Coccidios en conejos

Coccidios en conejos

Los coccidios en conejos son parásitos específicos de un huésped que están presentes de forma latente en muchos conejos. En conejos jóvenes, mayores o con un sistema inmunitario debilitado pueden provocar coccidiosis, una enfermedad parasitaria que puede ser mortal si no se trata. Descubre cómo puedes proteger a tu conejo de estos parásitos y detectar y tratar la enfermedad en caso de que la contraiga.

¿Qué son los coccidios?

Los coccidios son parásitos que infestan especialmente a los conejos. Muchos conejos son portadores de estos parásitos unicelulares, pero no enferman de coccidiosis. La aparición de esta enfermedad parasitaria suele producirse en animales jóvenes o muy mayores, cuyo sistema inmunitario no puede combatir los patógenos. Los coccidios también se pueden reproducir intensamente de repente y hacer que el conejo presente síntomas de coccidiosis en situaciones de estrés o como consecuencia de otra enfermedad que haya debilitado el sistema inmunitario.

¿Cómo se contagian los conejos de coccidios?

Muchos conejos de crías intensivas que se venden baratos en las tiendas de animales ya se han infectado de jóvenes. A causa del contacto estrecho con otros conejos infectados, a menudo por una higiene insuficiente, los parásitos lo tienen fácil. Los animales infectados expulsan los coccidios con las heces, contaminando así el suelo. Los bebederos abiertos o la comida del suelo se contaminan y los patógenos encuentran así la vía hacia nuevos portadores. El contacto con conejos salvajes o correr y comer por un prado en el que también haya conejos salvajes bastan como vía de transmisión para los robustos coccidios.

Dos grupos principales de coccidiosis

Se conocen más de 28 tipos de coccidios que, en función de la especie, pueden provocar una coccidiosis hepática o intestinal. La coccidiosis hepática en conejos suele afectar a animales más mayores, mientras que la intestinal aparece con frecuencia en conejos jóvenes, de 6-8 semanas.

  • En la coccidiosis hepática, los coccidios de la especie Eimeria stiedae llegan al hígado por la sangre del intestino. La consecuencia es la formación de abscesos inflamados en la superficie y el tejido del hígado y los conductos biliares. Con una infestación grave y una falta de tratamiento, pueden provocar la muerte del conejo.
  • En el caso de la coccidiosis intestinal, la infestación provoca una inflamación de la mucosa del intestino. Los conejos afectados ya no pueden procesar bien la comida y sufren trastornos digestivos (normalmente, diarrea). En el peor de los casos, estos pueden conducir a una deshidratación mortal (exicosis).

Causas: ¿cómo se contrae una coccidiosis?

¿Por qué los coccidios desarrollan en algunos conejos una coccidiosis peligrosa, mientras que en otros parece que no provoquen síntomas? Por ejemplo, los conejos salvajes se infectan a menudo de coccidios sin que muestren ningún cuadro clínico de coccidiosis. Por tanto, ¿los conejos silvestres acaban mejor con los parásitos que los domésticos en el jardín o el salón propios?

Estrés y alimentación incompleta

Para responder a esta pregunta habría que echar un vistazo a las causas de la coccidiosis. El brote de la enfermedad se atribuye con frecuencia al estrés. Este se suele producir por una falta de ejercicio debida a una jaula demasiado pequeña o falta de contacto social, p. ej., si se tiene al conejo solo o el grupo no se lleva bien. Un trato no acorde a la especie, p. ej., coger o llevar al conejo en brazos muy a menudo, también puede provocar estrés y, con ello, debilitar su mecanismo de defensa natural contra los patógenos. En la mayoría de casos, se añade una mala alimentación, que también influye significativamente en el sistema inmunitario. Una alimentación no equilibrada e incompleta, p. ej., con insuficiente forraje, demasiado pienso (pellets o mezclas) o demasiada fruta, provoca un desequilibrio en el intestino del conejo y favorece la propagación de coccidios peligrosos.

Lee también nuestro artículo sobre alimentación para conejos.

Falta de higiene y mal ambiente en la conejera

Como decíamos antes, una mala higiene también puede intensificar la propagación de coccidios. Las conejeras en las que solo se quitan las heces de vez en cuando, las esquinas con excrementos y orina que se limpian poco y la comida tirada durante días que no se sustituye por heno o hierbas frescos constituyen un caldo de cultivo perfecto para los patógenos. Los parásitos también están a sus anchas en conejeras húmedas y calientes. En zonas fangosas, poco cubiertas de verde y terrosas, los coccidios pueden reproducirse rápidamente.

Las enfermedades y los estirones también debilitan el sistema inmunitario

Una tenencia acorde a la especie, una alimentación equilibrada, menos estrés y una limpieza regular a fondo de la conejera pueden prevenir la propagación de coccidios. Sin embargo, no son garantías de una vida libre de coccidios en conejos. Las enfermedades y las fases de crecimiento rápidas pueden debilitar el sistema inmunitario temporalmente y provocar también una coccidiosis.

Síntomas: ¿cómo se detecta la coccidiosis?

Como sucede con muchas enfermedades, cuanto antes se detecte la coccidiosis, mayores son las posibilidades de curación. Por desgracia, detectar enfermedades en conejos no es tan fácil, ya que nuestros esponjosos orejudos tienden a sufrir en silencio y a ocultar sus dolencias durante mucho tiempo. Para detectar una coccidiosis a tiempo, tienes que fijarte muy bien y observar al conejo a diario, si es posible. Estos síntomas pueden ser signos de una coccidiosis en conejos:

  • Falta de apetito (mala ingesta de alimento o incluso rechazo de la comida en los peores casos)
  • Pérdida de peso o incluso demacración
  • Vientre hinchado o abultado
  • Diarrea
  • Estreñimiento
  • Heces pastosas e informes
  • Cecótrofos frecuentes por el suelo
  • Flatulencias malolientes
  • Pelo áspero (sobre todo en la coccidiosis hepática en conejos)
  • Malestar general (p. ej., conejo debilitado y decaído)
  • En casos graves, apatía; en casos aislados, posibilidad de parálisis, calambres y secreciones de la boca y la nariz
Coccidios en conejos

Diagnóstico: ¿cómo sé si realmente es una coccidiosis?

Si observas uno o varios de los síntomas mencionados en tu conejo, llévalo al veterinario lo antes posible. Un diagnóstico seguro de que realmente es una coccidiosis solo te lo puede dar el veterinario, que puede detectar posibles coccidios con una muestra de heces. Además, puede descartar otras enfermedades que presenten síntomas similares. Es importante que recojas heces del conejo de dos o tres días diferentes antes de llevarlo al veterinario. Los coccidios no se expulsan con todas las heces. Así pues, el diagnóstico solo será seguro con una muestra colectiva.

Terapia: ¿hay fármacos para la coccidiosis en conejos?

Si el veterinario detecta coccidios en los excrementos, prescribirá un medicamento que deberás administrarle al conejo directamente a intervalos determinados. El principio activo toltrazuril es muy común, mientras que el diclazuril lo es menos. Otros principios activos contra los coccidios son la sulfametoxipiridazina, el sulfatiazol, la sulfaquinoxalina y la sulfadimetoxina. Si el conejo ya ha perdido mucho peso o líquidos, también será necesaria una alimentación forzada o un goteo intravenoso (p. ej., en forma de solución salina fisiológica o electrolítica).

¿Hay tratamientos alternativos para la coccidiosis?

Si se le ha diagnosticado una coccidiosis a tu conejo y ya muestra signos como el rechazo de la comida, pérdida de peso o un vientre hinchado, el tratamiento medicamentoso es ineludible. Sin embargo, existen curas alternativas, principios activos o vitaminas que pueden debilitar o prevenir una infestación de coccidios en conejos. Estos incluyen extractos de hierbas especiales, mezclas de hierbas (particularmente, con orégano y ajo), aceite de orégano (para la comida o el agua), jarabe de diente de león, aceite de coco u otros preparados vegetales para reforzar la flora intestinal. Muchos veterinarios los recomiendan como complemento de la terapia medicamentosa. Los aceites con orégano para la comida o el agua son un profiláctico contra la coccidiosis (p. ej., en la agricultura).

Solo después de hablar con el veterinario

Habla primero con el veterinario sobre posibles terapias y atente a sus recomendaciones. Solo así podrás asegurarte de estar ayudando rápida y eficazmente a tu conejo y de evitar un desenlace infeliz.

Prevención: ¿se pueden evitar los coccidios en conejos?

Aunque la coccidiosis se puede tratar con los fármacos antes indicados, no te la tomes a la ligera. En función del tipo de coccidios, de lo extendidos que estén los síntomas y del estado general del conejo, este puede morir de coccidiosis. Con una septicemia, los coccidios pueden extenderse por todo el cuerpo a través de la sangre e incluso matar al conejo en pocas horas.

Pero no tengas miedo, ya que con estas medidas puedes evitar que tu conejo contraiga coccidiosis:

  • Hazle una prueba de coccidios a todos los conejos nuevos que lleguen a tu casa. No los juntes con otros hasta que el análisis de heces dé negativo, es decir, no se detecten coccidios.
  • Evita el contacto con conejos salvajes; esto incluye que no le des hierba ni plantas de praderas en las que haya conejos silvestres.
  • Procura ofrecerle una alimentación equilibrada. Dale heno y agua frescos a diario, muchas hierbas frescas, forraje, como hierba de prado y verduras de hoja verde, y algo de fruta. Ofrécele pienso solo de vez en cuando. Una alimentación adecuada a la especie le proporcionará la mejor protección contra muchas enfermedades, como la coccidiosis, porque una flora intestinal sana es más resistente a los parásitos.
  • En poblaciones grandes o de riesgo, coloca la comida en pesebres para evitar que entre en contacto con las heces.
  • Practica una higiene correcta en la conejera limpiando las deposiciones a diario, lavando el comedero y bebederoregularmente con agua muy caliente (> 60 grados) o en el lavavajillas y cambiando el lecho. Después de un brote de coccidiosis, hay que limpiar toda la conejera a fondo con agua casi hirviendo (al menos a 80 grados) para prevenir un nuevo contagio.
  • Procura que tus conejos hagan mucho ejercicioofreciéndoles una conejera suficientemente grande y dejándolos corretear por el piso a menudo. El ejercicio favorece una digestión saludable, evita el estrés y, con ello, previene indirectamente la coccidiosis.
  • Evita las situaciones de estréspara tus conejos. Ten al menos dos conejos y asegúrate de que se lleven bien. No los cojas constantemente en brazos, especialmente si te dan a entender que prefieren que no los toquen. Apórtales variedad y suficientes escondites y refugios en la conejera. Enseña a tus hijos a tratarlos de una manera acorde a la especie. Por cierto: un programa de higiene exagerado, como un uso constante de desinfectantes, la esterilización frecuente de objetos o impedir que el conejo salga a correr (por miedo a zonas posiblemente contaminadas), estresa más a los conejos de lo que los ayuda.
  • Si uno de tus conejos está enfermo, sepáralo de los demás animales hasta que ya no haya presencia de coccidios.

Una tenencia adecuada a la especie con una buena alimentación, muchas salidas a correr y ejercicio constituye una buena protección contra los coccidios en conejos. Sin embargo, no es ninguna garantía de que ninguno de tus conejos se vaya a infectar y enfermar de coccidiosis. Por eso, obsérvalos bien y fíjate en si muestran cambios en la ingesta de alimento, el cuerpo (vientre abultado o pelo áspero) o las heces. Aunque no estés seguro de que los síntomas sean realmente preocupantes: es mejor ir al veterinario una vez de más que de menos. Cuanto antes se traten los coccidios, más posibilidades habrá de que el desenlace sea feliz.

Descubre nuestra selección accesorios, comida y artículos de cuidado para conejos.

Nuestros artículos más útiles
4 min

Los cuidados de una cobaya

Una cobaya saludable se ocupa de sus propios cuidados de salud y belleza. Con las uñas elimina la suciedad y el polvo de su piel y con la lengua se lava. Sin embargo, a veces necesita un poco de ayuda. Descubre aquí cuales son los cuidados de una cobaya.
2 min

Vacunas para conejos

¿Hay que vacunar a los conejos? Las vacunas para conejos convienen cuando estos se pasan parte del año al aire libre en un recinto seguro. Puesto que los demás animales de la casa, como los perros y los gatos, están vacunados, es normal preguntarse si también existen vacunas para conejos. Las vacunas para conejos son:
  • Vacuna de la mixomatosis
  • Vacuna de la fiebre hemorrágica o hemorragia vírica
3 min

Cuidados de un conejo enano

Los cuidados de un conejo enano no son muy complicados, pues los conejos enanos son bastante independientes en lo que a sus cuidados se refiere, pues los llevan a cabo ellos mismos, con la lengua. Sin embargo, durante el periodo de muda del pelaje es bueno que les asistas de vez en cuando. Puedes cepillarles el pelo y así no solo les estarás dando un masaje agradable, sino que también les ayudarás a eliminar los pelos muertos. Para un pelaje normal se usa un cepillo de cerdas naturales o un guante para el cuidado del pelo con elevaciones suaves y flexibles.