Cómo proteger a los conejos del calor

Cómo proteger a los conejos del calor

Treinta grados a la sombra y ni una gota de aire: en este contexto, las personas nos refrescamos con bebidas frías y un chapuzón en la piscina. Pero ¿cómo proteger a los conejos del calor?

Los conejos son de todo menos amantes del sol. En la naturaleza viven en cuevas, que solo suelen abandonar al crepúsculo, y evitan el contacto directo con el sol.

Para proteger a tus conejos del calor intenso, lo mejor es que compruebes la temperatura de la conejera regularmente. A partir de 25 grados, debes actuar sí o sí.

¿Cómo regulan los conejos la temperatura corporal?

Los conejos no pueden sudar como las personas. Ellos hacen algo parecido a los perros cuando jadean y regulan el calor temporal respirando más rápido. Expulsan un poco de calor al exterior a través del aliento y secreción nasal.

Cuanto más grande es una superficie, más intercambio térmico tiene lugar. Los conejos aprovechan esto cuando hace calor de forma pasiva a través de las orejas. De hecho, también pierden calor a través de la gran superficie de las orejas. Por eso, las orejas de los conejos están más calientes que el resto del cuerpo cuando hace calor. Además, los conejos se hacen largos cuando suben las temperaturas. Se tumban estirados sobre superficies frescas para relajarse y enfriarse.

Cómo proteger a los conejos del calor
Los conejos tienen que beber mucha agua cuando hace calor.

Consejos sobre cómo proteger a los conejos del calor

Independientemente de si viven en casa o en una conejera, puedes ayudar a tus conejos a refrescarse cuando hace calor.

Suficiente líquido

Los bebederos para jaula son prácticos, pero el agua cae a gotas. Para el conejo es más fácil beber de un cuenco de agua estable. Ofrécele los dos en verano para ver cuál prefiere. Lógicamente, el agua siempre debe ser fresca y no estar muy templada. Cámbiasela varias veces cuando haga calor.

La alimentación también regula el equilibrio hídrico. Los conejos siempre deben tener hierbas y gramíneas a su disposición durante todo el día. Cuidado con la alimentación rica en agua: el pepino y las verduras de hoja son refrescantes. Sin embargo, si los conejos se mueven poco y comen muchos alimentos ricos en agua, esto puede provocarles problemas intestinales. Lógicamente, no hay ningún problema con refrescarlos un poco con una rodaja de pepino.

A propósito: ¿te gusta la sandía? Puedes ofrecerles un poco a tus conejos, aunque solo hay que darles fruta en pequeñas cantidades. En general, los conejos delgados y en forma brincan más fácilmente en verano que los que tienen sobrepeso.

Refrigeración en días calurosos

Los conejos deben tener suficientes opciones para refugiarse a la sombra cuando hace calor. Los arbustos y las casitas los protegen. Te damos unos cuantos trucos sobre cómo proteger a los conejos del calor:

  • Pon un trapo frío y húmedo en la conejera.
  • Una baldosa o una losa de piedra de gran tamaño son lugares fresquitos para tumbarse.
  • Con un acumulador de frío bajo un platillo para macetas y una toalla encima crearás otra superficie refrescante.
  • Una botella de agua congelada envuelta en un trapo también proporciona frescor.
  • A los conejos les gusta refrescarse en la tierra húmeda. Ponles un recipiente de plástico con tierra húmeda o cava un hoyo húmedo en el parque.

Cuidados de los conejos en días calurosos

¿Tus conejos no solo tienen las orejas largas, sino también el pelaje? En ese caso, podrías hacerles un corte de pelo veraniego para los días calurosos. Con cepillos o peines especiales, puedes vaciarles el subpelo para que arrastren menos cantidad y estén más fresquitos.

Córtales también el pelo alrededor del ano para que no se les queden trocitos de excrementos pegados. Estos podrían atraer a las moscas, que pondrían sus huevos en ellos. Con temperaturas altas, enseguida se formarían gusanos. Por eso, si tus conejos son mayores o tienen sobrepeso, debes examinarles esa zona a diario.

Tenencia de interior en verano

Si la temperatura por la noche supera los 20 grados, cada día se hace más difícil climatizar bien un piso. En un piso recalentado en verano no solo sufrimos las personas, sino también los conejos.

Si vives en un piso que se calienta enseguida, como un ático, oscurécelo durante el día y cierra las ventanas. Ventila a fondo por la tarde y, si es posible, deja las ventanas abiertas por la noche.

No obstante, asegúrate de que no haya corrientes de aire, incluidas las de los ventiladores. Si tienes un aparato de aire acondicionado, ten cuidado de que los conejos no se resfríen.

Cómo proteger a los conejos del calor
Los conejos cavan agujeros cuando hace calor porque dentro la temperatura es más baja.

Cómo proteger a los conejos del calor en un parque

Si tienes a tus conejos en un parque, proporciónales varias zonas de sombra. Recuerda que la posición del sol va cambiando, pero que debe haber zonas de sombra disponibles durante todo el día.

También es muy importante que haya una buena circulación del aire. Por eso, las tapas de plástico están totalmente prohibidas. De todos modos, suelen ser demasiado pequeñas. El parque debe ofrecer mucho espacio para corretear, por lo que una conejera cerrada no es adecuada. Muchos conejos cavan un hoyo en la tierra porque dentro la temperatura es más baja. Examina estos agujeros regularmente para controlar que no sean demasiado profundos y, por tanto, peligrosos.

En días extremadamente calurosos, los conejos están más a gusto en un lugar fresquito dentro de casa. Buenas opciones son habitaciones oscuras en el domicilio, un garaje vacío o un sótano. Para muchos conejos, un cambio de lugar supone un estrés añadido. Sin embargo, puedes acostumbrarlos desde pequeños a un segundo alojamiento.

Qué hacer contra un golpe de calor en conejos

A partir de 30 grados, existe el peligro de un golpe de calor en conejos. Los síntomas son apatía, respiración lateral y un pulso débil, pero rápido.

Los más afectados son los conejos gordos, mayores y enfermos, así como las conejas embarazadas. Un golpe de calor es una urgencia, por lo que debes acudir al veterinario de inmediato.

Dale al conejo agua y mójale las patas con agua fresca. Si tienes la posibilidad, envuélvelo brevemente con un paño seco y fresco sacado de la nevera.

Nunca sumerjas al conejo en agua fría, ya que un cambio de temperatura brusco es muy peligroso para la circulación. Si es posible, lo ideal sería que el veterinario viniera a tu casa. Si no tienes esta opción, asegúrate de que el conejo no se caliente aún más por el camino.

Nuestros artículos más útiles
4 min

Ácaros en conejos

El prurito y las calvas pueden ser los primeros signos de una infestación de ácaros en conejos. En este artículo te explicamos cómo deshacerse de ellos lo antes posible y cómo prevenirlos.
3 min

Conejo resfriado

¿No sabes cuándo acudir al veterinario si tienes a tu conejo resfriado? ¿O no sabes qué hacer si tiene problemas respiratorios? Aquí te presentamos la información más importante sobre el resfriado en conejos.
4 min

Los cuidados de una cobaya

Una cobaya saludable se ocupa de sus propios cuidados de salud y belleza. Con las uñas elimina la suciedad y el polvo de su piel y con la lengua se lava. Sin embargo, a veces necesita un poco de ayuda. Descubre aquí cuales son los cuidados de una cobaya.