Camaleón

Camaleón

No hay un reptil que cree más fascinación que el camaleón. Parece un ser maravilloso similar a los dragones de un pasado lejano. De hecho, colonizaron la tierra hace 60-100 millones de años. Su habilidad para llamar la atención y casi desaparecer de su hábitat mediante el camuflaje hace que sean algo muy especial en cada terrario. Aprende más sobre estos transformistas únicos y su exigente tenencia.

¿Qué son los camaleones?

Los camaleones son pequeños reptiles saurópsidos escamosos (Squamata) y pertenecen al grupo de los animales vertebrados. A su vez, son un grupo de lagartos (Sauria). Aquí los reptiles forman su propia familia como Chamaeleonidae. La familia de los Chamaeleonidae se divide en dos subfamilias:

  • Camaleones típicos (Chamaeleoninae)
  • Camaleones enanos (Brookesiinae)
Camaleones típicos Camaleones enanos
Bradypodion Brookesia
Calumma Rhampholeon
Chamaeloe / Trioceros
Furcifer

El grupo más grande de camaleones vive en los árboles y los arbustos y se le denomina camaleones típicos. El camaleón típico más grande es el Furcifer oustaleti, que puede llegar a medir hasta 80 centímetros de largo. Solo existen unas 40 especies de camaleones enanos. Estos viven en el suelo y como máximo llegan a medir 16 centímetros. El Brookesia micra mide, como mucho, 29 milímetros de largo y es el reptil más pequeño del mundo.

¿Dónde habitan?

Los investigadores de la evolución presuponen que los camaleones ya existían en el período cretácico. En aquel entonces, estaban más extendidos que ahora. A lo largo de millones de años, los lagartos se adaptaron a diferentes condiciones de vida y se produjeron nuevas especies y una creciente variedad de formas. En la actualidad, habitan sobre todo en África Central y Madagascar. Aquí se concentra el 80 % de las especies que se conocen hoy en día. También hay poblaciones más pequeñas en el sur de España, en algunas islas del Mediterráneo, en el Oriente Próximo e incluso en Sri Lanka. Los camaleones habitan en selvas tropicales y oasis, en desiertos y en arbustos de las sabanas. Viven tanto en las ramas de los árboles como en las ramitas de arbustos más pequeños o en el suelo.

Aspecto

Impresionantes, extraños y fascinantes: los camaleones son conocidos por sus deslumbrantes y coloridos rostros. Pero no todas las especies son coloridas, también hay representantes más discretos. Son animales muy diversos: algunas especies tienen la cabeza en forma de cascos característicos, hocicos largos e incluso pequeños cuernos en sus narices. Otras especies tienen una llamativa cresta con escamas a lo largo de la columna vertebral, la garganta o el abdomen. Algunas especies tienen escamas de forma regular por todo el cuerpo, otras las tienen de diferentes tamaños y formas dependiendo de la parte del cuerpo. La diversidad es infinita.

El camaleón típico está bien adaptado a la vida en los árboles y los arbustos. La cola puede llegar a ser muy larga y medir más que el largo del cuerpo. Esta le sirve como un quinto miembro para agarrarse. Por el contrario, las colas de los camaleones enanos y terrestres son mucho más cortas. Los dedos de los camaleones típicos tienen forma de pinza y por lo tanto son ideales para escalar. Las escamas especiales proporcionan una sujeción adicional.

Los ojos del camaleón

Los ojos del camaleón son una característica muy admirada, pues pueden moverse de forma independiente. De este modo, puede mirar en dos direcciones diferentes y aun así hacerse con una imagen de su entorno. Los ojos del camaleón sobresalen de las cuencas y están completamente rodeados por párpados. Solo en el medio queda un espacio libre para la pupila. Parece imposible, pero a través de esa apertura redonda, puede ver con mucha precisión.

El cristalino del camaleón tiene una característica especial que es única en el reino animal. La luz incidente no está agrupada como en el caso de los humanos, sino que está dispersa. Esto significa que un objeto que se está viendo se proyecta en la retina en un tamaño inusualmente grande, y el ojo puede enfocarlo con mucha nitidez. Es similar al zoom en una cámara de fotos. Los expertos dicen que los camaleones pueden ver con claridad hasta un kilómetro de distancia. Además, pueden cambiar la forma de su cristalino (hasta 30 dioptrías) para poder estimar la distancia de su presa con precisión. Así, determinan hasta dónde debe sobresalir la lengua para atrapar a la presa

La lengua de los camaleones

Otra característica típica del camaleón es la lengua protráctil. Esta es casi tan larga como el cuerpo del animal, pero en algunas especies puede ser más larga. Es húmeda y musculosa y tiene una fuerza de tracción muy grande. Así, el camaleón saca su lengua en fracciones de segundo y la dispara hacia su presa que, en la mayoría de los casos, no tiene posibilidades de huir. Se podría suponer que el camaleón tiene una secreción a la que la presa se adhiere. En realidad, es un efecto de ventosa entre el animal y la punta de la lengua, causado por el movimiento de retorno y la tensión muscular.

Comportamiento

El comportamiento de los camaleones es muy interesante y diverso. Se relacionan a través de diferentes formas de expresión. Además de la coloración, los camaleones se comunican mediante siseos, silbidos, amenazas con la boca abierta, aplanamiento o hinchazón del cuerpo, gestos con la cola o movimientos de balanceo. La mayoría de los camaleones son solitarios. La socialización puede causar un gran estrés entre los reptiles y, en la mayoría de los casos, no es aconsejable.

Cambio de color o camuflaje

Los camaleones son maestros en el cambio de color. Cada especie tiene un espectro de colores y patrones individual. El cambio de color resulta más útil para comunicarse que para camuflarse y, sobre todo, indica el estado mental o de salud actual del animal. Los camaleones hembra, por ejemplo, indican su voluntad de aparearse por medio del color. Los machos señalan comportamientos territoriales y de poder. Las enfermedades también provocan cambios de color. Es un proceso complejo que tiene lugar dentro de las diferentes capas de la piel. El camaleón puede llevar a cabo el cambio de color con la ayuda de tintes y partículas refractarias a la luz.

Tenencia y cuidados

Si quieres tener un camaleón, es aconsejable que te informes de antemano sobre sus necesidades y las diferentes especies. Los camaleones tienen requisitos muy diferentes en cuanto a su hábitat y al microclima. No podrás recrear al 100 % su hábitat natural en un terrario, pero puedes crear un entorno apropiado para tu camaleón.

Infraestructura

Para tener un camaleón necesitarás más espacio del que te imaginas. Además de un terrario para el camaleón, requerirás otro para sus presas y, en algunos casos, otro para la cuarentena, la cría, etc. Además, los camaleones necesitan tranquilidad total durante la noche, sin luces ni ruidos. En general, a estos animales les gusta el silencio y la calma.

Camaleón

Tamaño

Los camaleones típicos, que viven en los árboles, prefieren terrarios que sean elevados. que estos, los camaleones enanos necesitan más superficie terrestre. Si es posible, hazte con un terrario más amplio que el mínimo recomendado.

Fórmula general para las dimensiones mínimas:

Habitan en árboles Habitan sobre el suelo
Base (3 x LCT*) x (4 x LCT) (6 x LCT) x (4 x LCT)
Altura 6 x LCT 4 x LCT

*LCT significa longitud de la cabeza y el torso, es decir, el tamaño total menos la medida de la cola.

Terrario

Dependiendo de la especie, los terrarios comerciales deben adaptarse para una tenencia adecuada. Muchos camaleones tienen una necesidad de aire fresco muy alta, y la ventilación convencional del terrario no puede satisfacerla. Por eso, antes de su uso, es necesario agrandar las superficies para la entrada de aire. Los terrarios de cristal necesitan cubrirse con planchas de corcho por dentro para evitar los reflejos. Los camaleones no distinguen entre un semejante o su reflejo, y sin esa medida estarían bajo un estrés constante.

Iluminación, temperatura y humedad

Para poder ver bien, los camaleones generalmente necesitan mucha luz. Por lo tanto, es necesaria la iluminación artificial a través de lámparas fluorescentes. Para los camaleones, amantes del calor, los focos que generan un alto nivel de calor inherente son adecuados. La duración diaria de la iluminación debe ser de once a trece horas. Muchos camaleones prefieren una temperatura diurna de 30 °C y una reducción de la temperatura nocturna de hasta 15 °C. Las temperaturas se alcanzan rápidamente por la iluminación artificial. También son útiles los puntos de calentamiento local de hasta 35 °C. La mayoría de los camaleones requieren una alta humedad de más del 70 %. Para mantener esta humedad, debes rociar el terrario y el camaleón con regularidad. Puedes controlar la humedad del aire con higrómetros.

Instalación

A los camaleones típicos les encanta escalar. Por lo tanto, es esencial que el terrario tenga plantas y ramas trepadoras. Sobre una capa de sustrato se esparce grava, que debe consistir en una capa de arena y turba. Un manto de hojas es un complemento ideal para algunos camaleones terrestres.

Qué se necesita para tener un camaleón en condiciones adecuadas:

  • Un terrario comercial o casero, el tamaño de este se rige por sus habitantes (ver fórmula general)
  • Mucho aire fresco
  • Cubrir los cristales con corcho (para evitar reflejos)
  • Temperaturas entre 30 °C y 15 °C (día, noche)
  • Iluminación artificial adaptada a la especie
  • Humedad elevada entre 70-100 %
  • Mezcla de arena y turba sobre el suelo
  • Abundantes plantas para escalar y esconderse
  • Socialización: los camaleones son animales solitarios
  • A los camaleones les gusta la tranquilidad

Alimentación para camaleones

Los camaleones comen alimento vivo como saltamontes, grillos o cucarachas. Los ejemplares más grandes también comen ratones. Además, puedes darle todo tipo de frutas a tu camaleón. Los animales adultos reciben la comida cada 2-3 días, mientras que los jóvenes comen a diario. El camaleón debe recibir abundante agua fresca con regularidad mediante una pipeta.

Conclusión

Los camaleones no son animales para principiantes. Además, no todas las especies son adecuadas para tener en terrarios. Según los expertos, las especies Furcifer lateralis, Furcifer pardalis y Chamaeleo calyptratus son bastante fáciles de cuidar.

¿Quieres comprarte un camaleón? Entonces te recomendamos que, en cualquier caso, los compres a un criador. Así tienes la oportunidad de intercambiar ideas sobre cómo mantenerlos y cuidarlos en persona y recibir valiosos consejos de primera mano.

Nuestros artículos más útiles

Gecko leopardo

El gecko leopardo es la especie de gecko más popular y frecuente en un terrario. Con sus grandes ojos y fascinantes patrones a menudo en varios colores espectaculares, este atractivo gecko hace que los amantes de los reptiles queden hechizados. La naturaleza tranquila y curiosa del gecko leopardo hace que esta especie de reptil sea casi dócil. Si quieres comprarte un terrario, los geckos leopardo son ideales para principiantes. Descubre más sobre la tenencia y los cuidados de estos reptiles, así como sobre la instalación adecuada del terrario.

Galápago europeo (Emys orbicularis)

Para que cualquier especie de tortuga que se quiera tener pueda vivir en un hábitat adecuado es bueno saber de dónde viene exactamente. Puedes diseñar el terrario acuático en base a esto para que tu galápago europeo se sienta como en casa. Si las condiciones del entorno se asemejan a las de su hábitat natural, el comportamiento del animal será adecuado al de su especie.

Grillo doméstico (Acheta domesticus)

Si quieres alimentar a tus reptiles de forma apropiada a la especie, no tienes otra opción que hacerte con insectos comestibles. El alimento vivo está al principio de la lista de la comida favorita de los reptiles que ingieren insectos. El grillo doméstico es uno de los animales de alimentación más populares del terrario, es fácil de cuidar y extremadamente nutritivo. Lee más sobre la tenencia de grillos aquí.