡Todas las fotos de famosos en las revistas están retocadas! Así que tú también puedes hacer más bonitas tus mejores fotos de gatos con diferentes editores de imágenes o aplicaciones.

Las imágenes en las que hay mucho contraste o los colores varían ligeramente son muy interesantes. Algunas fotos de gato parecen más profesionales en blanco y negro que a color. Las fotos de gatos con un efecto vignette son sensacionales. Aquí los bordes de la imagen se oscurecen con un efecto sombreado y tu gato resalta aún más en el claro centro de la foto.

  • La práctica hace al maestro

Ahora ya conoces muchos trucos para sacar las mejores fotos de gatos. Pero puede ser que la foto perfecta no te salga a la primera. No te preocupes, recuerda que ¡nadie nació aprendido! Ya sea en deporte, música, pintura o, en este caso, la fotografía de gatos, para ser realmente bueno no sirve tener solo talento. Un profesional se hace con mucha práctica y entrenamiento.

Así que, agarra la cámara y prueba con diferentes configuraciones y perspectivas. Cuanto más familiarizado estés con la técnica, más rápido podrás reaccionar a las poses interesantes  y capturar las mejores fotos de gatos.

¡Descubre también nuestra selección de cámaras para gatos!

Artículos más leídos

Gato siamés

El gato siamés es, junto al persa, una de las razas de gatos más antiguas y conocidas. Su origen se encuentra en el sudeste asiático, concretamente en Siam, que hoy en día pertenece a Tailandia. Allí, el siamés era venerado como gato de templo. Hacia finales del siglo XIX, los primeros ejemplares llegaron a Inglaterra, donde se comenzó la cría de esta raza. En 1892 ya se estableció el primer estándar para los gatos siameses, pero la raza solo fue reconocida en 1949 por la Federación Internacional Felina (FIFe).

Azul ruso

A primera vista este gato de color azul grisáceo se puede confundir con un cartujo o un británico de pelo corto. Pero si te fijas más detenidamente, te darás cuenta de que estas razas son muy distintas entre sí.

Maine coon

El maine coon se ha convertido en una de las razas de gatos favoritas del mundo. Esto no es de extrañar, ya que estos felinos destacan por su naturalidad, robustez y su fantástico carácter.