Caballo bereber

Caballo bereber

El caballo bereber es muy apegado a las personas.

El pequeño y temperamental caballo bereber proviene del norte de África, es decir, del Magreb. Es una raza con más de 3000 años de historia que hoy en día cuesta de encontrar. Los ejemplares actuales son, sobre todo, mestizos de árabe y bereber.

Aspecto: fuerte y compacto

El caballo bereber, con sus 150-160 centímetros de alzada, no es ningún gigante, sino un caballo mediano. Como todos los caballos barrocos, tiene un aspecto fuerte y compacto. De hecho, su marca registrada es la zona recia del cuello y el pecho, musculosa y elegante. También es famoso por sus movimientos expresivos. Presenta una acción de rodillas elevada, lo que significa que su marcha es muy dinámica.

Forma de la cabeza y estatura típicas barrocas

El elegante caballo bereber rebosa energía y tiene la constitución típica de los caballos barrocos. Cuenta con una cabeza mediana con una línea nasal convexa, que se denomina acarnerada. Tiene un cuello corto, pero recio, que desemboca en un hombro estable.

Además, presenta una cruz muy marcada que se convierte en un lomo corto, fuerte y resistente. El tronco no es muy ancho, pero sí muy profundo. La grupa redonda es descendente y acaba en una cola muy larga de inserción baja.

Casi todos tordos

¿Todos son blancos? ¡Casi! Con alrededor de un ochenta por ciento, el tordo se lleva la palma indiscutiblemente. No obstante, también hay ejemplares negros y castaños, y unos pocos alazanes y de color crema.

Caballo bereber © Luckyshots / stock.adobe.com
El ochenta por ciento de los caballos bereberes son tordos, pero puede haberlos de todos los colores.

Carácter: gran apego a las personas

Ningún otro caballo en todo el mundo es tan apegado a las personas como este. Se lo podría describir como el perro de los caballos porque siempre es fiel a su persona de referencia. La causa reside en la manera tradicional en la que se tenía a estos caballos en el norte de África. Formaban parte del tejido social y vivían en estrecha convivencia con una persona de referencia.

Lo rápido, fuerte y valiente que fuera el caballo podía decidir antiguamente entre la vida y la muerte. Así de profunda era la confianza entre las personas y sus caballos. Esto se ha mantenido hasta la actualidad, se refleja en su carácter y se fomenta en la cría.

El caballo de confianza por excelencia

A este apego a las personas se añade que estos caballos son muy resistentes, valientes y robustos. Antes de la motorización, los habitantes del norte de África los utilizaban como caballos de guerra intrépidos. Los montaban en las batallas y en las opulentas fantasías, que eran juegos bélicos. Hoy en día, los jinetes pueden seguir confiando en que su caballo bereber no los dejará en la estacada.

Trabajador aplicado

Las ganas de trabajar son otra cualidad destacada de esta raza. Por muy juguetón y curioso que sea, el caballo bereber quiere que lo pongan a prueba. Muestra su temperamento en galopadas largas, lecciones de doma enérgicas y, sobre todo, ante el público. En efecto, le gusta ser el blanco de todas las miradas. Por eso, es mejor que esté con alguien con experiencia que sepa llevar su alegría de vivir por buen camino.

Aptitud: gran versatilidad con talento para la doma

El caballo bereber no es un especialista como otras razas, sino que destaca por su versatilidad. Aprende muy rápido y, gracias a su apego a las personas, es un compañero fiel y motivado. En su patria lo siguen utilizando como caballo de trabajo resistente para todo tipo de tareas agrícolas y de carga.

Maestro del tölt

El caballo bereber tiene nervios de acero y no pierde pie fácilmente. Por lo tanto, es ideal para excursiones y el enduro por terrenos intransitables. Además del paso, el trote y el galope, algunos ejemplares también cuentan con el tölt en su repertorio de marchas. Esta marcha no tiene fase de salto, por lo que es extremadamente cómoda para el jinete en tramos largos.

De caballo de paseo a la alta escuela

La inteligencia, ganas de aprender y lealtad del caballo bereber hacia su jinete lo hacen moldeable. Así pues, no es raro que se utilice tanto como caballo de paseo como de tiro o incluso en la alta escuela.

Además, no pierde la calma ni siquiera como caballo de exhibición y hace su actuación con eficacia ante el público. Su variabilidad no conoce límites, por lo que un jinete de ocio ambicioso puede evolucionar con él en varias direcciones.

Mucho tiempo en la cuadra El caballo bereber es un animal apegado a las personas que busca un contacto estrecho con el jinete. Por consiguiente, es ideal para aquellos que quieran y puedan pasar mucho tiempo con su caballo.

Tenencia: tolerancia al frío y al calor

El caballo bereber proviene de las regiones costeras del norte de África. Aquí, durante el día hace mucho calor y por la noche, mucho frío. Por tanto, está adaptado a grandes diferencias de temperatura y no es muy sensible ni al frío ni al calor.

Esto significa que no tiene ningún problema con vivir en nuestra región, a ser posible con mucho ejercicio al aire libre y contacto con otros caballos. En una cuadra abierta puede satisfacer muy bien su curiosidad y sus ganas de jugar. No obstante, debe tener un cobijo y una manta ligera para hacer frente a las condiciones climáticas extremas.

Salud: constitución robusta

El caballo bereber es una raza muy antigua y proviene de una región que dio lugar a su resistencia. A consecuencia, este caballo goza de una salud de hierro. Puede vivir entre veinticinco y treinta años tranquilamente.

Además, no existen enfermedades específicas de la raza ni puntos débiles concretos en los que debas fijarte. Eso sí, unos buenos cuidados del pelaje y los cascos siempre contribuyen a la salud.

Lógicamente, el caballo bereber no se libra de todas las creaciones de la caja de Pandora. Si tu caballo presenta problemas de conducta o dolencias físicas visibles, debes llamar al veterinario inmediatamente.

Los problemas de salud siempre se deben aclarar. Los caballos son seres sensibles y un problemita no solucionado podría convertirse rápidamente en un problema grave.

Alimentación

El caballo bereber es una raza que asimila bien la comida. Esto significa que no es nada exigente, pero le sienta mejor la comida ligera.

Un exceso de calorías lo sobrecargaría porque está acostumbrado a los paisajes áridos. El heno y la paja bajos en proteínas cortados tarde deben constituir la base de su alimentación. Solo deberás aumentar las calorías cuando el caballo haga grandes esfuerzos.

Origen: regiones costeras del norte de África

El caballo bereber es una raza muy antigua del norte de África. Es un animal muy apreciado allí, especialmente en Argelia, Túnez y Marruecos, y forma parte del tejido social.

Estos caballos conviven allí con las personas, que a veces son nómadas. El caballo bereber llegó a Europa Central como caballo de guerra. No obstante, los trenes y los coches lo reemplazaron a principios del siglo XX y una epidemia de peste equina se encargó del resto en 1967.

Hoy día ya no quedan muchos ejemplares de pura raza, también porque los cruzan con otras razas.

Compra y precio

Un caballo bereber con escasa formación cuesta de 5000 euros para arriba. Los ejemplares adultos y formados con un buen pedigrí pueden valer mucho más. ¿Por qué son tan caros? Esto se debe, principalmente, a que son muy difíciles de encontrar, y no solo en el extranjero, sino también en su patria.

Raza amenazada Actualmente se cree que existen unos 2500 ejemplares de pura sangre en todo el mundo.

Cría en Alemania

Hoy en día también se cría cada vez más al caballo bereber en Francia y Alemania. La oferta está limitada por ser una raza poco conocida, pero existe. En este sentido, la contribución de la asociación de amigos y criadores del caballo bereber es decisiva.

Los criadores experimentan imitando las condiciones de cría de los pueblos nómadas para conservar el apego de la raza a las personas. No obstante, la raza no goza de lejos de la difusión ni la reputación que merece.

Árabe-bereber: ¿una buena alternativa?

Los caballos árabes-bereberes son mucho más fáciles de encontrar que los bereberes de pura raza. La parte de pura sangre hace que los caballos sean algo más ligeros y mucho más rápidos. Los mestizos árabes-bereberes son un tipo un poco diferente, pero no tienen nada que envidiarles.

De hecho, son muy populares por su versatilidad y sus marchas ligeras. Sus admiradores dicen que esta mezcla especial de elegancia y carácter es insuperable. Lógicamente, el potencial de estos caballos también se refleja en el precio.

Conclusión

El bereber es un caballo polifacético codiciado entre los entendidos. Su versatilidad, robustez y ganas de aprender lo convierten en un todoterreno para cualquier ámbito de uso. Carruajes, paseos, exhibiciones, doma… Con un caballo bereber, todo es posible. Solo el jinete debe demostrar su valía, ya que estos caballos sacan fuego por los cascos.

Ficha del caballo bereber

Breve presentación: Caballo fuerte de tipo barroco con mucho temperamento, paso seguro y uso versátil
Alzada: 150-160 cm
Colores: Normalmente tordo, pero también negro y marrón, y unos pocos alazanes
Tipo: Purasangre
Marcha: Dinámica y elegante, con una alta acción de rodillas
Origen: Norte de África: Argelia, Marruecos y Túnez
Aptitud: Caballo de paseo, exhibición y enduro ecuestre
Nuestros artículos más útiles
6 min

Caballo frisón

El caballo frisón es uno de los caballos más antiguos de Europa y también uno de los más caros. Sus elegantes movimientos convierten a este majestuoso holandés en un caballo de carruaje y doma codiciado. Sin embargo, su asombrosa estatura hace que no sea apto para principiantes.

6 min

Caballo appaloosa

El caballo appaloosa es famoso por ser una raza de caballo india. Además de la apasionante historia de su origen, este caballo moteado tiene otras particularidades. Sigue leyendo para conocer estos animales únicos y saber por qué son caballos de ocio y familiares tan populares.

6 min

Caballo cuarto de milla

El caballo cuarto de milla es la raza más extendida del mundo. De hecho, muchos caballos famosos de películas son de esta raza. Dos ejemplos son Black Beauty, de la película homónima de 1994, y Pilgrim, de El hombre que susurraba a los caballos. Además, este caballo ágil, rápido y versátil no solo da la talla delante de la cámara.