Dar la bienvenida a un conejo

Conejo

Los conejos jóvenes están preparados para separarse de su madre y hermanos para descubrir el mundo a partir de la octava a décima semana de vida. Es frecuente que con esta edad el conejo se mude a su nuevo hogar. Con el fin de que el dulce animalito crezca de forma saludable, es necesario cuidar algunos aspectos.

Reglas básicas para la correcta tenencia de un conejo

Durante los primeros días, es importante que el animal disfrute de un poco de tranquilidad.

Los conejos necesitan rodearse de otros de su especie para su máximo bienestar. Por ello, es recomendable que conviva con, al menos, otro de su misma especia con una edad similar que le haga compañía.

Compra una gran jaula para conejos que ofrezca, como mínimo, un metro cuadrado de espacio por animal.

Para estos adorables roedores es indispensable salir de la jaula de vez en cuando. Si dejas al conejo libre por casa, asegúrate de que no alcance plantas venenosas, cables sueltos, ventanas abiertas y otras fuentes de peligro. Si tienes un jardín, los parques para conejos son una opción estupenda que alegra a la mayoría de los roedores.

También es crucial comprobar la salud del conejo. Controla su peso a intervalos regulares, ya que una pérdida de peso drástica podría ser señal de una infestación parasitaria. Además, habrás de prestar atención a las uñas y al pelaje. En caso de que las uñas sean demasiado largas o de que el pelo esté pegajoso, deberás acudir al veterinario.

Asegúrate de que la alimentación del animal nuevo es adecuada. La base de la nutrición de estos roedores es el heno; la fruta y verdura crudas pueden hacer más atractiva la ración diaria de heno.

 

En nuestra tienda para pequeños animales encontrarás todo lo que necesitas para tu conejo.

Nuestros artículos más útiles