Salamanquesa común

Salamanquesa común

La salamanquesa común es una artista de la escalada. Gracias a las protuberancias laminares adhesivas bajo sus pies puede trepar por los cristales o incluso moverse boca abajo por el techo. Aprende más sobre este gecko nocturno y las recomendaciones para tenerlo en un terrario.

 ¿Qué es una salamanquesa común?

A diferencia de la mayoría de los geckos que pertenecen a la familia de los Gekkonidae, la salamanquesa común (Tarentola mauritanica) pertenece a los geckos de manos de hoja (Phyllodactylidae). Específicamente al género de la Tarentola. Las salamanquesas comunes pertenecen a la orden de los escamosos (Squamata), que son una clase de reptiles.

Hábitat

Si pasas tus próximas vacaciones en el mar Mediterráneo es muy probable que encuentres un gecko de pared en su hábitat natural. Esto se debe a que la Tarentola mauritanica es originaria de la región mediterránea y aún puede verse mucho allí. El área de distribución se extiende desde Portugal hasta España, Francia, Italia, Malta, Croacia y partes de África septentrional como Marruecos, Egipto y Túnez. La salamanquesa común también se puede encontrar en las Islas Baleares, en las Azores, en las Islas Adriáticas, en Córcega y en Cerdeña. En Grecia, la Tarentola mauritanica solo se da en Peloponeso y en las islas de la costa como Creta. Se cree que la salamanquesa común fue difundida cada vez más por el Mediterráneo como polizón en los buques de carga.

La Tarentola mauritanica habita en la naturaleza debajo de las rocas y los escombros, pero también cerca de las viviendas, por ejemplo, entre las grietas de las paredes.

Aspecto

Con un tamaño total de 16 centímetros de largo, el gecko de pared es el gecko más grande de Europa. El cuerpo de la salamanquesa común es delgado, ligeramente aplanado y tiene una piel suave y blanda con escamas. Desde la cabeza, pasando por la espalda hasta la cola se encuentran varias filas de bultos cónicos. La piel tiene un color de fondo que va desde el gris al beige y al marrón y, a veces, es casi negro con manchas más oscuras.

Al ser un gecko de actividad nocturna, la Tarentola mauritanica tiene una pupila vertical que lo protege de la luz. A la luz del día la pupila es una estrecha hendidura vertical, en la oscuridad llena todo el ojo. De esta manera los geckos pueden ver bien las formas de noche. El iris es de color gris.

Los geckos de pared tienen cinco dedos anchos con uñas en el tercer y cuarto dedo. Además, los hábiles escaladores tienen láminas adhesivas indivisas con pequeños ganchos de cerdas bajo los dedos, que les permiten sujetarse incluso a superficies muy lisas.

Diferencias entre machos y hembras

La determinación del sexo basada en características externas no está clara en la Tarentola mauritanica. No obstante, los machos son más grandes que las hembras y tienen una cabeza más ancha. Además, las hembras tienen uñas en todos los dedos que son casi invisibles y a menudo están cubiertas. Con la madurez sexual, a la edad de unos tres años, se forman dos aberturas prominentes en la piel debajo de la cloaca en el macho, que no se aprecian en la hembra y que, por lo tanto, son otro rasgo distintivo.

Características de la salamanquesa común

La salamanquesa común es un gecko de actividad nocturna y crepuscular. En la naturaleza pasan la mayor parte del día retirados y protegidos en su escondite. No obstante, con frecuencia es posible ver a estos lagartos tomando el sol por las mañanas. El gecko de pared se activa desde el atardecer hasta la media noche. Ahí es cuando va a cazar insectos y arañas. En su hábitat natural es posible verlo cerca de una fuente de luz artificial, donde acecha a las presas atraídas por la luz. Una vez que el gecko de pared ha descubierto a su presa, al principio se acerca muy despacio, para atacar con un salto repentino.

Una característica del gecko de pared es su voz fuerte y un gran repertorio de sonidos, que utiliza para defenderse y para comunicarse con sus congéneres. Los machos se comunican a través de gritos cortos y gruñidos y llamadas fuertes de hasta once repeticiones. Las hembras responden con una sola llamada, la cual solo se produce durante la época de apareamiento.

En caso de peligro, la salamanquesa común puede desprenderse de parte de su cola, que vuelve a crecer. Cuando crece de nuevo la cola es más corta y fuerte que la original. La cola regenerada de la subespecie Tarentola mauritanica mauritanica y Tarentola mauritanica juliae es de color gris a negro, en la Tarentola mauritanica pallida es amarilla.

La puesta de huevos

Las hembras de los geckos de pared ponen dos huevos de cáscara dura casi redondos unas cuatro a seis veces al año. Estos tienen entre 11-12 milímetros de largo y 9-10 milímetros de ancho. En el terrario, las crías eclosionan a los 70-75 días a una temperatura de 27-30 °C. Las crías miden entre dos y tres centímetros de largo y pesan entre 26 y 46 miligramos.

La esperanza de vida de las salamanquesas comunes en terrarios es de hasta doce años.

Tener una salamanquesa común

El gecko de pared es bastante fácil de cuidar en el terrario y no impone grandes exigencias a su hábitat. La temperatura, la luz y la humedad son, aparte del tamaño, los principales factores a considerar cuando diseñas un hábitat apropiado para esta especie.

Terrario

Como verdaderos maestros de la escalada, las salamanquesas comunes necesitan un terrario lo más alto posible y con muchas posibilidades para escalar con ramas, ramitas o raíces gruesas. Un lugar adecuado es aquel que no está expuesto a la luz directa del sol durante todo el día. Los geckos de pared prefieren tomar el sol por la mañana. También deberían tener suficientes escondites.

Para evitar las luchas territoriales entre los machos lo mejor es tener a los geckos en parejas o un macho con varias hembras. El terrario debería tener las siguientes medidas mínimas para una pareja adulta:

  • 100 x 50 x 70 cm (LxAnxAl)

Para la tenencia de geckos de pared lo ideal es una lámpara con temporizador para simular el ritmo diurno y nocturno de unas 12 horas cada uno. La intensidad de la iluminación no tiene un papel importante para las salamanquesas de actividad nocturna. A los geckos de pared les gusta la iluminación nocturna débil. El resplandor opaco de la lámpara suele atraer polillas y otros insectos.

La Tarentola mauritanica prefiere una temperatura diurna de entre 25-30 °C y unos 20 °C por la noche. Los geckos son animales de sangre fría, por lo que no pueden mantener una temperatura corporal uniforme a través de su metabolismo. Por lo tanto, en el terrario debe haber también un lugar cálido de unos 35 °C donde las salamanquesas puedan tomar el sol y calentarse. Asegúrate de que en el recinto haya diferentes temperaturas.

El gecko de pared requiere una humedad de entre un 50-60 %. Esta se mantiene rociando las plantas y los muebles del terrario a diario.

Hibernación

En los meses de invierno, las salamanquesas comunes hibernan durante 3 meses. Esta fase de descanso sirve para mantener la salud y es necesaria para la reproducción. Comienza a reducir poco a poco la temperatura de tu terrario unas semanas antes. Durante la hibernación, la temperatura debe estar entre los 15-18 °C. Durante este tiempo se detiene la alimentación y se reduce la iluminación de forma gradual a unas pocas horas al día. Nunca debe faltar un cuenco con agua fresca. Al final de la fase de reposo, debes volver a aumentar lentamente la temperatura del terrario en unas dos semanas.

Instalación de un terrario adecuado a la especie

Toma conciencia de cómo vive la Tarentola mauritanica en la naturaleza para recrear su hábitat natural dentro del terrario. Debe tener espacio para moverse y retirarse, esto puedes hacerlo colocando ramas trepadoras, piedras apiladas y pizarras, así como corteza.

Para las paredes traseras y laterales puedes utilizar placas de corcho, imitaciones de rocas a base de resina sintética o mezclas preparadas para la construcción de la pared trasera. Los distribuidores especializados tienen una gran selección. La arena y la grava son el sustrato ideal. Las plantas suculentas y el césped son vegetaciones adecuadas.

Limpieza del terrario

Para la limpieza del terrario es conveniente usar solo agua caliente. No uses otros productos de limpieza. Cada semana debes eliminar las heces y los desechos de la piel. Para esto puedes usar unas pinzas. Limpia con regularidad la suciedad de las instalaciones. La mejor forma de hacer esto es extrayendo los objetos del terrario para limpiarlos con un cepillo y algo de agua. Por lo general, el sustrato del suelo solo se reemplaza en raras ocasiones, cada uno a dos años.

En resumen

  • Tenencia:lo mejor es en pareja
  • Tamaño del terrario para una pareja:100 x 50 x 70 cm (LxAnxAl)
  • Situación: sin luz solar directa durante todo el día
  • Temperaturas: entre 25-30 °C durante el día y 20 °C por la noche
  • Lámpara con temporizador:para un ritmo diurno y nocturno de 12 horas
  • Humedad:50-60 %
  • Sustrato:arena o grava para el suelo
  • Decoración:ramas para poder escalar
  • Vegetación: plantas suculentas y cualquier tipo de césped
  • Limpieza: solo con agua caliente

Alimentación de la salamanquesa común

El gecko de pared se alimenta de insectos vivos como grillos domésticos, escarabajos, cochinillas o arañas. Cuando alimentes a los habitantes de tu terrario, busca comida viva de alta calidad y asegúrate de que la dieta de las salamanquesas sea variada. Para cubrir las necesidades nutricionales y vitamínicas, los insectos comestibles se polinizan cada semana con una mezcla de vitaminas y minerales antes de usarse como alimentación. Basta con alimentar a las salamanquesas comunes cada 2-3 días. No obstante, los geckos jóvenes deben comer a diario. Aliméntalos siempre de forma controlada y no les des demasiada comida. Asegúrate también de que siempre tengan un cuenco con agua fresca.

Nuestros artículos más útiles

Salamanquesa común

La salamanquesa común es una artista de la escalada. Gracias a las protuberancias laminares adhesivas bajo sus pies puede trepar por los cristales o incluso moverse boca abajo por el techo. Aprende más sobre este gecko nocturno y las recomendaciones para tenerlo en un terrario.

Gecko leopardo

El gecko leopardo es la especie de gecko más popular y frecuente en un terrario. Con sus grandes ojos y fascinantes patrones a menudo en varios colores espectaculares, este atractivo gecko hace que los amantes de los reptiles queden hechizados. La naturaleza tranquila y curiosa del gecko leopardo hace que esta especie de reptil sea casi dócil. Si quieres comprarte un terrario, los geckos leopardo son ideales para principiantes. Descubre más sobre la tenencia y los cuidados de estos reptiles, así como sobre la instalación adecuada del terrario.

Dragón barbudo (pogona)

El dragón barbudo (o pogona) es muy popular entre los aficionados a la terrariofilia. Esto se debe a que, además de tener un aspecto fascinante, con un poco de sensibilidad pueden ser muy confiados e incluso mansos. En caso de que acabes de descubrir este pasatiempo, puedes iniciarte en él con un dragón barbudo. Infórmate bien de antemano sobre las diferentes especies y los requisitos para la tenencia de estos minidinosaurios de Australia.